Boardwalk Empire

BoardwTítulo original: Boardwalk Empire
País: 
Estados Unidos
Duración: 5 temporadas, 56 capítulos (60 mins. aprox. cada uno)
Años: 2010 – 2014
Creador: Terence Winter
Directores: Timothy Van PattenMartin ScorseseBrad Anderson y otros
Reparto: Steve BuscemiKelly MacdonaldShea WhighamGretchen MolMichael ShannonMichael PittJack HustonAleksa PalladinoStephen GrahamVincent PiazzaAnatol YusefMichael StuhlbargMichael K. WilliamsCharlie CoxPaz de la HuertaAnthony LaciuraBobby CannavaleBen RosenfieldPatricia ArquettePaul SparksJeffrey WrightGreg AntonacciWilliam ForsytheDomenick LombardozziChristiane SeidelJulianne NicholsonRon LivingstonMarc PickeringIan HartDominic ChianesePaul CalderonJames Cromwell
Género: Crimen. Cine negro. Thriller. Drama.
Mi puntuación:  8 / 10
.

Canción de los títulos de crédito:

Años de ley seca en Estados Unidos, país que aún sufre la «resaca» de la I Guerra Mundial pero que todavía no ha caído en la gran crisis económica de 1929. Una ciudad al lado del mar llamada Atlantic City, repleta de turistas con ganas de pasarlo bien, sin alcohol… o mejor con él, a ser posible. Un tipo llamado Nucky Thompson, hombre hecho a sí mismo (o «self made man», que dicen los americanos) con la suficiente inteligencia, sangre fría, medios y ambición para proporcionar el preciado licor a los sedientos ciudadanos, siendo así quien «gobierna» realmente la ciudad, apoyado principalmente en su habilidad política y en sus pocos escrúpulos a la hora de recurrir a la violencia (o pedir a otros que la utilicen por él). Y un montón de criminales dispuestos a introducirse o, directamente, a hacerse con su lucrativo negocio.

Eso es lo que narra esta serie de la HBO que finalizó el año pasado tras cosechar incontables premios y reconocimientos. Una historia que nos habla de la lealtad, de la importancia de la familia, del valor del orgullo y la dignidad, de la delgada línea que separa lo ético de lo moralmente censurable pero, sobre todo, de la la ambición, la corrupción, la traición y el ansia de poder. Y es que todos los personajes que veremos en ella tienen de una u otra forma este último ¿defecto?, aunque unos estén dispuestos a hacer cualquier cosa y a costa de quien sea por lograr sus objetivos y otros (los menos) tengan ciertos códigos y valores que limitan sus ambiciones.

Lo más interesante de la serie es, como casi siempre sucede en las de la HBO, el amplísimo abanico de variopintos personajes que veremos en pantalla, todos ellos perfectamente descritos y deliciosamente complejos, sin que haya «buenos» o «malos» y permitiendo al espectador comprender las razones que tienen todos para actuar como actúan. Aparte del mencionado protagonista, un Nucky Thompson que se codea tan bien entre sofisticados políticos que entre barriobajeros matones y que está genialmente interpretado por ese fantástico actor que es Steve Buscemi, encontramos personajes tan bien desarrollados como su hermano menor Eli. Siempre a la sombra de Nucky, algo que le genera no pocos celos, envidia e incluso le lleva a intentar traicionarle para así «superarle», la relación de amor-odio entre ambos Thompson es uno de los ejes centrales sobre los que gira la serie (por cierto, la actuación del poco conocido Shea Whigham también es para quitarse el sombrero).

También tenemos otros personajes tan inolvidables como Gillian Darmody (Gretchen Mol), una mujer bella, manipuladora y ambiciosa, mucho más peligrosa de lo que parece pero emocionalmente muy inestable, cuya historia mejora y mucho con el paso de los capítulos. Su relación con su hijo Jimmy (Michael Pitt) es una de las subtramas más sugerentes de la serie. Y cómo olvidar al que para mí es el personaje más carismático de todos, Richard Harrow, un frío y solitario veterano de guerra que oculta bajo una máscara sus tremendas heridas faciales así como su timidez, un tipo capaz de matar a sangre fría sin titubear pero que, probablemente, sea el único personaje que siempre sigue su (atípico) código moral y no se traiciona a sí mismo en ningún momento (Jack Huston lo interpreta de forma acertadísima, y es que es muy difícil transmitir tanto como él teniendo en cuenta que solo puede usar media cara para expresarse). Margaret (la no tan dócil como parece esposa de Nucky, a la que da vida Kelly Macdonald), Chalky White (el líder de la pujante comunidad negra interpretado por Omar el de The Wire Michael K. Williams), Arnold Rothstein (Michael Stuhlbarg se mete en la piel del refinado mafioso judío, que existió en la realidad), Gyp Rosetti (un matón tan elegante como imprevisible y despiadado, al que da vida un impetuoso Bobby Cannavale), los jóvenes mafiosos Al Capone (Stephen Graham), Lucky Luciano (Vincent Piazza) y Lansky (Anatol Yusef) antes de «saltar a la fama»… son tantos los personajes que podrían protagonizar por sí solos una serie que no puedo poner a todos. El único que no me convence del todo es el agente de policía Nelson Van Alden ya que su evolución durante la serie me resulta muy poco convincente y carente de lógica, aunque sea uno de los protagonistas principales y Michael Shannon lo interprete de forma escalofriante por momentos.

El principal defecto de Boardwalk Empire es que, si habitualmente cuesta encontrarle el punto a las series de la HBO dada la densidad de sus tramas y al gran número de personajes que las protagonizan, esta requiere aún más paciencia de la «normal». Y es que su primera temporada quizás sea la más complicada de seguir de todas, se hace algo pesada a pesar de las buenas sensaciones que deja el piloto dirigido por el gran Martin Scorsese. Las siguientes temporadas también comienzan de forma más bien lenta, pero poco a poco van enganchando y con el paso de los capítulos su interés crece incuestionablemente. La quinta y última temporada, la más corta de todas, introduce un nuevo elemento que la hace ser irregular (los flashbacks que narran la infancia y juventud de Nucky, que son importantes porque sirven para perfilar aún mejor al personaje pero que provocan constantes altibajos de ritmo), aunque sus últimos tres capítulos seguramente sean los más brillantes y salvajes de toda la serie, ya que en ellos se muestra con acierto y sin rodeos el «relevo» que se produjo en el poder del crimen organizado de Estados Unidos a finales de los años 20, con el legendario Al Capone y, sobre todo, Lucky Luciano y Lansky tomando (por la fuerza y sin escrúpulos) el trono que ocupaban Nucky Thompson (aunque sea un personaje de ficción esta basado en la figura de Enoch L. Johnson), Masseria y compañía en distintas ciudades. El ascenso al poder de estos jóvenes y hoy sobradamente conocidos mafiosos es, quizás, la trama mejor llevada y rematada de todas.

Bien realizada, perfectamente ambientada (vestuarios, edificios, etc.), con una música que nos traslada indudablemente a los años 20 y que en no pocas ocasiones afecta a la propia trama, técnicamente es un producto impecable. Peca de cierta frialdad y le falta capacidad para enganchar rápidamente al espectador pero, si este es paciente y le dedica el tiempo que merece, seguramente termine más que satisfecho porque sus tramas se van haciendo cada vez más apasionantes capítulo a capítulo. Sobre todo, si siente una extraña fascinación por todas las historias que tienen que ver con mafiosos… como me pasa a mí.

«Primera regla de la política: nunca dejes que la verdad estropee una buena historia». (Nucky Thompson)Nucky

«Todos los problemas del hombre provienen de su incapacidad para sentarse tranquilamente en una habitación consigo mismo». (Arnold Rothstein)
.
«Nada dice ‘lo siento’ como el dinero». (Arnold Rothstein)

Rothstein

«Que no creas en algo no significa que no sea cierto». (Richard Harrow)

Richard

«Nadie quiere estar en el colegio para siempre». (Meyer Lansky)

Lansky

«¿Que no es algo personal? ¿¡Qué coño es la vida, si no es personal!?».
(Gyp Rosetti)

Gyp

3 espectadores han dejado su opinión

  • Mira que he visto mas de un capitulo en el plus y me ha parecido impresionante por producción y demás. Pero soy incapaz de seguir ninguna serie y eso que las grabo con el iplus ese. Pero nunca las veo mas a allá de capítulos sueltos. Cuidate

    • Pues a mí me pasa todo lo contrario, cada vez me gustan más y, de hecho, llevo una racha en la que estoy viendo bastantes más series que películas. Más allá de la calidad técnica (que cada vez es más alta), creo que me enganchan porque me permiten profundizar más y conocer aún mejor a los personajes que en la mayoría de las películas… y si los protagonistas son interesantes, que en muchas series lo son, pues es un punto importante. Y eso por no hablar de que muchas de ellas cada vez tienen guiones mejor hilados y rematados…
      Saludos!

  • Pingback: Trainspotting – Toma Primera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.