Contratiempo


Título original:
 Contratiempo
Duración: 1hr 44mins
País:
 España
Año: 2016
Director: Oriol Paulo
Guión: Oriol Paulo
Reparto: Mario CasasBárbara LennieJosé CoronadoAna WagenerSan YélamosFrancesc OrellaPaco TousDavid SelvasIñigo GastesiBetsy Túrnez
Género: Thriller. Suspense.

Mi puntuación:  6 / 10
.

Trailer en español:

El mismo día en que se estrenó Contratiempo vi, sin saber que también era suya, la ópera prima del director Oriol Paulo, El cuerpo. Y, pese a que si analizásemos seriamente su guión éste haría aguas por casi todas partes, me gustó porque me mantuvo totalmente enganchado al juego detectivesco que proponía y no fui capaz de anticipar casi ninguno de los giros y golpes de efecto que contenía, así que me entretuvo a lo grande, que al fin y al cabo es lo primordial cuando te sientas a ver una película.

Por ello, como el nuevo filme del realizador catalán parecía ir en la misma línea que aquel, decidí verlo aun arriesgándome a sufrir una sala llena de quinceañeras locas por Mario Casas. El idolatrado actor gallego interpreta aquí a un joven y exitoso empresario acusado de asesinar a su amante en un hotel, por lo que siguiendo los consejos de su abogado contrata a una veterana preparadora de testigos que le aconsejará sobre cómo elaborar una declaración creíble que le ayude a eludir la cárcel.

Y sí, una vez vista confirmo que Contratiempo sigue el mismo sendero marcado por El cuerpo, así que si os gustó aquella casi con toda seguridad esta también lo hará. Lo que pasa es que va tan en la misma línea que en muchos aspectos parece un calco casi idéntico: tenemos otro accidente de tráfico para desencadenar los acontecimientos (¿tendrá algún trauma el señor Paulo con los coches?), alguien que busca venganza desde las sombras, un acusado al que no sabremos si creer o no hasta el final, una narración basada casi exclusivamente en flashbacks, la misma estética visual, a José Coronado, etc. Vamos, que no busquéis originalidad porque no la vais a encontrar aquí.

Pero por ello también tiene los aciertos que tenía El cuerpo, principalmente el de enganchar al espectador y hacerle partícipe de la trama invitándole a que vaya haciendo sus propias «predicciones» acerca de quién es la víctima, quién es el culpable y cómo se resolverá todo. A mí me encanta esto de jugar a adivinar qué es lo que está pasando o ha pasado gracias a las pistas que vamos obteniendo a medida que avanza el metraje, como si del Cluedo se tratase, así que también he pasado un rato muy entretenido viéndola.

El problema es que a partir de la segunda mitad del filme empecé a predecir prácticamente todos los giros y acerté cómo se resolverían las principales cuestiones que nos planteaba la trama. Lo cual me alegró porque parte del público pareció sorprenderse cuando se reveló el «gran giro final», pero también me hizo pensar que en realidad no es un final tan bueno ni sorprendente si yo, que tampoco es que sea especialmente avispado, pude adivinarlo con tanta facilidad. Eso evidencia que no está suficientemente bien «encubierto» o elaborado, lo cual es un defecto considerable en una película cuyo principal objetivo parece ser el de sorprender e impactar al espectador. Hablaré algo más de esto al final en spoiler.

Otro tema aparte de la relativa facilidad con la que se puede adivinar el desarrollo de los acontecimientos y las «explicaciones» es si estas son más o menos creíbles o no, que por supuesto no lo son. Pero eso no me importa tanto en una cinta de estas características, sin ir más lejos en la propia El cuerpo tampoco lo eran pero al estar los giros bien hilados y encajados no molestaba demasiado que la historia no fuera precisamente realista.

Por lo demás, la cinta cuenta con un ritmo más que acertado y visualmente es tan elegante como ya lo era El cuerpo, con esa fotografía oscura que le da un aspecto frío y distante que a mí me convence mucho. Y en cuanto a los actores, lo hacen bastante bien sin que ninguno sobresalga pero sin nada que desentone, salvo el eterno problema de Mario Casas para pronunciar claramente (aclaro que no le critico por criticar, porque a mí este actor me gustó mucho en su vis cómica en películas como Las brujas de Zugarramurdi o en thrillers de acción como Toro por su presencia física, pero lo de entonar con claridad las frases no es lo suyo). Junto a él veremos a una Bárbara Lennie que lo hace lo mejor que puede con un personaje que a veces roza el colmo de la estupidez, a un acertado José Coronado capaz de transmitir tanta lástima en algunas ocasiones como inquietud en otras y a una Ana Wagener que en mi opinión desaprovecha un poco la ocasión de haber ofrecido una actuación realmente memorable, porque aunque esté convincente le falta un punto de intensidad. Aun así, en sus duelos dialécticos con Mario Casas gana por goleada.

En definitiva, es un buen entretenimiento con el que devanarse los sesos en busca de una solución a los enigmas que se van planteando en pantalla, pero que no sorprende ni convence tanto como la ópera prima de su director y además dejará cierta sensación de «deja vu» a quienes hayan visto aquella. Un thriller menor dentro de la época dorada que vive el género en España, aunque perfectamente recomendable para esos momentos en los que quieres ver algo sin mayores pretensiones que las de pasar un rato de evasión.

Sorpréndame con algo y resuelva usted algún interrogante.

.

SPOILERS (¡el que avisa no es traidor!):

En cuanto a los giros y cuestiones más relevantes de la trama, para empezar era bastante evidente que el personaje de Mario Casas fue quien asesinó a su amante. El que interpreta José Coronado queda descartado desde que revela que sabe que el de Casas estuvo involucrado en el accidente de tráfico que acabó con la vida de su hijo, porque eso sería demasiado obvio y fácil en una película que, claramente, busca en todo momento impactar al público con un último as en la manga, con un giro final que deje a todos boquiabiertos. Así, descartado el de Coronado, al igual que el de Paco Tous por su poca presencia y desarrollo (hubiera sido demasiado chapucero y arbitrario que un tipo con el que se cruzaron les siguiera tanto tiempo y chantajeara solo por pura intuición o algo parecido), solo quedaba la opción de que fuera el propio Casas.

Y sobre el gran giro final, hubo un momento en el que también pensé que había algo raro en la preparadora de testigos, una implicación demasiado personal, preguntas que no haría una profesional que solo busca ofrecer el mejor servicio a su cliente. La reacción al conocer que el chico del accidente estaba vivo cuando Mario Casas hundió el coche o la forma en que dice que conoce perfectamente (o algo así) al personaje de José Coronado, no hacían más que confirmar mis sospechas: la preparadora no era más que la madre disfrazada y maquilladísima. Aunque no del todo bien, porque ambos personajes comparten una peca o lunar bajo el labio (bueno, esto a lo mejor es hilar demasiado fino, pero si me di cuenta yo seguro que también más gente lo ha visto). Eso por no mencionar que los cinéfilos que estén más familiarizados con Ana Wagener probablemente también serán capaces de «verla» bajo esa peluca y el maquillaje. Así que la gran baza de la película no sorprenderá en absoluto a parte del público.

5 espectadores han dejado su opinión

  • Pingback: Lo mejor de 2016 (III): cine español – Toma Primera

  • Estaba clarísimo que ana wagener era la madre y la preparadora de testigos! Me di cuenta desde que salió abriendo la puerta del habitación del hotel al principio, y lo confirme cuando salió la madre por primera vez. VAYA CHAPUZA!!!! porque no la caracterizan mejor??? Me han fastidiado una peli que podría haber sido muy muy entretenida…

    • Tienes toda la razón Kata, cualquier cinéfilo se da cuenta de ello seguro en cuanto la ve. E incluso los espectadores menos asiduos al cine español pueden notarlo a poco que estén atentos. Una pena porque, como bien dices, podría haber sido una película mucho más sorprendente si hubieran cuidado ese detalle.
      Un saludo y gracias por comentar 🙂

      • Yo soy de Argentina y no conocía a la actriz y sin embargo me di cuenta de que era la misma persona apenas aparecieron los dos personajes.. me arruinó totalmente el final y bastante la película 🙁

  • Pingback: Lo mejor de 2017 (III): cine español – Toma Primera

Responder a Javi Villoria Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.