Zootrópolis

ZootPstr


Título original:
 Zootopia
Duración: 1hr 48mins
País:
 Estados Unidos
Año: 2016
Directores: Rich Moore, Byron HowardJared Bush
Guión: Jared Bush, Phil Johnston
Género: Animación. Comedia.

Mi puntuación:  9 / 10

.
.

Trailer (versión española):
-os recomiendo que NO lo veáis porque destripa uno de los mejores gags de la película-

La conejita (qué mal suena, mejor ¿pequeña coneja?… o tampoco) Judy siempre tuvo un sueño desde que era niña: ser policía. A pesar de que a sus padres no les hacía ninguna gracia la idea y de que ningún conejo había logrado jamás graduarse como agente, ella no solo lo consiguió sino que además fue la primera de su promoción. Pero su alegría tras ser destinada a la diversa y animada ciudad de Zootrópolis, poblada por incontables animales de todo tipo, no dura demasiado ya que su jefe no parece confiar mucho en ella y la manda a controlar parquímetros. Aun así, Judy no cejará en su empeño de demostrar su valía y se involucrará en la resolución de un misterioso caso de desapariciones que mantiene en vilo a los habitantes de la población. Para resolverlo contará con la ayuda de un astuto zorro llamado Nick, un trilero de poca monta que la ayuda para evitar ser multado.

La película arranca bien, presentándonos a los diversos personajes de forma hábil y original. Es curioso ver la imaginación que han tenido los guionistas a la hora de elegir qué tipo de animal va a interpretar cada profesión, ya que en algunos casos han optado por opciones «lógicas» (el imponente búfalo como jefe de policía, el zorro como estafador, el león como alcalde, etc.) pero en otros no tanto, especialmente en el de la coneja protagonista. Y en su peculiar condición de animal atípico para ejercer de policía se centra gran parte de la moraleja del filme, claramente dirigida al público más pequeño: debes ser siempre tú mismo, creer en ti y luchar por tus sueños sin importar el qué dirán o el hecho de que nadie más haga lo que tú haces porque socialmente no esté bien visto. A partir de ahí se construye una historia cargada de mensajes en contra de los prejuicios y de la discriminación racial y sexista, mostrados de forma quizás simple pero efectiva para que los niños capten esas ideas sin dejar de divertirse a la vez.

Estos mensajes más «serios» se ven prácticamente desde el arranque, como digo, y están presentes durante todo el metraje, a diferencia de un sentido del humor que al principio es más simplón pero que va mejorando y mucho con el paso de los minutos. No exagero si digo que es una de las comedias recientes que más me han hecho reír gracias al gran puñado de gags memorables que tiene. Especialmente brillante me ha parecido el de los osos perezosos funcionarios que atienden al público… a su ritmo, digamos (y ojo, que yo soy del «gremio», aunque no esté de cara al público y trabaje a una velocidad muy distinta a la de estos osos, por la cuenta que me trae). Cuando recuerdo la cara que pone uno de ellos al escuchar y comprender un chiste que le cuentan me río yo solo, esté donde esté (de hecho, ahora mismo estoy tecleando a carcajadas), y eso que ya lo he visto un montón de veces porque es una de las secuencias incluidas en el trailer. Solo por esa imagen ya me ha merecido la pena la película, porque consigue alegrarme en cualquier momento.

Aunque no todo son risas, porque también hay espacio para momentos más tristes y situaciones más oscuras que pueden llegar a resultar incluso «terroríficas» para los más pequeños. Tampoco faltan los homenajes cinéfilos, tanto a cintas de la propia Disney (desde clásicas como Robin Hood, Dumbo o Bambi  hasta recientes como Frozen o Big Hero 6) como a otras grandes películas, por ejemplo El Padrino, ya que nos encontraremos con un Vito Corleone reencarnado en la figura de un «imponente» animal del que no diré más por no spoilear otra de las escenas más desternillantes de la película. Incluso hay hueco para una de las series más aclamadas de los últimos años, Breaking Bad. Además, se permite el lujo de presentar varios giros de guión al más puro estilo del cine detectivesco, que funcionan sin tomar por tontos ni a los niños ni a los mayores.

Por lo demás, la animación es fluidísima y no tiene nada que envidiar a la que exhiben los pesos pesados de Pixar, mientras que la música de Giacchino es un complemento perfecto a las imágenes. Y, pese a que cuenta con una duración que podría parecer larga para una cinta animada (está más cerca de las dos horas que de la habitual hora y media) no se hace pesada o aburrida en ningún momento, gracias al gran ritmo con el que están narrados todos los acontecimientos… excepto la mencionada escena de los perezosos, claro (que, quizás por ese contraste entre la velocidad del resto de secuencias y la lentitud de ésta, resulte aún más hilarante).

Me parece una película ideal para los niños: tiene buenos mensajes y reflexiones para ellos, sus personajes son atractivos y cuentan con personalidades muy bien diferenciadas y las escenas puramente humorísticas son abundantes, con lo que la diversión está asegurada. Pero también creo que es más que recomendable para el público adulto porque, pese a que sus moralejas le resultarán bastante manidas, se reirá casi tanto como los más pequeños con las ocurrencias y gags que protagonizan estos entrañables animalillos. Por ello me alegro de que esté arrasando en taquilla, tanto en nuestro país como en el resto del mundo.

Es un idiota y punto. Casualmente es un zorro, pero también conozco a un montón de idiotas conejos.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.