The night of

nightofps
Título original:
The night of
País: 
Estados Unidos
Duración: 1 temporada, 8 capítulos (60 mins. aprox. cada uno)
Año: 2016
Creadores: Steven Zaillian, Richard Price
Directores: Steven ZaillianJames Marsh
Reparto: Riz AhmedJohn TurturroBill CampPeyman MoaadiPoorna JagannathanAmara KaranMichael K. WilliamsJeannie BerlinPaul SparksPaulo Costanzo, Sofia Black-D’EliaAfton Williamson, J.D. WilliamsAida Turturro
Género: Crimen. Drama. Intriga.
Mi puntuación:  8 / 10
.

Basada en la serie británica Criminal Justice, The night of es una miniserie de la HBO que nos relata la historia de un joven musulmán norteamericano llamado Nasir Khan (Riz Ahmed), un chico tímido, educado y con una trayectoria académica ejemplar que es acusado de asesinar brutalmente a una chica de clase alta (Sofia Black-D’Elia) con la que se acostó una noche y a la que encontró muerta al despertar, sin poder recordar nada de lo que pasó ya que ambos habían ingerido buenas cantidades de alcohol y drogas. El detective Dennis Box (Bill Camp) es el encargado de un caso aparentemente sencillo, en el que desde el primer momento tiene evidencias e incluso testigos que apuntan inequívocamente al acusado, mientras que el peculiar abogado John Stone (John Turturro), cuya reputación profesional es más que dudosa, será quien asuma la difícil tarea de defenderle ante los tribunales.

El sello HBO (garantía de mucha calidad casi siempre) es evidente en todo el apartado técnico desde los mismos títulos de crédito hasta los cuidadísimos planos de todas y cada una de las escenas de la miniserie. Además, como es habitual en los productos de dicha cadena, el conjunto de actores que han reunido resulta solidísimo a pesar de que la gran mayoría de ellos no sean excesivamente conocidos, salvando al inimitable John Turturro (cuyo papel en principio estaba pensado para el tristemente fallecido James Gandolfini, por cierto). Él se llevará la mayoría de los aplausos, y no sin razón porque le sobra carisma y con su buen hacer compone un personaje difícilmente olvidable, pero Riz Ahmed (que ya había llamado la atención en la recomendable Nightcrawler) también destaca sobremanera interpretando al asustadizo protagonista, con esos ojos oscuros y grandes que lo dicen todo sin necesidad de palabras. Pero lo mejor de la serie no es ni su aspecto técnico ni su reparto, es sin duda el espléndido guión que han escrito Steven Zaillian (de cuya irregular trayectoria como guionista de «pantalla grande» destaca sobre todo La lista de Schindler) y Richard Price, toda una muestra de cómo se debe narrar una historia de intriga para enganchar al público totalmente de forma pausada e inteligente.

El primer capítulo es soberbio, tanto por la magnífica exposición del crimen, lenta pero en la que todos los detalles son importantes, como por la gran introducción de los distintos personajes, que van incorporándose a la trama de forma natural y nada forzada, cada uno además con una personalidad muy trabajada y creíble. Especialmente interesante es la larga presentación de Nasir, un chico que a pesar de tener todas las pruebas en contra seguro que a todos nos parece inocente de primeras, no solo por su aspecto y lo mucho que ya conocemos de su vida cuando se le acusa del crimen sino también porque, si fuera culpable, ¿qué sentido tendría escribir una historia sobre un caso tan claro? Se agotaría en seguida.

Lógicamente, eso no sucede, y a medida que la trama se va desarrollando en los siguientes capítulos (que logran mantenerse casi al nivel del primero), empezamos a descubrir algunos secretos suyos que nos crean la famosa «duda razonable» pero en el sentido inverso al habitual, es decir, esta vez de lo que empezaremos a dudar es de si el presunto culpable que parecía tan inocente en realidad no lo es. Por si fuera poco, para enriquecer más el relato y aumentar el desconcierto del espectador, mientras conocemos esos puntos sombríos del acusado también se nos descubren nuevos, y un tanto siniestros, personajes que podrían haber tenido mucho que ver en el asesinato de la chica.

Así, lo más reseñable de esta serie es el gran interés de su intriga criminal y judicial, que no decae hasta que no finaliza la serie. El proceso de investigar qué ocurrió realmente que realizan tanto el detective como los abogados se nos muestra de forma tan apasionante como realista y por ello, a veces, frustrante. Pero ese proceso es lo realmente importante aquí, no la resolución del caso en sí o el descubrir quién fue el asesino, como suele ser habitual en historias de este estilo. Aparte de esto, también tiene un gran atractivo como drama carcelario (especialmente, ver cómo un joven normal y corriente se transforma y endurece al verse metido de golpe en un ambiente tan hostil como el de una cárcel; una dura crítica al sistema judicial americano) y como drama «social», ya que el racismo o la diferencia de clases son temas que influencian claramente muchos aspectos del caso. También está muy bien narrado el acoso que sufre la familia del presunto asesino, más aún al tratarse de musulmanes, lo cual nos plantea si realmente la sociedad no es el peor juez posible, porque para la masa no parece existir presunción de inocencia alguna: desde que es detenido, el protagonista es considerado culpable tanto por la ciudadanía como por los medios y, lo que es peor, los miembros de su familia también se ven perseguidos en su vida diaria (algo injustificable ni aunque el chico fuera el asesino pero que, por desgracia, supongo que es frecuente en estos casos). Esos prejuicios quedan perfectamente retratados. Y, por supuesto, también aborda el drama familiar del asunto, especialmente las dudas de la madre acerca de la inocencia de su hijo, tras descubrir que no conoce todos los aspectos de su vida tan bien como pensaba.

En fin, que The night of es una delicia de unas 9 horas (el primer y el último capítulo rondan los 90 minutos) mejor que cualquier película estrenada este año, al menos de las que yo he visto. Para los cinéfilos que rehúyen de las series por su larga duración pero que están hartos de llevarse decepciones en el cine, este tipo de miniseries cortas puede ser justo lo que están buscando, porque destilan calidad, interés y entretenimiento a raudales.

Si lo hubiera hecho, aunque no pudiera recordar nada lo sabría, lo sentiría. No soy un asesino.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.