Legend

Leg15post.
Título original:
Legend
Duración: 2hrs 11mins
País:
Reino Unido
Año: 2015
Director: Brian Helgeland
Guión: Brian Helgeland
Reparto: Tom HardyEmily BrowningPaul AndersonTaron EgertonDavid Thewlis, Tara FitzgeraldColin MorganChazz PalminteriChristopher Eccleston, Paul Bettany
Género: Crimen. Drama. Biográfico.

Mi puntuación:  5 / 10

.

Trailer (versión original con subtítulos):

Los gemelos Ronnie y Reggie Kray (ambos interpretados por Tom Hardy en esta película) fueron dos criminales que dominaron el East End de Londres en los años 60. También conocidos como los ‘gángsters pop’, por su ansia de ser famosos y por exponerse públicamente en la prensa más de lo que un delincuente debería, ambos llegaron a hacerse un hueco entre los mafiosos más peligrosos del mundo a base de extorsiones, robos y crímenes violentos, llamando incluso la atención de Meyer Lansky, uno de los líderes del crimen organizado en Estados Unidos, que se ofreció a colaborar con ellos en sus actividades. Pero entre los dos hermanos siempre hubo una rivalidad mal disimulada en público, así que su relación fue una mezcla cada vez peor llevada de amor y odio, de lealtad y celos.

Si por algo merece la pena ver esta película es única y exclusivamente por Tom Hardy. El 2×1 que se marca el actor británico, interpretando a dos gemelos tan parecidos físicamente como diferentes en casi todo lo demás, es encomiable. Es capaz de dotar a cada uno de una personalidad casi opuesta a la del otro con una convicción impecable: ambos son violentos, impetuosos y narcisistas, pero Reggie es astuto, razonable y mantiene los pies en el suelo mientras que Ronnie aparenta ser un poco tonto (aunque luego no lo sea tanto), es sumamente caprichoso y además sufre de esquizofrenia. Y Hardy lo borda en ambos roles, cambiando sus gestos físicos, su forma de hablar e incluso su mirada para adaptarlos lo mejor posible a una forma de ser u otra, ofreciendo otra muestra más de que sin duda es uno de los ¿quizás tres? mejores actores del panorama actual, camaleónico como pocos pero siempre imprimiendo gran emoción y carácter a los variopintos personajes que ha interpretado en su carrera.

Él es quien salva los muebles de un filme cuyo interés y tensión decae con demasiada rapidez. Comienza bien, la presentación de los protagonistas es buena y también la forma en la que está mostrado el inicio de la relación romántica entre Reggie y Frances, a la que interpreta la sosa Emily Browning (cuya voz en off es además utilizada como si fuera la narradora del relato, un recurso muy mal empleado aquí porque su personaje ni siquiera puede conocer todos los acontecimientos que explica). Pero no han de pasar demasiados minutos para ver que esa historia amorosa va a aportar más bien poco a la trama criminal y que ésta tampoco tiene realmente gran cosa que ofrecer al espectador, pues no tiene ni un ápice de originalidad (aparte del hecho de estar protagonizada por dos gángsters gemelos), ni nada que no hayamos visto ya en un montón de películas sobre mafiosos mucho mejor narradas que esta. ¡Si hasta sale Chazz Palminteri! Sorprende que Hengeland, responsable de adaptar excelentemente al cine novelas negras como Mystic river o L.A. Confidential, haya firmado un guión tan anodino como este (que también es una adaptación de otra novela negra, The profession of violence). Apenas se puede rescatar algún contado instante de curioso humor negro, el resto es demasiado simple y rutinario.

Bueno, también hay algún otro elemento destacable más allá de la eclipsante (¿existe esta palabra?) actuación de Tom Hardy, como la acertada recreación de los años 60 en los que transcurre la historia y la buena banda sonora de Carter Burwell, en la que junto a sus composiciones (quizás lo más tenso de la película, actores aparte) encontramos algunas conocidas canciones de esa época de artistas como Burt Bacharach, las Dixie Cups o los Righteous Brothers, entre otros. Pero el flojo guión pesa demasiado y, de no ser por Hardy, estos otros méritos no serían suficientes para recomendar su visionado.

Así que arranca de forma discreta este 2016, con unas novedades tan esperadas como decepcionantes en nuestras carteleras. Al menos para mí, porque a los dos principales estrenos de ayer, Legend y Joy (un poco más interesante que esta, se deja ver pero sin más), tengo que sumar el chasco que me llevé con Steve Jobs, que se estrenó la semana pasada y me aburrió tanto que no me apeteció escribir sobre ella (es una de las películas que menos me ha gustado de Danny Boyle, en la que incluso la tan aplaudida actuación de Michael Fassbender me parece muy sobrevalorada). Pero el próximo viernes llega Tarantino al «rescate» con sus odiosos, seguro que él no defrauda.

Deberías saber que soy homosexual. Pero de los que dan, ¿eh? No de los que reciben, que no soy maricón.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.