Carol

CarolPst
Título original:
 Carol
Duración: 1hr 58mins
País:
Reino Unido
Año: 2015
Director: Todd Haynes
Guión: Phyllis Nagy
Reparto: Rooney MaraCate BlanchettKyle ChandlerSarah PaulsonJake LacyJohn MagaroCory Michael SmithCarrie BrownsteinKevin CrowleyTrent Rowland
Género: Romántico. Drama.

Mi puntuación:  4,5 / 10

.
Trailer (versión original con subtítulos):

Therese Belivet (Rooney Mara) es una joven dependienta que sueña con ser fotógrafa pero que aún no sabe muy bien qué rumbo dar a su vida. Un buen día atiende a Carol Aird (Cate Blanchett), una sofisticada y atractiva mujer mayor que ella que inmediatamente capta su interés ya que ambas parecen congeniar francamente bien aunque no se conozcan. A ese contacto inicial le seguirán otros cada vez más profundos, pasando rápidamente de ser una relación de amistad a mucho más que eso, aunque ello vaya en contra de las «normas» o prejuicios sociales de los años 50 en los que tiene lugar su romance.

Tenía bastantes ganas de ver esta aclamadísima nueva película de Todd Haynes, que está basada en una novela homónima de Patricia Highsmith, pese a que ninguna de las obras que he visto del realizador californiano me ha entusiasmado (ni siquiera su multipremiada miniserie Mildred Pierce me gustó demasiado). Pero Carol no ha sido la excepción de su filmografía y, de hecho, me ha decepcionado aún más que cualquiera de las otras.

Bueno, más que decepcionado debería decir que me ha aburrido. Soberanamente. Y es que la historia de Therese y Carol no me ha enganchado en ningún momento, siempre la he sentido totalmente distante y ajena. Como si hubiera una barrera invisible que me impidiera conectar con el drama que viven estas mujeres y, por tanto, me hiciera incapaz de sentir algo o conmoverme con unos supuestos conflictos y pesares que yo no he visto por ninguna parte (si acaso, en la relación entre Carol y su marido, no en el romance lésbico). Un documental sobre el apareamiento de los ornitorrincos me habría resultado igual de apasionante y desgarrador que esta película (vamos, que hubiera bostezado lo mismo).

Y no creo que esa «distancia» se haya debido a que el filme narre la historia de unos personajes con los que tengo poco que ver porque, por citar alguna otra película que aborde el tema de la homosexualidad femenina, la magnífica La calumnia me enganchó muchísimo (también es cierto que lo que contaba era infinitamente más original e interesante que esto) y los personajes a los que daban vida las míticas Audrey Hepburn y Shirley MacLaine sí me emocionaron de verdad. O, sin ir más lejos, la reciente La vida de Adèle también me gustó e implicó de una forma que Carol no ha llegado a rozar siquiera. Y es que lo que en aquella era pasión, sentimientos desaforados (puede que muy exagerados en alguna escena, vale, pero innegablemente intensos) y «fuego», en Carol es pulcritud, sutileza y corrección académica. «Hielo», en definitiva, yo no he visto ni rastro de la grandeza sentimental que muchos proclaman. O no he sabido apreciarla. El ejemplo más claro es la escena de sexo, en la que muchos ven clase y hermosura pero a mí me ha resultado completamente insulsa y apática (si la viésemos de forma independiente, sin el contexto de la película, nadie podría adivinar que ese es el primer «cuerpo a cuerpo» de dos amantes tras mucho tiempo deseándose, porque le ponen el mismo ímpetu que si estuvieran leyendo la sección de Bolsa del periódico).

Y es una pena esta sensación de frialdad e indiferencia ante lo que me están contando porque en todos los demás aspectos es una película impecable. La fotografía, la ambientación, el vestuario, la notable banda sonora de Carter Burwell, la cuidada dirección en la que todo parece «estar» justo donde debe, etc. En estos puntos es imposible ponerle algún pero, incluso aunque no te guste la historia o te esté aburriendo más que una misa en latín.

Además, las actrices protagonistas (ambas lo son, no entiendo cómo Rooney Mara ha sido constantemente nominada como actriz de reparto por este papel cuando su personaje es incluso más principal que el de Cate Blanchett) realizan unas buenas interpretaciones. Quizás Blanchett dé la impresión de «gustarse demasiado a sí misma» en algunos momentos, pero lo compensa con creces con su tremenda elegancia, saber estar y facilidad para transmitir mucho sin necesidad de gesticular demasiado. Pero Mara no se queda atrás en lo que a verosimilitud se refiere y también ofrece una actuación contenida pero bastante elocuente.

Por tanto, seguramente el problema aquí no haya sido la película sino el espectador, es decir yo, que no he sido capaz de valorar esa sutileza o esa belleza que a tanta gente le ha parecido deslumbrante y emotiva. Porque no solo hablan bien de ella prácticamente todos los críticos, académicos y cinéfilos más empedernidos, también lo hacen los espectadores más «casuales», así que probablemente a vosotr@s también os guste si decidís ir a verla al cine. Sin embargo a mí me ha parecido tan sosa y aletargada que no ha pasado ni un día desde que la vi y ya me cuesta recordar muchas de sus escenas y gran parte de su desarrollo. Lástima.

—Siéntese, por favor.
—¿Por qué todo el mundo cree que nos tomaremos mejor las malas noticias si estamos sentados?

2 espectadores han dejado su opinión

  • La Blanchett siempre es muy de gustarse a sí misma, prefiero la discreción y precisión de Mara. No veo a Carol como una película fría ni aburrida; sí contenida y elegante, que escapa de la estridencia cinematográfica del melodrama para expresarse con miradas y puesta en escena, muy expresiva sin necesidad de subrayar. También prefiero a Adele, si nos remitimos a los romances lésbicos, pero Carol es muy sensible e interesante.

    • No sé, yo es que no he visto ni siquiera dónde estaba el drama de su relación, así que difícil implicarme en un conflicto que no percibo. El drama si acaso lo sufre alguien es el marido de Blanchett, más que ellas…
      O a lo mejor es que soy muy bruto para tanta sutileza, también puede ser, jeje.
      Saludos!

Responder a elcríticoabúlico Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.