El desafío


WalkPst.
Título original:
The walk
Duración: 2hrs 3mins
País:
Estados Unidos
Año: 2015
Director: Robert Zemeckis
Guión: Robert Zemeckis, Christopher Browne
Reparto: Joseph Gordon-Levitt, Charlotte Le Bon, Ben Kingsley, Clément SibonyCésar DomboySteve ValentineJames Badge DaleBen SchwartzBenedict SamuelMizinga Mwinga, Yanik Ethier
Género: Drama. Biográfico.

Mi puntuación:  7 / 10

.

Trailer (versión original con subtítulos):

El día 7 de agosto de 1974 las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York amanecieron con un cable colgando entre ellas. Poco después, un hombre se subía a él y caminaba así de una torre a otra, sin ningún tipo de protección ni seguridad aparte de su propia habilidad y equilibrio. Aquel «loco» era el funambulista francés Philippe Petit y su hazaña, conocida como ‘el crimen artístico del siglo’, ya fue mostrada en la gran pantalla en un magnífico documental llamado Man on wire (que, si no habéis visto, estáis tardando en hacerlo). Ahora es el veterano Robert Zemeckis, que siempre será recordado por ser el director de las míticas Regreso al futuro y Forrest Gump, quien adapta al cine la historia de este insólito paseo.

Pese a no estar ya en los mejores años de su carrera, Zemeckis sigue sabiendo cómo contar historias de manera más que entretenida, aunque a sus últimos trabajos les faltaba un poco de pasión. Y en esta ocasión vuelve a pasarle lo mismo porque, a pesar de la genial actuación que ofrece Joe Gordon-Levitt (con un tremendo desparpajo y derrochando simpatía por doquier), la película no ha llegado a emocionarme, implicarme ni ponerme en tanta tensión como sí lo hacía la mencionada Man on wire (las comparaciones son odiosas, pero en este caso también son prácticamente inevitables).

No sé si esa falta de chispa, de intensidad, de alma o como queráis llamarlo se debe a la omnipresencia de efectos especiales. Precisamente una de las cosas que mejor sabe hacer el director es sacarles el mayor partido posible, pero quizás eso mismo me ha impedido sentir el peligro al que se enfrentó el protagonista en la realidad. En la escena cumbre de la película, la del paseo del título (original, porque en España si ya teníamos pocas películas tituladas El desafío ahora tenemos una más), no he sido capaz de «olvidarme» de que todo lo que vemos está generado por ordenador, así que la sensación de riesgo o vértigo que debería haberme transmitido ha sido mínima. Eso no impide que visualmente sea una secuencia magnífica y que los aproximadamente 20 minutos que dura puedan estar fácilmente entre los más espectaculares del año, pero sí rebaja bastante el nivel de tensión e incertidumbre que tanta falta hace en «aventuras» como esta.

Además, hay ciertas situaciones que se han exagerado y que casi hacen dudar de la veracidad de todo lo que vemos, porque parecen más bien las típicas secuencias que podríamos encontrar en algún blockbuster veraniego. Por suerte no son muchas y algunas de las que podrían parecer más rocambolescas (la del protagonista desnudo en la azotea, la del clavo, la del visitante misterioso, etc.) sí sucedieron así realmente, o al menos también se narraban en el documental y/o en el libro de memorias que escribió el propio Philippe. Pero esa espectacularidad «forzada» en ocasiones reduce, una vez más, la sensación de peligro de la que hablaba antes.

Pese a esos defectos, la película entretiene con facilidad desde el primer minuto gracias a un ritmo ágil y a una narración plagada de momentos divertidos y simpáticos, en los que vemos cómo se fue fraguando en la mente de Philippe el plan para llevar a cabo tan estrambótica hazaña y cómo fue convenciendo a amigos y otros cómplices para participar en ella pese a los riesgos que entrañaba (entre otros, que se trataba de un acto ilegal).

Además, técnicamente es prodigiosa (y supongo que en 3D será incluso mejor, quizás en ese formato se reduzca bastante esa sensación de «ausencia de amenaza real»), la recreación de los años 70 está perfectamente lograda y la banda sonora de Alan Silvestri también es bastante acertada (aquí tenéis un ejemplo), así que estamos ante una buena película que gustará a la mayoría del público pero que tiene ciertos detalles que la impiden ser algo más memorable. En este caso la realidad (es decir, el documental Man on wire) me parece mejor que la ficción, porque ofrece menos espectáculo pero más sensibilidad, autenticidad y emoción.

Es imposible. Pero aun así voy a hacerlo.

2 espectadores han dejado su opinión

  • A mí me hizo pasar muy mal rato, acabé con las manos sudadas viendo las escenas del World Trade Center !!
    Coincido contigo en la puntuación, película recomendable !!

Responder a Maribel Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.