La chica danesa

DaniGPost
Título original:
The danish girl
Duración: 1hr 59mins
País:
Reino Unido
Año: 2015
Director: Tom Hooper
Guión: Lucinda Coxon
Reparto: Eddie RedmayneAlicia VikanderMatthias SchoenaertsSebastian KochAmber HeardBen WhishawAdrian SchillerSophie Kennedy ClarkMiltos YerolemouCosima Shaw
Género: Drama. Biográfico. Romántico.

Mi puntuación:  5,5 / 10

.

Trailer (versión original con subtítulos):

Basada en la historia real de Lili Elbe, la primera persona que se sometió a una operación de cambio de sexo allá por 1930 (o al menos este es el primer caso documentado), la nueva película de Tom Hooper relata los motivos y circunstancias que llevaron al artista danés Einar Wegener (Eddie Redmayne) a tomar esa difícil decisión en una época en la que esto, aparte de ser un asunto totalmente tabú (hoy en día casi lo sigue siendo), era peligrosísimo porque jamás se habían realizado cirugías semejantes. Para ello contó con el gran apoyo de su esposa Gerda (Alicia Vikander), una pintora que en parte fue la «culpable» de la situación porque todo comenzó el día en el que, con su insistencia, hizo que Einar se pusiera medias y zapatos de tacón para sustituir a una de sus modelos que se encontraba ausente. Éste se sintió tan extrañamente a gusto con la ropa femenina puesta que no dudó en repetir la experiencia, al principio como un simple juego y sin darse cuenta de que tras ese sentimiento había algo mucho más profundo.

Una vez más, como ya escribí en la entrada de Legend, estoy ante otro estreno que me resulta decepcionante. Aunque este no me llamaba especialmente la atención, el hecho de estar protagonizado por dos actores jóvenes que van claramente a más como Redmayne y Vikander y de estar dirigida por el realizador de The Damned United, probablemente la mejor película futbolera que he visto (aunque a Hooper todo el mundo le recordará más bien por El discurso del rey y Los miserables), ya eran motivos suficientes para verla.

El principal problema de la película está en el guión que firma la desconocida Lucinda Coxon, adaptación de la novela homónima de David Ebershoff. Es un guión que parece escrito con el piloto automático puesto, esquemático y rutinario, sin intención alguna de ir más allá de lo correcto. Por poner un ejemplo, y aunque suene un poco exagerado, si estuviera protagonizada por una persona a la que diagnostican una enfermedad terminal podría haberse realizado casi la misma película punto por punto. Ojo, que no se me malinterprete porque no estoy ni mucho menos comparando o considerando a un transexual como un enfermo,  me refiero a que las pautas y el desarrollo de los acontecimientos que expone este guión se podrían trasladar casi tal cual a otros dramas que hablen de problemas graves de diversa índole y cómo estos pueden afectar a una relación de pareja. Y eso es un inconveniente importante porque de este modo el impacto y la capacidad de conmover al espectador se reducen muchísimo, ya que este puede anticipar fácilmente unos «golpes» emocionales que se ven venir desde lejos.

El hecho de que además la película no sea completamente fiel a la historia real podría ser otro punto en contra, aunque en mi caso no le doy ninguna importancia porque jamás había escuchado el nombre de Lili Elbe antes de verla. Pero por lo visto se operó cuando tenía cerca de 50 años tras pasar casi dos décadas vistiéndose como una mujer y dándole vueltas a su situación, mientras que en la película parece que todo sucede muy de repente, en un corto espacio de tiempo. Y eso sí que me parece otro gran problema del guión (independientemente del grado de fidelidad a los hechos reales), el relatar el «descubrimiento» de la nueva personalidad de Lili, así como sus temores y sentimientos encontrados, de forma tan acelerada y poco profunda que casi parece que «quiso» ser mujer tras ponerse un simple vestido. En otras palabras, como ese «despertar» está narrado de forma tan concisa se suaviza y aligera demasiado una situación tan dramática y dura como la que debe sentir cualquier persona que dude no solo de su sexualidad sino también de su propia identidad y personalidad. Ese conflicto interno, que debería haber sido el principal punto de interés del filme, queda por tanto muy minimizado.

Si la película se salva y llega a conmover en algún momento es principalmente por las actuaciones de la pareja protagonista. Redmayne sigue sumando éxitos en su meteórica carrera, metiéndose de nuevo en la piel de un personaje difícil y atípico aunque también muy propenso a recibir una avalancha de elogios y premios, uno de esos papeles que tanto gustan a críticos y «académicos». Y lo cierto es que el pelirrojo actor no desaprovecha la ocasión y una vez más resulta totalmente convincente. Aunque para mi gusto su compañera Alicia Vikander le gana el «duelo» (o, mejor dicho, le arrolla) a la hora de transmitir emociones. Sus dudas, preocupaciones y llantos traspasan la pantalla y te contagian la angustia de esa esposa que ve cómo su marido quiere dejar de serlo, aunque por algo mucho más complejo que en los casos habituales, mientras ella se debate entre las ganas de ayudarle a superar su sufrimiento y la pena de saber que eso supondrá también el fin de su relación. Otra gran actuación de la joven sueca, que ya despuntó en 2012 en Un asunto real pero que en 2015 ha terminado de consagrarse con dos interpretaciones de mucho mérito, esta y la que ofrece en la más que recomendable Ex Machina.

Por lo demás, se trata de una película técnicamente pulcra y bien rodada por Tom Hooper que cuenta con un elegante diseño de vestuario (obra de Paco Delgado, el único español nominado para los próximos Oscar) y una correcta banda sonora de Aleandre Desplat. Así que en total cuenta con elementos suficientes como para alcanzar el aprobado, pero nada más.

 Me han gustado muy pocas personas, y tú has sido dos de ellas.

4 espectadores han dejado su opinión

  • Me ha decepcionado la película. Resulta totalmente plana en su desarrollo, sin transmitir en ningún momento nada más allá de la mera exposición de los hechos. Todo sucede demasiado rápido, tanto que no da tiempo a imbuirse en la mente atormentada de Lili.
    Estoy de acurdo en que Alicia Vikander hace un gran trabajo. Me encanta esta actriz, me parece muy buena, la profundidad de la mirada de esos impresionantes ojos negros ofrece muchos matices. Sin embargo Redmayne no me gusta tanto, empiezo a dudar si la sobreactuación se debe a la elección de los papeles que hace o es que le eligen precisamente por su excesiva gestualización. Los registros se repiten, las miradas, los tics… fuerza demasiado en todos sus papeles. El hecho de desarrollar papeles estereotipados no implica que la actuación no tenga que ser natural. Hasta en «Los pilares de la tierra» aparece esa mirada de soslayo repetida hasta la saciedad.
    Aun así, la película se deja ver.

    • Creo que la clave de que resulte tan simplona la película es lo que comentas y que puse yo también en la entrada: todo ocurre tan rápido que no profundiza casi nada en las dudas de Lili. Y así pierde su gran baza, lo que a priori podía haberla hecho distinta de tantos otros dramas que siguen el mismo esquema y apenas se distinguen unos de otros.
      Sobre Redmayne, a mí sí me convence aunque es verdad que tiene algún tic que no viene a cuento (un gesto con la boca que repite varias veces, por ejemplo). Pero bueno, solo por eso no le vamos a despreciar el resto de aciertos que tiene su actuación. Aunque a ver si empieza a meterse en papeles más «normales» para ver si también logra transmitir cosas sin necesidad de apoyarse tanto en el aspecto físico de sus personajes, que eso siempre ayuda.
      Su próximo trabajo va a ser un spin-off de Harry Potter, así que me da que esa no va a servir de mucho para valorar esto…

  • Pues a mí me parece una gran historia de amor. El amor de ella por «él» es una historia de amor mayúscula e incondicional, es admirable. ¿Quién no querría tener a una persona a su lado así? 🙂

    También me ha gustado la problemática de las personas transgénero. A mí me ha hecho sentir más cercana a su drama y la historia de Lili en aquella época, tremenda…. porque al menos hoy día hay más avances médicos y más libertad.

    • Sí es verdad que como historia romántica no funciona mal, aunque tampoco me parece muy novedosa. Pero yo esperaba otra cosa, que se centraran más en el drama del cambio de sexo (y más en aquella época) y no tanto en el romance… así que seguro que por eso la decepción ha sido mayor en mi caso.

Responder a Javi Villoria Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.