Spider-Man: Un nuevo universo




Título original:
Spider-Man: Into the Spider-Verse
Duración: 1hr 57mins
País: Estados Unidos
Año: 2018
Director: Bob PersichettiPeter RamseyRodney Rothman
Guión: Phil LordRodney Rothman
Género: Animación. Superhéroes. Aventuras. Acción.
Mi puntuación:  8 / 10

Si filtramos en las principales webs de referencia cinéfila, como FilmAffinity o IMDb, las votaciones de sus usuarios para ver cuál es la película mejor valorada del pasado 2018, encontraremos que esta es Spider-Man: Un nuevo universo, algo sorprendente ya que se trata de un filme de superhéroes y además de animación. Así que tenía que verla sí o sí para comprobar el por qué de tanto elogio.

Su acción transcurre en un universo paralelo en el que un joven llamado Miles Morales es quien ¿sufre? la famosa picadura de araña que le otorga unas habilidades fuera de lo común. Poco después de ello ve cómo muere el Spider-Man original, Peter Parker, que le cede el testigo de ser el encargado de defender a la ciudad de los villanos que quieren destruirla. Entre ellos está el temible líder criminal Kingpin, que tras realizar un experimento fallido provoca que colisionen varios universos y, como consecuencia de ello, varias versiones alternativas de Spider-Man terminen juntas en una misma dimensión (o mundo o multiverso o yo qué sé qué), con el caos que ello conlleva.

Lo primero que destaca en la película es su fabuloso aspecto visual. Por resumirlo brevemente (y sin tener ninguna idea acerca de técnicas de animación, etc.) parece un cómic en movimiento, con multitud de colores, onomatopeyas escritas, cartelas que reflejan algunos pensamientos del protagonista y otros elementos similares. Con permiso de Sin City (aunque no tienen nada más en común entre ellas), nunca había visto un filme que fuese capaz trasponer así de bien en una pantalla lo que es un cómic, tanto en forma como en “alma”. Así que visualmente es un espectáculo de los buenos. Además se permite el lujo de combinar varios ¿estilos? de animación incluyendo, aparte de la animación por ordenador, el anime o dibujos animados clásicos tipo Looney Tunes, entre otros. La única pega que le puedo poner en este aspecto es que parece que también han intentado combinar la animación “normal” con efectos 3D, y al principio me ha chocado bastante ver imágenes con profundidades distintas en un mismo plano (veía bordes dobles o “desenfocados”, como si viera una versión en 3D pero sin gafas para ello, y no había bebido nada), aunque con el paso de los minutos supongo que me acostumbré y no volví a darme cuenta de ello. La vi en 2D, así que no sé si en la versión en 3D esto se percibe, e imagino que no fue un fallo de proyección de la sala de cine porque eso sería muy grave, seguramente Sony la haya distribuido así sin hacer una versión 2D pura. Por lo demás, chapó para el equipo de animación de Sony porque es un trabajo impresionante.

Pero un bonito envoltorio sin contenido no es nada. Por fortuna, aquí el contenido también está a la altura ya que incluye una historia original (aunque quizás algo enrevesada para los espectadores más pequeños con tantos universos y colisiones), con situaciones y diálogos divertidísimos, muchos guiños y referencias tanto al universo Marvel como a los cómics y al mundo de la animación en general (genial cuando un personaje pregunta si no habrá problemas de licencias porque Peter Porker se despide diciendo «eso es todo amigos» como lo hacía el mítico Porkyy personajes muy bien diseñados y bastante interesantes, especialmente el joven protagonista y el Peter Parker fracasado, divorciado y fondón. Ambos conforman una gran pareja y, aunque no sea algo realmente novedoso, me parece una acertada idea la de introducir a alguien así como contrapunto del novato aprendiz de superhéroe. Por todo ello, no son pocas las risas que provoca la película y su capacidad de entretener y hacer disfrutar al personal están fuera de toda duda.

Además, todo está narrado con un ritmo frenético, quizás demasiado en algún momento, hasta el punto de que a veces no te deja ni tiempo para pensar en si la trama que estás viendo es más o menos coherente, dada la rapidez con la que se suceden las cosas. Pero eso a la vez produce que el espectador lo tenga muy difícil para aburrirse pues apenas hay instantes de pausa.

La película solo decae un poco en su tramo final, en el que se torna más predecible con algún giro fácil de adivinar y con las inevitables peleas y enfrentamientos finales entre los “buenos” y los “malos”, tan habituales en los filmes de superhéroes (creo que no hay ni uno que no termine así). Aunque incluso esas escenas menos sorprendentes desde el punto de vista narrativo siguen siendo un goce visual y las secuencias de acción pura y dura están cargadas de nervio y adrenalina, sin dejar de lado algún toque de humor para relajar la tensión.

Así que quizás esta nueva versión de Spider-Man no sea la mejor película de 2018, pero desde luego que sí que está entre lo más recomendable de ese año. Y no solo para los niños, los “frikis” de los superhéroes o los amantes del cine de animación, creo que casi cualquier tipo de público puede pasar un buen rato con ella ya que, sobre todo en su primera parte, contiene una buena historia dramática que en el fondo de lo que nos habla es de cómo afrontar los golpes que inevitablemente te va a dar la vida, seas quien seas, y de confiar en ti mismo tal como eres, lo cual se alterna con muchos momentos de humor que funcionan de maravilla y con secuencias de acción (o sin acción) emocionantes. Yo disfruté y me evadí completamente de todo durante las casi dos horas que dura, así que poco más le puedo pedir.

No lo hagas como yo. Hazlo como tú.
.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.