Hardcore Henry

HardHenPs
Título original:
Hardcore Henry
Duración: 1hr 36mins
País:
Rusia
Año: 2015
Director: Ilya Naishuller
Guión: Ilya Naishuller
Reparto: Andrei Dementiev, Ilya Naishuller, Sharlto Copley, Danila Kozlovsky, Haley Bennett, Tim Roth, Svetlana Ustinova, Darya Charusha, Oleg Poddubnyy, Will Stewart
Género: Acción. Ciencia ficción.

Mi puntuación:  6 / 10
.

Trailer en versión original subtitulada:

Biting Elbows es un recomendable grupo de punk-rock ruso, aunque todas sus canciones sean en inglés, que logró cierto renombre allá por 2013 gracias los espectaculares videoclips de dos de sus temas (The Stampede y Bad motherfucker), los cuales formaban una especie de cortometraje de acción en primera persona dividido en dos partes, muy realistas y violentos. Ambos fueron grabados íntegramente con una cámara GoPro por Ilya Naishuller, uno de los miembros de la banda, y el éxito que tuvieron en medios como Youtube (el segundo vídeo lleva acumulados más de 34 millones de visionados) desembocó en el proyecto de hacer un filme del mismo modo, bajo el nombre de Hardcore Henry y que, si no me equivoco, podría considerarse el primer largometraje puramente POV (“point of view” o en español “punto de vista”, término que seguro conoce cualquier jugador de videojuegos o asiduo a páginas porno).

Así, en Hardcore Henry nos veremos metidos casi literalmente en la piel del tal Henry del título, una especie de agente secreto o policía que despierta sin recordar nada de su pasado tras haber sido gravemente herido. Su mujer ha conseguido que sobreviva gracias a una serie de avazadas prótesis robóticas que le han permitido recuperar la vista y la movilidad pero, casi en el mismo instante en el que se levanta y vuelve a “funcionar”, ve como su salvadora es secuestrada por un malvado mafioso ruso. Desde ese instante, y aunque no sepa muy bien que está ocurriendo, Henry tendrá un claro y único propósito: rescatar a su chica llevándose por delante a tantos gángsters como se interpongan en su camino.

La película arranca bien, manteniéndonos tan desconcertados como lo está el propio protagonista hasta que poco a poco va descubriendo quién era, quién le persigue, en quién puede confiar y qué debe hacer para salir bien parado de la situación en la que se encuentra. Pero hasta que halla respuesta a todo ello, lo único que sabe es que debe escapar de los peligrosos criminales que le persiguen y a la vez intentar dar con su mujer, pase lo que pase. Nosotros, los espectadores, correremos, saltaremos, nos caeremos, nos pegaremos y dispararemos constantemente “con él”, y lo cierto es que esa huida hacia adelante y sin rumbo claro es francamente espectacular, repleta de escenas de acción muy realistas, cargadas de violencia explícita, y con un ritmo que no nos da ni un segundo de respiro casi desde el mismo comienzo del filme.

Lo malo de eso es que en esta ocasión no estamos ante un vídeo de solo cinco o seis minutos, como los de las canciones que comentaba al principio. La película dura más de hora y media y en ella apenas hay momentos de pausa, lo cual termina saturando bastante porque la cámara nunca deja de moverse en todas direcciones. Lógicamente, al estar grabada así (íntegramente con una GoPro, si no me equivoco) esto era inevitable y, aunque al principio funciona de maravilla, cuando ya llevamos muchos minutos de incesante “baile” de pantalla resulta algo agotador.

Este problema podría haberse compensado en parte con una buena explicación de la trama, alternando entre tanto desenfreno algunos momentos “informativos”, más pausados y basados en los diálogos que narrasen bien el origen del protagonista y de sus adversarios. Y sí que veremos alguna escena así, pero las aclaraciones que se dan me resultan superficiales y poco consistentes, fruto de un flojo guión. Tampoco le íbamos a pedir peras al olmo, pero Naishuller (que no solo es el director, también el guionista) podría haber intentado ofrecer una historia algo más atractiva para dar mayor sentido a la acción. Lástima que tenga mejores ideas para rodar que para escribir.

Sin embargo, aún con esos dos grandes problemas (agotamiento ante tanta acción e historia poco atractiva) resulta una película cuanto menos curiosa de ver. Porque hasta el final sigue mostrando escenas de acción ocurrentes y muy bien elaboradas (ahí sí que han sido bastante más originales que a la hora de escribir el argumento) y además, tiene cierto sentido del humor que sirve para relajar un poco tanta tensión y frenesí, algo que siempre se agradece. La música es otro de los puntos positivos del filme, tanto por las canciones rockeras de los ya mencionados Biting Elbows como por los nerviosos temas instrumentales, que sirven para transmitir aún más tensión al espectador. También escucharemos algún clásico como el Don’t stop me now de Queen, que resulta casi hilarante en el contexto en el que suena.

Así pues, es una película que solo recomendaría a los más fanáticos del cine de acción y evasión pura y dura (y violenta). Eso es lo único que pretende ofrecer y, aunque no lo consiga plenamente, lo intenta de una forma original y autoconsciente de lo que es, por lo que no me ha parecido un completo desperdicio de tiempo. Pero antes de verla os recomiendo que os pongáis los dos videoclips que enlacé al principio, para que os hagáis una idea de lo que vais a encontrar aquí (en esencia, lo mismo pero durante muchos más minutos). Veremos si en el futuro no nos llegan más películas que exploten (mejor) las posibilidades de esta forma de grabar en primera persona.

De cada 50 bates de béisbol que se venden en Rusia, solo 25 se utilizan para hacer deporte. Creo que puedes imaginarte para qué se emplea el resto.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.