La gran apuesta

BigShPstrTítulo original: The big short
Duración: 2hrs 10mins
País:
 Estados Unidos
Año: 2015
Director: Adam McKay
Guión: Charles RandolphAdam McKay
Reparto: Steve CarellRyan GoslingChristian BaleFinn WittrockJohn MagaroBrad PittRafe SpallHamish LinklaterJeremy StrongMarisa TomeiMelissa LeoTracy LettsKaren GillanVanessa ClokeAl SapienzaAdepero OduyeMargot RobbieSelena Gomez
Género: Drama.

Mi puntuación:  6 / 10

.
Trailer (versión original con subtítulos):

Ya son varias las películas que han abordado el asunto de la crisis económica estos últimos años. La «veda» la abrió el aclamado documental Inside job, ganador del Oscar de su categoría en 2010, un filme tan espeso como imprescindible para poder comprender cómo se llegó a esta crisis mundial en la que aún seguimos inmersos. Tras éste vinieron otros documentales (entre ellos, el lúcido cortometraje animado Españistán que os recomiendo ver aquí para tener una buena aunque simplista idea sobre la burbuja inmobiliaria española) y varias obras de ficción que abordaban el tema, entre las que destacaría El capital o, sobre todo, Margin call, quizás la más accesible de todas para el gran público pero no por ello menos estimable o profunda, al contrario.

Esta vez, bajo la dirección de Adam McKay se han reunido algunos de los actores más cotizados del momento (Christian Bale, Ryan Gosling, Steve Carell y Brad Pitt, también productor del filme), para contarnos cómo un puñado de analistas y trabajadores del mundo financiero de Estados Unidos previeron antes que nadie el estallido de la burbuja del mercado inmobiliario y decidieron sacar provecho de ello, «apostando» e invirtiendo sumas desorbitadas contra un sector aparentemente estable como el de los créditos hipotecarios, a pesar de la incomprensión y las burlas de sus compañeros. Se trata de unos hechos reales basados en la novela homónima de Michael Lewis.

La forma en que está dirigida la película puede recordar en algunos aspectos al estilo que empleó Martin Scorsese en El lobo de Wall Street, por sus excesos, su ritmo ágil y frenético o su utilización de la música, aunque se quede muy lejos del nivel de aquella. Es más, tanto movimiento de cámara y tanto cambio de personaje molesta en ocasiones, sobre todo al principio hasta que conoces a los numerosos protagonistas, y esto es algo que jamás sucedía en la cinta de Scorsese por mucho ritmo que tuviera. Por momentos, con tanto frenesí parece que el realizador está puesto de cocaína hasta las cejas, aunque quizás esto sea pretendido para mofarse de la gente que se dedica al mundillo de las finanzas de alto nivel. Y es que siempre ha existido esa leyenda urbana acerca del abuso de la «dama blanca» entre banqueros, grandes inversores, brokers, etc., mucho antes de que la mencionada El lobo de Wall Street y el libro de Jordan Belfort en que se basa pusieran de nuevo este tema en el candelero.

La idea de que esté dirigida de forma tan nerviosa a modo de ironía sobre el estrés constante en el que viven los trabajadores del sector no es descartable, porque casi todo lo que vemos y oímos en la película tiene un fondo sarcástico y el humor que rodea algunas escenas y diálogos es evidente («Explícame la diferencia entre estúpido e ilegal y haré que arresten a mi cuñado»). Aunque maldita la gracia que hace ver cómo algunos agentes financieros reconocen abiertamente (o, mejor dicho, se jactan de) estar vendiendo «mierda» a todo el que cae en su trampa, especialmente inmigrantes con poco dominio del inglés, o escuchar a la directora de una agencia de calificación admitir que vende las «AAA» como si fueran algo que se pudiera comprar y no valoraciones objetivas de los productos que califican, solo para evitar que sus clientes se vayan a la competencia. Todo esto es de sobra conocido, gracias a las numerosas explicaciones y conferencias que han dado expertos económicos tras el estallido de la crisis o a documentales como el ya mencionado Inside Job, pero no por ello deja de ser indignante.

El gran problema es que todo está narrado con tal sobredosis de información que a los espectadores que no tenga alguna noción mínima sobre el funcionamiento del mercado financiero e hipotecario les va a costar muchísimo seguirla sin aburrirse ente tanta charla sobre CDOs y créditos subprime. Incluso sabiendo un poco cómo funciona, te exige estar concentrado al 100% todo el tiempo para no perderte ni un detalle, algo que resulta agotador. Esta densidad se intenta aliviar a base de constantes explicaciones, ya sea a través de rótulos que definen ciertos conceptos o mediante unas curiosas «aclaraciones para inexpertos» narradas por famosos que no tienen ni idea del tema como Margot Robbie o Selena Gomez. Es un recurso tan chocante como original que ayuda a entender, si no completamente todo lo que se narra, sí el meollo de la cuestión. Y así, aunque cueste mucho entrar en ella (no solo por esto, también por lo que ya he comentado antes), terminas enganchándote a la historia mientras te cabreas con lo que ves.

El gran reparto ayuda a que todo resulte veraz y convincente, haciendo que por una parte quieras aplaudir la osadía, astucia e inteligencia de estas personas que se aprovecharon de los grandes bancos (pagándoles con su misma moneda, nunca mejor dicho), pero por otra no puedas dejar de despreciar a unos tipos que se lucraron con el hundimiento de la economía mundial mientras millones de personas caían en desgracia. Quizás las actuaciones más destacadas sean las de Christian Bale y, sobre todo, la de un Steve Carell que sigue dando buenas muestras de su talento dramático (algo impensable hasta hace poco, cuando solo protagonizaba comedias), pero no hay mucho hueco para los lucimientos individuales, lo que funciona es el conjunto de todos ellos.

Es una lástima que los inconvenientes que ya he comentado la hagan tan poco accesible al principio, porque eso hará que mucha gente esté aburrida y saturada antes de que la historia se ponga interesante y empiece a despegar de verdad. Pero lo que cuenta bien merece un poco de paciencia, para ver la mierda (con perdón) de mundo en el que vivimos, una sociedad en la que que casi toda las personas que estafaron y se aprovecharon de los ciudadanos siguen viviendo tranquilamente y no entre rejas. Aunque mucha «gente corriente» también tuvo gran parte de culpa en esta situación al querer comprar cosas que sabían perfectamente que no podrían pagar. Además, esa advertencia final acerca de los nuevos productos de dudosa fiabilidad que han empezado a comercializar los grandes bancos en 2015 en Estados Unidos (no recuerdo cómo los llaman), no hace si no aumentar el enfado y el temor ante lo que pueda pasar en un futuro cercano.

Presiento que pasará lo que siempre pasa cuando la economía falla: se culpará de ello a los inmigrantes y a los pobres.

5 espectadores han dejado su opinión

  • Está claro que esta película es para los entendidos en el tema. Durante la primera hora y pico del metraje intenté concentrarme lo más que pude para seguirle el hilo, después lo dejé por imposible y tiré la toalla…, imagino que los que entienden de economía y crisis económica les puede gustar bastante la película, en mi caso no fue así.
    Los personajes además son chulescos, groseros, en apariencia muy seguros de sí mismos que no les importa insultar o faltar el respeto a quienquiera que tengan delante.
    No hay nada de historias personales en la película, salvo escasos minutos donde aparece en escena Marisa Tomei y hay algo de «emotividad».
    Lo único bueno para mí fue ver en escena a actores como Brad Pitt, Christian Bale, Ryan Gosling. Por lo demás, en mi caso ¡¡ un suspenso !!

    • No es una película fácil de seguir, por supuesto que no, pero tampoco creo que haya que ser un gran experto en la materia para captar por lo menos la idea general de qué está pasando. Con haber leído noticias de la prensa o Internet acerca del origen de la crisis, más las explicaciones que se dan la propia película, bastaría no para entender todo, pero sí al menos el marco global y el por qué ocurre lo que ocurre.
      Lo de los personajes chulescos yo creo que es parte de la sátira que intentan hacer de este mundillo, los retrata así para en realidad burlarse de banqueros, inversores, etc. Aunque esta es mi opinión, no me baso en nada para decirlo.
      Y sobre las historias personales, desde mi punto de vista sí tenemos unas cuantas, pero sinceramente creo que son innecesarias para la trama central. De hecho, precisamente el personaje de Marisa Tomei me parece metido con calzador totalmente, igual que la trágica historia del hermano del personaje de Steve Carell o la de la dura infancia del de Christian Bale. No aportan nada, solo añaden unos minutos más al metraje y encima tienen poca fuerza dramática.
      Con saber que el personaje de Brad Pitt está casado, por ejemplo, o que los dos jóvenes acababan de independizarse de sus padres, es más que suficiente. No creo que a sus personajes queden más desdibujados porque no se muestre explícitamente cómo era su vida personal…
      Saludos 😉

      • No, si la idea general se entiende muy bien, pero el desarrollo me parece un bodrio lleno de tecnicismos ….

        ¡¡ Saludos !! 🙂

  • Muy buena reseña!!!! Dices cosas parecidas a las que digo yo en la mía 🙂

Responder a Javi Villoria Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.