Capitán América: Civil War

CaptAmCWPstTítulo original: Captain America: Civil War
Duración: 2hrs 27mins
País:
 Estados Unidos
Año: 2016
Director: Anthony RussoJoe Russo
Guión: Christopher MarkusStephen McFeely
Reparto: Chris EvansRobert Downey Jr.Sebastian StanAnthony MackieScarlett JohanssonElizabeth OlsenPaul BettanyChadwick BosemanDon CheadleTom HollandPaul RuddJeremy RennerDaniel BrühlWilliam HurtEmily VanCampMarisa TomeiFrank GrilloMartin FreemanJohn SlatteryHope DavisAlfre WoodardStan Lee
Género: Superhéroes. Acción.

Mi puntuación:  7 / 10
.

Trailer en versión original subtitulada:>

Cada vez que se estrena una película de Marvel, es imposible no encontrar críticas que digan que es el mejor largometraje jamás realizado sobre personajes de dicha compañía de cómics. Capitán América: Civil War ha sido otro ejemplo más de ello aunque, en esta ocasión y sin que sirva de precedente, creo que estoy bastante de acuerdo con quienes lo afirman. No diría que es mi preferida de Marvel porque no me parece tan divertida como Guardianes de la Galaxia o Deadpool, pero tras ellas seguramente sea la que más me ha entretenido.

La trama de esta nueva entrega de Los Vengadores (lo cual es en el fondo, aunque oficialmente no se titule así) parte de una accidentada misión en la que las acciones del grupo de superhéroes prococaron, en un nuevo intento de salvar el mundo, un montón de víctimas civiles en un país africano. Esto hizo que muchos de los principales gobiernos del mundo se pusieran de acuerdo en obligar a firmar a estos superhéroes una especie de contrato en el que se establecería que, antes de actuar y poder causar futuras víctimas «colaterales», deberían contar con el consentimiento de los gobiernos de los países que pudieran verse implicados o afectados por sus actos. Mientras algunos de Los Vengadores, como Iron Man (Robert Downey Jr.), están de acuerdo con esta medida, otros como el Capitán América (Chris Evans) se oponen firmamente a firmar semejante documento, lo cual hará que se formen dos grupos de superhéroes enfrentados entre sí, olvidando sus antiguas amistades y lealtades y permitiendo que surja un nuevo villano (Daniel Brühl) entre tanta confusión.

No es ni mucho menos la primera vez que una película de superhéroes o justicieros aborda el eterno dilema de hasta qué punto es moralmente justificable el tomarse la justicia por su mano, por muy buenas que sean las intenciones y las razones de quien lo hace. Y, por supuesto, no es la historia que mejor trata este asunto porque en ese sentido está muy lejos de las Batman de Nolan o, por poner un ejemplo más reciente, de la oscura y magnífica Daredevil (obviamente, hablo de la serie de Netflix, no de la infame película de Colin Farrell), en la que no solo su personaje principal es atormentado por esta cuestión sino que hay otros como su ¿antagonista? Punisher que sirven para exponerla de maravilla. Así que su interés en este sentido es más bien limitado, aunque sirva de buen argumento de partida.

El desarrollo de la película tampoco es especialmente novedoso o atractivo. Creo que ya he comentado en alguna ocasión que me cuesta bastante diferenciar casi todas las cintas de superhéroes que nos llegan últimamente, que al poco de verlas casi mezclo unas con otras porque lo que nos cuentan suele ser bastante similar aunque lo protagonicen distintos personajes, evidentemente. Y con esta creo que me sucederá más o menos tres cuartas partes de lo mismo.

Sin embargo, viéndola me lo he pasado mucho mejor que con la mayoría de esas otras películas a las que me refería en el párrafo anterior. Porque sus creadores sabían perfectamente que su principal atractivo, el cual han explotado de la mejor manera posible, era la posibilidad de ver a un montón de superhéroes luchando entre sí. Por mucho que el duelo entre Batman y Superman (los dos justicieros más icónicos jamás creados) esté muy reciente y resultase tan decepcionante, y por mucho que tras ver algunas imágenes promocionales cientos de fans de Marvel no pudieran evitar bromear sobre la falta de «personal» que iba a combatir en la «Guerra Civil» del título.

Es cierto que la que seguramente sea la secuencia más esperada de la película no es una batalla precisamente multitudinaria, pero no por ello deja de contar con escenas de acción espectaculares y tensas. Y, sobre todo, al no haber tantos personajes como en los cómics, se puede prestar más de atención a cada uno de ellos e indagar un poco más en los motivos que les llevan a posicionarse a favor de un bando u otro. Porque si siendo una docena hay varios como Ojo de Halcón, War Machine o Pantera Negra (uno de los nuevos) que son poco más que un «adorno» o acompañamiento de los principales, de haber contado con más personajes estos no hubieran aportado nada a la historia y la hubieran alargado en exceso. En cambio, así tal cual la hemos visto, podemos disfrutar más del carisma de algunos protagnistas de los que ya lo esperábamos como Iron Man o Ant-Man (su película del año pasado ya fue un más que agradable entretenimiento) y de otro que ha resultado ser una grata sorpresa, como el nuevo e inexperto Spider-Man al que ahora da vida el joven Tom Holland y que seguramente sea el que se gane las mayores simpatías del público, por su gracia y naturalidad. Una fresca vuelta de tuerca a un personaje que venía cayendo en picado desde su primera película «moderna» allá por 2002, y que nos deja con muchas ganas de ver su próximo filme independiente (se estrenará el año que viene).

Solo por ello, por el carisma de varios de los protagonistas, sumado a unas buenas dosis de acción y a una trama que aunque sea previsible no aburre en ningún momento ni resulta extremadamente «tonta» (no solo convence en su vertiente más bromista y ligera, también cuando se torna algo más seria), creo que merece bastante la pena. Un entretenimiento que no hace reflexionar ni te aporta nada más que espectáculo puro y duro… pero con eso es más que suficiente.

 ¡No puedo ir a Alemania, tengo que hacer los deberes!

.

2 espectadores han dejado su opinión

  • Yo creo que algo positivo de esta película, es el hecho de que le dedican mucho tiempo a los diálogos y al argumento. No es la típica película de peleas y poco más.
    A mí que cada vez me gustan menos este tipo de pelis (y me pasa como a ti, mezclo unas con otras) se me ha hecho bueno… interesante, con el punto a favor que comento y eso sí, demasiado larga.
    Tú análisis es muy bueno, como siempre 😉

    • Sí, evidentemente el que vay a verla esperando encontrar solo puñetazos y peleas mejor que vaya a ver otra cosa. Aunque también hay una buena ración de ello. A mí no se me hizo nada larga a pesar de sus casi dos horas y media por eso mismo, porque creo que alterna bastante bien los momentos de acción pura y dura con las necesarias pausas para entender las motivaciones de muchos de los protagonistas. Y también para aportar un poco de humor al asunto, que nunca viene mal (aunque me repita, ¡qué grande este nuevo Spider-Man!).
      Gracias por leerlo y por comentar! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.