Triple frontera


Título original:
Triple frontier
Duración: 2hrs 5mins
País: Estados Unidos
Año: 2019
Director: J.C. Chandor
Guionistas: J.C. Chandor, Mark Boal
Reparto: Oscar Isaac, Ben Affleck, Charlie Hunnam, Garrett Hedlund, Pedro Pascal, Adria Arjona, Reynaldo Gallegos, Juan Camilo Castillo, Maddy Wary
Género: Crimen. Acción. Thriller.
Mi puntuación:  6 / 10


La nueva película original de Netflix está protagonizada por cinco veteranos de algún cuerpo de élite del ejército estadounidense a los que la vida no les está yendo demasiado bien tras haber terminado sus carreras militares. Por ese motivo, Santiago (Oscar Isaac) reúne a sus antiguos compañeros y les propone una misión cuyo objetivo es, por una parte, acabar con la vida de un peligroso narcotraficante que está dominando un país latinoamericano (si no me he despistado mucho viendo el filme, creo que no se especifica qué país es, aunque he leído que la «triple frontera» del título alude a la de Paraguay, Argentina y Brasil) y, por otra parte, llevarse todo el dinero que este tiene escondido en su mansión. Así, por primera vez en su vida, sacarán provecho propio de sus incuestionables habilidades militares y no se jugarán el pellejo sin obtener apenas nada a cambio. Aunque la «misión» (o robo, mejor dicho), como era de esperar, resultará ser mucho más complicada sobre el terreno que sobre el papel.

La cinta arranca muy bien, con esa gran canción de Metallica que es For whom the bell tolls atronando mientras vemos un vuelo en helicóptero que precede a una tensa y larga escena de acción, con persecución a pie incluida. Un comienzo emocionante que sirve de perfecta muestra de cómo serán todas las secuencias de ese estilo en la película: sin mucho alarde visual ni derroche de efectos especiales, pero muy efectivas y realistas. En cierto modo me han recordado a otras escenas parecidas que hemos podido ver en la excelente serie Narcos o en las películas de Sicario, aunque un par de peldaños por debajo de ellas.

La mencionada canción de la escena inicial no es el único ejemplo de buen rock de todo tipo que contiene la película, porque en ella también escucharemos intensos temas de Pantera, Creedence Clearwater Revival o Fleetwood Mac, entre otros, que acompañan perfectamente la acción. Igual de bien funcionan las partes instrumentales de la banda sonora compuesta por Disasterpiece, con ayuda de Lars Ulrich (el baterista de Metallica) en la percusión, que hacen que incluso los momentos más aparentemente triviales y sosegados contengan un punto de tensión e inquietud. Podéis escuchar estos temas instrumentales aquí.

Esos dos aspectos, lo bien rodadas que están las escenas de acción junto con la acertada banda sonora, son los principales puntos fuertes de la película por encima incluso del buen plantel de actores, que quizás era su principal reclamo a priori al estar conformado por caras tan conocidas como las de Ben Affleck, Charlie Hunnam, Oscar Isaac o Pedro Pascal. No es que en esta ocasión ofrezcan unas actuaciones memorables pero cumplen sobradamente dentro de las limitaciones que les imponen sus estereotipados personajes, incluso el siempre inexpresivo Affleck. De hecho, puede que su papel sea el mejor de todos y él convence interpretando a ese otrora brillante capitán del ejército que actualmente vive sumido en una profunda crisis familiar, personal y económica, siendo incapaz de «reinsertarse» plenamente en la sociedad civil tras sus duras vivencias bélicas.

Lástima que el guión, sin ser malo, no esté a la altura de los apartados mencionados antes. Algo que me ha decepcionado porque está coescrito por el propio director, J.C. Chandor, quien en su día nos ofreció un retrato quizás simple pero muy certero y entretenido de la crisis económica de hace unos años en la muy recomendable Margin call. Pero es que, aparte de lo que ya he mencionado antes acerca de lo estereotipados que están los personajes, el desarrollo de la trama es bastante predecible en casi todo momento. Obviamente desde el principio sabes que lo que intentan hacer los protagonistas no va a salir bien (entre otras cosas, porque si no la película duraría una hora y no dos) y cuando ves cómo se va complicando su plan, también es fácil pensar que alguno o varios de ellos saldrán muy mal parados del embrollo en el que se han metido por su codicia. Aunque en este último aspecto sí me ha sorprendido un poco porque al menos no he sido capaz de adivinar quién o quiénes serían los primeros en «caer», pero todo lo demás que ocurre durante la huida del país sudamericano y la lucha por la supervivencia de los cinco personajes me ha parecido poco original.

Aunque al menos ofrece alguna reflexión interesante, como la de que por mucho que planifiques cuidadosamente algo nunca va a salir cómo lo habías visualizado en tu mente, de hecho probablemente no salga ni remotamente parecido, o el tan manido mensaje de que la avaricia rompe el saco (fácil juego de palabras, si veis el filme lo entenderéis) y que más vale pájaro, o millón de dólares, en mano que ciento volando (nunca mejor dicho). Más flojo me parece el intento de dramatizar el pasado de los personajes presentándolos como héroes de la patria que incluso han recibido balas defendiendo a Estados Unidos, pero a los que su país luego ha dado la espalda y olvidado completamente en su retorno a la vida civil. Está claro que eso es algo que sucede, pero como ya lo hemos visto tantas veces en tantos relatos anteriormente y de forma bastante más profunda, en este caso eso no logra hacer que empaticemos más con los protagonistas. Lo mismo ocurre con su afán de exponer la lealtad existente entre los antiguos soldados y los códigos éticos por los que se rigen, algo que es un cliché muy recurrente en este tipo de personajes.

En definitiva, una propuesta un tanto irregular a la que se le podía haber sacado mucho más jugo, pero que en general es bastante entretenida y se puede ver fácilmente sin que al finalizar te deje la sensación de haber perdido el tiempo, aunque poco rato después de terminarla tampoco recordarás nada especialmente destacable de ella.

Tened bien claro que lo que vamos a hacer aquí es cometer un delito.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.