Musarañas

.
MusarañPost.
.
Duración: 
1hr 29mins
País: 
España
Año: 2014
Directores: Juanfer AndrésEsteban Roel
Guión: Juanfer AndrésSofía Cuenca
Reparto: Nadia de SantiagoMacarena GómezHugo SilvaLuis TosarGracia OlayoCarolina BangSilvia AlonsoAsier EtxeandiaTomás del EstalLucía González
Género: Drama. Thriller. Terror.

Mi puntuación:  5 / 10
.

.

Trailer en español:

España, años 50. En un piso de una gran ciudad conviven dos hermanas cuya madre murió al dar a la luz a la menor de ellas (Nadia de Santiago) y cuyo padre (Luis Tosar) las abandonó hace tiempo. Por eso Montse, la mayor (Macarena Gómez), se ha encargado desde muy joven de educar y cuidar a la pequeña, pero hasta un punto casi obsesivo ya que sufre una especie de agorafobia que le impide salir al exterior lo cual, unido a su fanatismo religioso, la hace ser peligrosamente sobreprotectora. La extraña convivencia de ambas se ve alterada el día en que en ella se introduce un elemento inesperado: Carlos, el vecino de arriba (Hugo Silva), llama a su puerta pidiendo ayuda tras haberse roto la pierna al caerse por las escaleras y Montse accede a meterlo en casa.

Esta es la historia que cuenta Musarañas, una película que combina tragedias familiares con elementos de puro thriller y de terror psicólogico (y no tan psicológico) y que se puede alquilar desde esta misma semana en plataformas como Yomvi. Llevaba tiempo queriendo verla, dadas las buenas críticas que recibió en su día y el atractivo reparto con el que cuenta, pero quizás por esas expectativas me ha resultado decepcionante.
.

Y eso que la labor de los directores me ha parecido muy acertada. Logran crear una atmósfera enrarecida ya desde la primera secuencia y esa sensación de ambiente malsano y opresivo va creciendo durante el metraje hasta alcanzar unos puntos de tensión y agobio muy elogiables (no llegan ni de lejos al nivel de Misery, la notable adaptación de la soberbia novela de Stephen King, pero para que os hagáis una idea van un poco por esos derroteros), para luego dar un giro en el tramo final y sumergirnos en un cine salvaje y desmesurado muy del estilo de los finales de las películas de Álex de la Iglesia, que no en vano es el productor del filme, en el que se intuye un humor negro que quizás choque demasiado con el espíritu del resto de la obra.

El reparto, a excepción de Carolina Bang (que por fortuna aparece poco en pantalla), cumple con su función. Algunos sin grandes lucimientos y con un registro un tanto limitado pero aceptable, como Hugo Silva y Nadia de Santiago, y otros aportando su enorme presencia, como un Luis Tosar que encarna como pocos actores en el mundo a ese tipo aparentemente gris y normal pero que esconde un auténtico y retorcido cabronazo dentro, como el que interpreta en esta ocasión. Aunque aquí la reina de la función es Macarena Gómez, una actriz de un enorme talento que lo borda cada vez que se mete en la piel de personajes desequilibrados y exagerados, a base de puro nervio y sacando el máximo partido a sus peculiares rasgos físicos, especialmente a esos enormes y saltones ojos que contrastan con un cuerpo delgado y menudo que la hace parecer una «mosquita muerta» (aunque nada más lejos de la realidad).

Pero todos sus aciertos se ven lastrados por un guión deficiente y poco creíble a todos los niveles. La mezcla de géneros no es del todo desacertada, aunque creo que si hubieran evitado el desmadre «a lo de la Iglesia» final y hubieran seguido explotando más la tensión «a lo Misery», el resultado habría sido mucho mejor. Pero la historia que nos quieren contar no se sostiene casi desde el principio y los errores serán demasiado evidentes incluso para espectadores poco exigentes. Lo peor es que algunos podrían haberse evitado fácilmente, como los repentinos e incomprensibles cambios de comportamiento de varios personajes a lo largo de la película (especialmente los de la hermana pequeña, que «va y viene» de la docilidad a la rebelión con una facilidad tan pasmosa como inverosímil). Hablo un poco de esos fallos en spoiler en el último párrafo.

Una pena que el guión sea tan flojo porque los directores sí demuestran tener habilidad y buenas ideas para captar la atención del público y hacerle pasar un mal trago. Ojalá en sus próximos proyectos cuiden más ese aspecto porque, de ser así, pueden ofrecernos ratos de buen cine.

SPOILERS (el que avisa no es traidor):
– Puedo creer que una persona trastornada pueda retener a un lisiado contra su voluntad en una casa apartada y aislada, como sucedía en la mencionada Misery, pero no en un piso de un bloque de viviendas de una gran ciudad, como ocurre aquí. Carlos (el personaje de Hugo Silva), por muy mal que tenga la pierna y por mucha morfina que lleve encima, en cualquier momento puede hacer algo tan simple como soltarse las correas que le sujetan a la cama (las manos no las tiene atadas), asomarse a la venta y pedir auxilio a voces. Y sin embargo, la única vez que se atreve a salir de la cama prefiere irse arrastrando por el pasillo hasta la puerta de entrada aún sabiendo que su «secuestradora» siempre está en casa (y más en ese momento). Todo muy lógico.
– Más delito tiene la hermana pequeña, que ve el percal e incomprensiblemente no llama a la policía desde el primer momento. Por mucho que Carlos diga que no quiere irse y que Montse le está tratando bien, su reacción es absolutamente ilógica conociendo lo violenta que puede llegar a ser su hermana mayor. Pero no conforme con eso, le sigue el juego y se decide a entrar en la casa del «retenido», en la que (¡sorpresa!) se encuentra a la novia de éste. Otra que tal baila, ya que baja a buscarle despechada y sin pedir ayuda ni pensar en que si la «allanadora» está tan asustada y nerviosa será por algo, ¿no?
– Eso por no hablar de otros detalles, digamos más «técnicos», como la habilidad de Montse para desmembrar un cadáver pero dejar todo limpio y recogido en un periquete. O su capacidad para matar a dos mujeres que le sacan una cabeza cada una sin que estas opongan resistencia (por muy desarmadas que estén, ¡son dos contra una! Y el arma de Montse no es de fuego precisamente). Aunque lo mejor de todo es la «ocultación» del padre durante años sin que nadie oyese ni preguntase nada, eso demuestra que Monste era una verdadera artista ya desde niña.

Yo solo quiero protegerte…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.