Vengadores: Endgame

Título original: Avengers: Endgame
Duración: 2hrs 58mins
País: Estados Unidos
Año: 2019
Director: Anthony Russo, Joe Russo
Guión: Christopher Markus, Stephen McFeely
Reparto: Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Josh Brolin, Scarlett Johansson, Jeremy Renner, Mark Ruffalo, Paul Rudd, Karen Gillan, Bradley Cooper, Don Cheadle, Gwyneth Paltrow, Brie Larson, Zoe Saldana, Chris Pratt, Tom Holland, Benedict Cumberbatch, Chadwick Boseman, Elizabeth Olsen, Anthony Mackie, Sebastian Stan, Tilda Swinton, John Slattery, Rene Russo, Tessa Thompson, Tom Hiddleston, Robert Redford, Hayley Atwell, Frank Grillo, Ross Marquand, Linda Cardellini, Danai Gurira, Evangeline Lilly, Benedict Wong, Pom Klementieff, Dave Bautista, Vin Diesel, Jon Favreau, Samuel L. Jackson, William Hurt, Cobie Smulders, Angela Bassett, Michael Douglas, Michelle Pfeiffer, Marisa Tomei, James D’Arcy, Natalie Portman, Stan Lee
Género: Superhéroes. Acción. Aventuras.
Mi puntuación:  7,5 / 10
_

Hace ya más de un mes que se estrenó Endgame, la conclusión de la saga de los Vengadores a la que se ha llegado tras más de 20 películas ambientadas en el universo Marvel en las que se nos han ido presentando todos los superhéroes protagonistas y las conexiones existentes entre ellos. Aunque ni mucho menos será el último filme de este universo, puesto que se seguirán estrenando películas sobre estos personajes, pero sus aventuras transcurrirán por separado (o creo que esa es la idea). Y como en su día no pude escribir sobre ella pero ahora por fin tengo tiempo libre, no podía dejar de dedicarle unas líneas puesto que era uno de los estrenos más esperados de este 2019. Por cierto, aviso de que en lo que voy a escribir habrá SPOILERS, en los que no mencionaré nada muy relevante de personajes en concreto (salvo en el párrafo siguiente), pero que quizás queráis evitar leer si no habéis visto el filme y tenéis intención de hacerlo.

La película arranca con una excelente secuencia introductoria protagonizada por Ojo de Halcón, uno de los grandes ausentes de la anterior entrega Infinity War, que sirve para enlazar con el devastador final de aquella en el que vimos cómo desaparecía la mitad de la población de la Tierra. A continuación se nos muestra, entre otras cosas, cómo consigue volver Tony Stark a nuestro planeta y cómo, poco después, los héroes que han sobrevivido logran acabar con el villano Thanos, malherido y que apenas opone resistencia tras haber cumplido ya la misión de «restablecer el equilibrio del Universo» que se había autoimpuesto. Cinco años después de todo esto, comprobaremos que la población superviviente se intenta adaptar a la nueva situación pero que ni siquiera los protagonistas han conseguido superar del todo ese fatal momento, por mucho que algunos aparenten haber pasado página junto a sus familias.

Especialmente interesantes me han parecido las evoluciones en ese lapso de tiempo del mencionado Ojo de Halcón o, sobre todo, de Thor, al que encontraremos profundamente deprimido y abandonado (física y mentalmente), sin ánimo ni fuerzas para volver a ser el que era, en un giro que por otra parte ha enfadado a muchos fans del personaje, que afirman que le han convertido en una simple caricatura, un bufón o cosas similares. A mí, sin embargo, me parece mucho más simpático y carismático desde que le han dotado de este punto cómico a partir de la entrega de Thor: Ragnarok, como ya escribí aquí en su día.

Tras ello, que en realidad no deja de ser una larga presentación de la trama que dura unos 30 minutos, se nos expone el plan de los protagonistas para recuperar a los «héroes caídos», que básicamente consiste en viajar en el tiempo para hacerse con las gemas del infinito antes de que Thanos consiga reunirlas y usar su poder para deshacer todo el daño que hizo al final del filme anterior. La explicación de cómo puede funcionar esto me ha parecido un poco enrevesada y un mucho tramposa (como siempre me ocurre con las historias que recurren a los viajes temporales, veo muchas lagunas) pero, como los acontecimientos que vamos viendo tienen cierta coherencia interna, tampoco le he dado mayor importancia. Además, estos viajes al pasado ofrecen momentos importantes para la evolución de ciertos personajes como el Capitán América o Nebula por ejemplo, y sirven para que veamos algunas apariciones estelares como las del padre de Tony Stark o el emotivo reencuentro de Thor con su madre, además de mostrarnos varios momentos divertidos como el que protagoniza Hulk al querer bajar en ascensor o el de la (re)presentación del ingenuo bailarín Star-Lord. Pero este extenso tramo del filme se hace un poco largo porque al fin y al cabo, es obvio que los protagonistas van a lograr su objetivo, así que no hay demasiada emoción ni tensión en lo que vemos, por más enfrentamientos y escenas de acción repletas de espectaculares efectos visuales que se nos muestren.

Lo bueno es que ese plan da paso a la reaparición, en el último tercio del filme, de prácticamente todos los personajes de la saga, en una emocionante secuencia con la que da comienzo la tremenda y multitudinaria batalla que librarán todos los héroes contra el Thanos del pasado y sus tropas. Y si a mí, que no he leído ni un cómic de Marvel, me ha parecido tan grandioso como vibrante ver a todos estos personajes luchando juntos, no me quiero ni imaginar lo que habrán sentido quienes sí sean seguidores de verdad estos superhéroes (el «levantamiento» del Mjolnir provocó no pocos gritos de entusiasmo en la sala, y no fue ni mucho menos en la única escena en la que ocurrió algo parecido). También es cierto que durante la batalla hay que pasar por alto algún que otro deus ex machina y ciertas inevitables situaciones que se dan con frecuencia en este tipo de filmes, pero si te dejas llevar por el espectáculo y disfrutar sin pensar mucho ni «intentar encontrar el fallo» constantemente, este tramo final es un auténtico goce, que además se resuelve de una forma trágica que lo hará difícilmente olvidable para quien lo vea.

El excelente e inabarcable reparto (sería injusto destacar solo a algún actor), la nuevamente acertada dirección de los hermanos Russo o la banda sonora de Alan Silvestri quedan eclipsadas por el espectáculo, pero no por ello dejan de ser elementos fundamentales para que la película funcione bien pese a las trampas o defectos ya comentados del guión.

Eso sí, a mí me pareció aún más memorable y me hizo pasar mejor rato la ya citada Infinity War que esta, porque al ser la primera vez que muchos de los protagonistas se encontraban entre sí se producían momentos muy cómicos que aquí no se han podido repetir (aun así, Endgame también ofrece una aceptable ración de risas) y, sobre todo, por ese demoledor final en el que, por una vez, parecía que un villano se iba a salir con la suya y era realmente invencible. O ‘inevitable’, como dice Thanos en esta última entrega.

Pero, pese a sus defectos, Endgame es un muy buen colofón para una saga que en mi opinión ha ido creciendo en diversión e interés con cada entrega, quizás en buena parte gracias a esas dosis de humor que tanto han disgustado a los fans más acérrimos de Marvel o a las vueltas de tuerca que se se han dado a algunos personajes en los últimos filmes. De hecho, las primeras entregas de los Vengadores, Iron Man o Thor no me gustaron demasiado, pero Guardianes de la Galaxia o las últimas del Capitán América y del propio Thor sí que me entretuvieron de lo lindo. Y así hasta llegar al remate final con estas dos últimas entregas de los Vengadores, engrandecidas con la inolvidable y controvertida figura de Thanos, ese villano cuya motivación de hacer más sostenibles los planetas cuyos recursos no son infinitos podría ser loable… si su plan para lograrlo no conllevase aniquilar a la mitad de la población de esos planetas, claro.

Pensé que al eliminar la mitad de la vida, la otra mitad prosperaría, pero me habéis demostrado… que eso es imposible. Mientras haya quienes recuerden cómo era todo antes, siempre habrá quienes se nieguen a aceptar lo que podría llegar a ser.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.