Triple 9

Trip9Pst
Título original:
 Triple 9
Duración: 1hr 55mins
País:
 Estados Unidos
Año: 2016
Director: John Hillcoat
Guión: Matt Cook
Reparto: Chiwetel EjioforCasey AffleckWoody HarrelsonAnthony MackieClifton Collins Jr.Aaron PaulNorman ReedusKate WinsletGal GadotMichelle AngTerence RosemoreMichael K. WilliamsTeresa Palmer
Género: Thriller. Acción.

Mi puntuación:  4 / 10
.

Trailer en versión original subtitulada:

Ayer se estrenó en España Triple 9, una de las películas que más me llamaban la atención de esta primera parte de 2016 debido, sobre todo, al sinfín de nombres conocidos que forman parte de su reparto: desde los «oscarizados» (o al menos nominados en alguna ocasión) Kate Winslet, Woody Harrelson, Casey Affleck o Chiwetel Ejiofor hasta los «televisivos» Norman Reedus, Aaron Paul o Michael K. Williams, con hueco incluso para una de las actrices de moda, la Wonder Woman Gal Gadot. Aunque el director John Hillcoat ya había tenido a sus órdenes a un grupo de actores de tanto o más nivel en su anterior filme Sin ley y el resultado fue totalmente decepcionante… como ha vuelto a serlo ahora.

Y es que la primera (y casi única) sensación que me ha dejado la película tras verla es la de no haberme enterado de prácticamente nada de lo que ha sucedido. Ni, lo que es más grave, por qué ha sucedido. Y no lo digo porque los giros que da esta historia protagonizada por una serie de policías corruptos que, extorsionados por unos mafiosos rusos, se ven obligados a preparar un peligroso robo sean demasiado complejos o enrevesados, no. La trama criminal y su desarrollo se pueden comprender o seguir medianamente bien, pero lo que no queda claro en absoluto es el comportamiento ni las motivaciones de casi ninguno de los protagonistas, ni las relaciones que existen entre ellos, algo que debería ser fundamental en una historia plagada de traiciones y falsos colegas.

¿Qué ha llevado a los protagonistas a pasarse al «lado oscuro» de la corrupción y la delincuencia violenta (porque no es «solo» que roben, es que matan a quien se interponga en su camino sin problema alguno, y no olvidemos que son policías)? ¿Qué pasado les une para que todos se jueguen el tipo por rescatar al hijo del que parece ser su líder (Chiwetel Ejiofor), pero luego no duden en traicionarse entre ellos? ¿O por qué no actúan directamente contra los extorsionadores rusos? ¿Y por qué esos mafiosos rusos no recurren (y pagan) a polis corruptos para cometer sus robos, no tienen una forma menos enrevesada de hacerlo? ¿Para qué nos muestran brevemente a la mujer del policía honrado (Casey Affleck) si luego no vamos a saber nada más de su vida privada, salvo lo relacionado con su tío que también es policía (Woody Harrelson)? Aunque para mostrarlo de forma tan desatinada como la relación entre el ya mencionado Ejiofor y su exnovia (Gal Gadot), la madre de su hijo y cómplice de su ¿secuestro?, casi mejor no enseñar nada. ¿Y las bandas latinas qué pintan en todo esto? ¿¿¿Está todo muy mal narrado o soy yo el que tiene una gran empanada mental que me impide enterarme de algo -que también puede ser-???

Demasiadas preguntas claves sin respuesta, con lo cual el interés va cayendo en picado conforme avanza el metraje además de hacer imposible el empatizar minímamente con ninguno de los personajes. Una pena porque, en cambio, sí que muestra un puñado de escenas de acción muy bien rodadas, repletas de garra, tensión y realismo. Además, estéticamente sí parece un filme bastante logrado que logra transmitir la sordidez y turbiedad de la trama y de los lugares en los que transcurre (de hecho, todo resulta tan sucio y «feo» que puede que incluso se hayan excedido un poco en ese aspecto). Pero esos méritos por sí solos no son suficientes para salvar un contenido tan confuso y desacertado.

Y el extenso reparto tampoco aporta demasiado en realidad. La mayoría de los intérpretes parecen francamente desaprovechados, especialmente los «televisivos» de los que hablaba en el primer párrafo y Kate Winslet (casi duele ver a una actriz de su talento metida en un papel tan desdibujado, ella misma parece desganada cada vez que aparece en pantalla haciendo de jefa de la mafia y forzando horrorosamente el acento eslavo), mientras que los que tienen los roles más principales, Casey Affleck y Chiwetel Ejiofor, tampoco brillan demasiado (pocas veces he visto a alguien masticar chicle de forma menos convincente y más cargante que a Affleck, aunque en general su actuación sea correcta). Quizás Woody Harrelson sea el que mejores momentos nos ofrece; eso sí, una vez más lo hace en el rol de un personaje que le permite dar rienda suelta a su habitual histrionismo por momentos.

Conclusión: decepción tremenda. Parece que cuantos más medios tiene a su disposición Hillcoat, peor le sale la película. Con lo que me gustó La carretera, en la que le bastó con un fantástico y casi omnipresente Viggo Mortensen y una soberbia ambientación postapocalíptica para hacer cine del bueno. Claro que aquella tenía un buen guión, y eso vale más que gastar miles y miles de dólares en efectos especiales y numerosos actores de renombre.

Para sobrevivir ahí afuera tienes que ser más monstruo que el monstruo.
.

1 espectador ha dejado su opinión

  • Me gusta como están hechos los personajes, es inusual esa falta de complacencia y la agradezco. Pero tienes razón, no es una película demasiado bien contada y tiene unas lagunas de lógica que…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.