Y el mundo marcha

TheCrowd.

Título original: The crowd
Duración: 1hr 44mins
País: 
EEUU
Año: 1928
Director: King Vidor
Guión: King VidorJohn V.A. Weaver
Reparto: James MurrayEleanor BoardmanBert RoachEstelle ClarkDaniel G. TomlinsonDell HendersonLucy BeaumontFreddie Burke Frederick
Género: Drama.

Mi puntuación:  8 / 10

.
.
Pasada la resaca de los Oscar, los Goya y demás premios cinéfilos, y cansado de ver películas recientes con las que he disfrutado poco o nada, últimamente me estoy dedicando a ver series (cada vez son más originales y diversas y de más calidad, así que hay que aprovechar este gran momento creativo) y algún que otro clásico que tenía pendiente como Y el mundo marcha, que comentaré a continuación.

Dirigida por el prolífico King Vidor hace ya casi 90 años, lo mejor de esta obra es que, a pesar del tiempo que ha pasado, podríamos trasladar su historia a nuestros días prácticamente al pie de la letra porque lo que cuenta es en esencia la vida de cualquier hombre de cualquier país occidental de la era contemporánea: desde sus ilusiones infantiles y sus ambiciosos sueños juveniles hasta su resignación adulta tras ver cómo el paso del tiempo poco a poco va borrando casi toda esa alegría, más aún cuando el destino le golpea con algún trágico suceso. Es decir, lo que de una u otra forma le (o nos) pasa (o pasará) a la mayoría. De ahí que su título original sea ‘La multitud’, aunque la traducción española en este caso me gusta más porque refleja aún mejor el mensaje de la película, que viene a decirnos que por mucho que suframos o por mucho que disfrutemos no somos más que insignificantes granos de arena en una gigantesca playa que seguirá existiendo sin importar lo que nos suceda individualmente (hasta que el inevitable deshielo de los polos o alguna otra catástrofe se la lleve por delante, claro).

Cuestiones «filosóficas» aparte, lo cierto es que la película arranca de forma agradable (que no divertida) mostrándonos los primeros años del protagonista, al que podemos conocer y comprender bastante bien con tan solo cuatro o cinco pinceladas. Una presentación rápida y acertada, aunque también bastante tópica y previsible. Es comprensible que sea así porque quiere presentarnos a alguien «tópico», a un hombre normal y corriente, pero a mí esa primera parte se me ha hecho aburridilla por momentos.

Todo mejora cuando pasan los minutos y el protagonista va cumpliendo años y dándose cuenta de que la vida no va a ser tan bonita como pensaba. Por una parte, su ambición laboral (casi arrogante en no pocas ocasiones) se va tornando en conformismo cuando comprende que sus sueños van a ser solo eso, sueños inalcanzables, y que con poder llevar dinero a casa con el que mantener a su familia es más que suficiente, por mucho que su trabajo le aburra y desmotive totalmente.

Por otra parte, la felicidad inicial también irá desapareciendo de su propia casa y su matrimonio. El amor y la pasión de los años jóvenes darán paso a la rutina, las discusiones aflorarán y se harán cada vez más frecuentes (en parte motivadas por la frustración laboral que el marido descarga en su mujer) y, al final, serán los niños quienes «salven» a la pareja y casi el único motivo por el que se mantenga unida.

¿A que todo esto os suena de algo? Casi se podría hacer un remake del filme tal cual cambiando únicamente el rol de la mujer en la familia (y en la sociedad), ya que por fortuna ha ido dejando de ser únicamente el apoyo del marido, la cuidadora de la casa y la criadora de los niños para tener más «vida propia», algo que no sucedía en los años 20 en los que se ambienta la película.

Si el filme durase unos 15 minutos menos me habría parecido prácticamente redondo, pero hay algunas situaciones un tanto repetitivas y otras, como un terrible accidente, que aunque impacten al espectador y afecten al desarrollo de la historia no habrían sido necesarias para transmitir la misma idea de forma menos forzada. Por lo demás (su mensaje, que puede parecer triste o resignado pero yo lo llamaría realista porque también deja hueco para mostrar esas alegrías puntuales que nos ayudan a soportar las rutinas diarias, la expresiva y visualmente innovadora forma en que están mostradas algunas situaciones, la crítica que hace del ‘sueño americano, etc.), creo que merece el calificativo de «obra maestra del cine mudo» que muchos críticos le han dado.

SPOILER:

Quizás lo que más me haya gustado de todo sea esa especie de paradoja por la cual el protagonista acaba trabajando en algo de lo que se reía despectivamente años atrás. Es más, de hecho hasta disfruta en ese trabajo que antes veía como algo humillante, con lo que supongo que Vidor nos querría decir que no todo el mundo debería perseguir las metas que nos marca la sociedad o buscar el éxito donde nos dicen que hay que buscarlo, sino que cada uno debería seguir su propio camino sin pensar en si lo que hace está mejor o peor visto socialmente, teniendo en cuenta únicamente qué es lo mejor para su propia felicidad y la de su familia. Aunque esto sea algo, por desgracia, muchas veces imposible de conseguir.

La multitud ríe contigo siempre, pero llora a tu lado solo un día.

2 espectadores han dejado su opinión

  • Sí señor, hay veces que hay que variar ritmos entre películas recientes y antiguas. A mí me pasa cuando tengo que hacer el repaso para las listas del año, que luego me tiro un mes sin ver pelis posteriores a los setenta. ‘Y el mundo marcha’ me resultó sorprendente en su acidez crítica y su humanismo contrapuesto al materialismo del sueño americano. A partir de los cincuenta, tardaría mucho Hollywood en desarrollar una mirada madura y escéptica sobre el tema.

    • Probablemente el próximo clásico que vea sea ‘Harakiri’, y más después de ver lo bien que has hablado de ella en tu blog recientemente 😉
      Aunque ahora estoy enganchado a series que tenía pendientes como ‘Boardwalk Empire’, así que he reducido bastante mi dosis semanal de cine…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.