Mientras dure la guerra


Título original:
Mientras dure la guerra
Duración: 1hr 47mins
País: España
Año: 2019
Director: Alejandro Amenábar
Guión: Alejandro Amenábar, Alejandro Hernández
Reparto: Karra Elejalde, Santi Prego, Eduard Fernández, Patricia López, Inma Cuevas, Carlos Serrano-Clark, Luis Zahera, Luis Bermejo, Mireia Rey, Tito Valverde, Luis Callejo, Pep Tosar, Nathalie Poza, Dafnis Balduz, Ainhoa Santamaría, Itziar Aizpuru, Luka Peros
Género: Drama. Biográfico.
Mi puntuación:   7 / 10

He de reconocer que tenía muy pocas expectativas puestas en el nuevo trabajo de Alejandro Amenábar, Mientras dure la guerra. Primero, porque sus dos películas anteriores (Ágora y Regresión) fueron realmente decepcionantes y, segundo, porque la Guerra Civil es un tema tan recurrente y manido en el cine español que cada nuevo filme que lo aborda me da mayor pereza.

Por fortuna, Mientras dure la guerra da una vuelta de tuerca al asunto centrándose más en el punto de vista de uno de los mayores intelectuales españoles de aquella época, Miguel de Unamuno, que en el propio conflicto. Así, veremos como el prestigioso escritor pasó de apoyar inicialmente la sublevación militar contra la inestable Segunda República, pensando que de esta forma se reestablecería el orden social y cesarían los cada vez más frecuentes y violentos enfrentamientos entre la gente de izquierdas y de derechas, a cuestionar posteriormente dicho levantamiento conforme iban aumentando las salvajadas que se estaban cometiendo (incontables muertos por parte de ambos bandos, detenciones cada vez más arbitrarias y otras muchas tropelías). La película es esencialmente eso, asistir al proceso mediante el que una mente bien cultivada es capaz de cuestionarse a sí misma y admitir sus propios errores o contradicciones, haciéndolo además de forma libre y sin «casarse» con nadie.

Bien es cierto que la descripción de este cambio no está exenta de clichés (amigos detenidos violentamente delante de sus narices, etc.) y recursos innecesarios (esos flashbacks románticos de la juventud del escritor), pero esto lo compensa un señor llamado Karra Elejalde, que es capaz de dotar de tanto sarcasmo, vehemencia y sabiduría al Unamuno que interpreta que hace que se olviden esos fallos por lo interesante que resulta su personaje en pantalla.

Por otra parte, también vemos cómo poco a poco Franco (al que interpreta de maravilla Santi Prego) va acercándose al poder, gracias principalmente al apoyo de su hermano Nicolás y de su estrambótico y peligroso amigo Millán-Astray, unido a las dudas y falta de firmeza de algunos de los generales de la Junta de Burgos como Cabanellas o Mola, entre otros. Me ha gustado el retrato que hace de ellos, porque salvo Millán-Astray (demasiado grotesco, aunque desconozco si en realidad era así o es que Eduard Fernández se ha pasado un poco de rosca con su actuación) en ningún caso parecen «villanos» sin más, incluso Franco no parece un malvado de manual sino más bien un «pobre hombre» (así le define Unamuno tras su primer encuentro). Esto es algo muy difícil de ver en otras producciones sobre la Guerra en las que habitualmente los generales fascistas son más malos que el diablo, pero sin duda me parece un retrato más realista el que vemos aquí.

Todo ello está bastante bien narrado, con tranquilidad, sin excesivo ritmo pero con firmeza, pese a esos clichés o elementos innecesarios que mencioné antes, a ciertas licencias históricas o a alguna escena que me descolocó porque no comprendo su objetivo en el relato (la del despliegue de la bandera mientras cantan el himno, por ejemplo, ¿era necesaria tanta parafernalia y alargarla de esa manera? ¿Para qué?). Además está perfectamente ambientada, ya que el vestuario, la forma de hablar y pensar de los personajes y su caracterización así como los escenarios en los que se mueven, te transportan sin problemas al año 1936. Aunque en este aspecto quizás no sea muy objetivo porque ver las calles que tan bien conozco de Salamanca (¡qué bonita la Plaza Mayor con jardines!) y oír hablar de sitios como el Café Novelty, me hacen apreciar el filme «medio punto» más.

Pero aunque en general vea más aciertos que defectos, me falta algo más en la película. Logra alcanzar un muy buen clímax en la escena del mítico discurso de Unamuno en el que supuestamente gritó aquello de ¡Venceréis, pero no convenceréis! durante una celebración fascista en la Universidad de Salamanca (digo supuestamente porque se duda de la veracidad de este hecho, ya que ningún historiador ha podido certificar que en dicho acto se dijera eso, aunque es seguro que de alguna forma se enfrentó a Millán-Astray y el resto de asistentes). Pero tras ello no hay más, no hay un desenlace como tal en el filme, me deja cierta sensación de que queda inconcluso o prematuramente cerrado.

En definitiva, creo que Mientras dure la guerra tiene menos valor como película que como «mensaje», «aviso» o «recordatorio», quizás innecesario para muchos pero viendo el panorama político actual de nuestro país creo que está más candente que nunca. Ahí sí me parece muy elogiable porque seguro que recibe críticas de todos los extremos: los que tiendan a la izquierda dirán que el retrato de los fascistas es casi benévolo con ellos, los que se inclinen a la derecha opinarán que en el filme los rojos parecen los buenos, los independentistas se indignarán al escuchar a un vasco hablando de que sus paisanos y los catalanes deben saber que antes que nada son españoles, y quizás tampoco falten quienen se indignen al ver a un vasco dando lecciones de castellano y «españolismo». Y eso es bueno, porque significa que la película ha conseguido el difícil logro de no posicionarse a favor de nada o, al menos, no hacerlo de forma muy obvia. Como el propio Unamuno, en definitiva, que la única ideología que defendió fue la «Unamunista», es decir, su propia capacidad de pensar y razonar de forma crítica sin importar lo que puedan opinar los demás, con absoluta libertad y sin miedo.

¿Pero qué digo de charlar? Si en este país la gente solo sabe discutir…

De «postre», unas fotos del rodaje en la Plaza Mayor de Salamanca y del preestreno en el Teatro Liceo de dicha ciudad:

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.