La teoría del todo

TheoryPost.

Título original: The theory of everything
Duración: 2hrs 3mins
País: 
Reino Unido
Año: 2014
Director: James Marsh
Guión: Anthony McCarten
Reparto: Eddie RedmayneFelicity JonesCharlie CoxMaxine PeakeHarry LloydSimon McBurneyEmily WatsonDavid ThewlisFrank Leboeuf
Género: Biográfico. Drama. Romántico.

Mi puntuación:  6 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

El pasado viernes se estrenó, además de Whiplash, otra de las flamantes nominadas al Oscar a la mejor película de 2014: La teoría del todo. Basada parcialmente en las memorias escritas por Jane Hawking (Felicity Jones), ex-esposa de Stephen Hawking (Eddie Redmayne), el filme narra su relación con el famoso científico británico centrándose principalmente en su juventud, la etapa en la que Stephen comenzó a labrarse el respeto y la admiración de colegas de profesión mucho más veteranos que él a la vez que empezaba a padecer una progresiva esclerosis que le postraría en una silla de ruedas para el resto de su vida pero que, pese a mermarle casi todas las capacidades físicas y motrices, no le ha impedido seguir desarrollando nuevas teorías científicas ni exponerlas en público.

Lo cierto es que la película me ha parecido casi lo «contrario» que la mencionada Whiplash: académicamente impecable pero sin capacidad alguna para dejar poso en el espectador, al estar narrada de forma tan solvente como poco novedosa y, por tanto, apenas diferenciable de tantos otros filmes biográficos. Bueno, quizás el tono con el que está contado todo sea un poco más triste y menos complaciente con el personaje protagonista que en la gran mayoría de películas de este tipo, eso sí hay que concedérselo.

También tengo que reconocer que su comienzo sí que me ha gustado bastante, tanto en su vertiente romántica (la forma en que comienza la relación entre los protagonistas, cómo se va afianzando su convivencia o cómo luchan, sobre todo ella, por sobrellevar el fuerte impacto que les produjo la noticia de la grave enfermedad degenerativa que padecía Stephen), como en la «científica» (aunque no se le saca mucho jugo a esta faceta, podría haber tenido mucha más importancia en la historia)  y en su aspecto dramático (es difícil no sentir lástima al ver cómo un muchacho tan joven se ve privado de prácticamente todo tan repentinamente). Y la verdad es que podría haber sido mucho más manipuladora sentimentalmente hablando de lo que es, teniendo entre manos una historia tan trágica como la de Hawking.

Pero aún así, conforme avanzan la película y la enfermedad, el impacto inicial va quedando en el olvido y todo se vuelve demasiado rutinario. Los problemas de pareja, las aventuras extramatrimoniales y todos los demás acontecimientos se pueden predecir con facilidad, nada sorprende y eso hace que probablemente dentro de un tiempo apenas recuerde gran cosa de ella… salvo las actuaciones de la pareja protagonista. Eso sí que es inolvidable, lo mejor de la película sin duda alguna. El pelirrojo Redmayne ya venía apuntando maneras desde hace algún tiempo (aquí mismo ya escribí buenas cosas de él tras su actuación en Los miserables), pero este papel es el que le va a consagrar definitivamente como un actor a seguir. No se limita solo a repetir los gestos y las posturas del famoso científico sino que es capaz de hacerte sentir su dolor, su frustración inicial y su coraje posterior; es decir, humaniza al icono público con una facilidad pasmosa y convincente. El próximo Oscar al mejor actor lleva grabado su nombre, tal como lo llevó el Globo de Oro, y más aún sabiendo cuánto gustan en la industria americana este tipo de papeles. Pero tampoco debemos obviar la gran labor de Felicity Jones, prácticamente una desconocida para mí (repasando su trayectoria compruebo que he visto tres películas en las que aparece pero apenas la recordaba, así que mucho no me había impactado hasta ahora) que consigue el casi imposible logro de no quedar eclipsada ante la soberbia actuación de su compañero de reparto y es capaz de brillar con luz propia en todas sus apariciones en pantalla. Tanto su alegría como su sufrimiento te llegan, te conmueven y hacen que te solidarices totalmente con su sufrido personaje.

En definitiva, es una película que se ve sin problemas y, de hecho, diría que «hay» que verla por las magníficas actuaciones de la pareja protagonista. Además, es técnicamente intachable, tiene una interesante historia de superación que contar y no es manipuladora ni busca la lágrima fácil, así que suma unos cuantos puntos a su favor nada desdeñables. Pero, a pesar de ello, todo suena a muy visto así que, con el paso de los minutos, el interés inicial se va diluyendo y el espectador, o al menos yo, aburriendo. Y por eso me parece, sin ser ni mucho menos mala, la más floja de las candidatas al Oscar a mejor película que he visto hasta ahora, a falta de que se estrenen Selma y El francotirador.

La cosmología es un tipo de religión para ateos inteligentes.
.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.