Mis películas “navideñas” favoritas (III): El día de la bestia

DíaBestia.

Duración: 1hr 43mins
País: 
España
Año: 1995
Director: Álex de la Iglesia
Guión: Jorge GuerricaechevarríaÁlex de la Iglesia
Reparto: Álex AnguloSantiago SeguraArmando De RazzaTerele PávezNathalie SeseñaMaria Grazia CucinottaJimmy BarnatánEnrique VillénJavier ManriqueRamón AgirreAntonio DechentSaturnino GarcíaAntonio de la Torre
Género: Comedia negra. Terror. Acción.

Mi puntuación:  8,5 / 10

.

A pesar de la tendencia al exceso que suele lastrar los tramos finales de todos sus filmes y de la evidente irregularidad que le lleva a alternar momentos de puro y gozoso cine con otros prácticamente ridículos en sus obras, creo que Álex de la Iglesia es uno de los más talentosos autores que han surgido en nuestro país en los últimos 25 años. Su originalidad y creatividad están fuera de toda duda, y su irrupción a mediados de los 90 supuso todo un soplo de aire fresco en un cine patrio que no destacaba precisamente por la variedad de temas o géneros de sus películas.

El día de la bestia es (y seguramente será) su obra más redonda y recordada. Por su pretendidamente fea y desagradable apariencia (Madrid nunca resultó tan repulsiva en el cine), por sus extravagantes personajes, por el puñado de escenas inolvidables que contiene (especialmente recordada es la del cartel de Schweppes de la Gran Vía), por su contundente banda sonora (merece una «entrada musical», la haré en breve) o por su surrealista historia, entre otras cosas.

Una historia protagonizada un cura bonachón (fantástica actuación del malogrado Álex Angulo) que cree que el 25 de diciembre de 1995 el Anticristo nacerá en Madrid y que, para descubrir en qué parte de la ciudad tendrá lugar tan infausto acontecimiento y evitar que se produzca, intentará entrar en contacto con el demonio. Para conseguirlo cambiará radicalmente su comportamiento, realizando malas acciones allá por donde va, contactará con un heavy «de Carabanchel» llamado José María (a quien da vida un desternillante Santiago Segura que por aquel entonces apenas era conocido, por fortuna, y no se dedicaba a hacer negocio del cine sino a intentar demostrar el buen talento que tenía para hacer reír) y buscará la ayuda de un famoso vidente que aparece por televisión, el profesor Cavan (Armando De Razza). Atractivo punto de partida, ¿no?

Con un sentido del ritmo extraordinario y una capacidad narrativa incuestionable, el realizador vasco nos lleva por callejones oscuros y pensiones de mala muerte en busca del mentado Anticristo sin darnos un momento de respiro y enganchándonos completamente a la trama. Tan solo flojea un poco en su tramo final ya que, como es habitual en él, cae en los excesos de los que hablaba al principio de la entrada. Pero en esta ocasión las secuencias exageradas y caóticas no lastran tanto a la película como en otras ocasiones, y de hecho casan bastante bien con el espíritu de la cinta, entre alucinógeno, grotesco, gamberro y burlón.

Los «esotéricos televisivos», los videntes, los curanderos, los imbéciles ingenuos espectadores que se creen lo que todos estos dicen como borregos, la Iglesia y sus creyentes. Todos quedan retratados por un afilado guión que destila humor negro y mala leche a raudales, escrito a cuatro manos por de la Iglesia y su habitual colaborador Jorge Guerricaechevarría. Ni los entrañables(?) heavys se salvan de la quema, y es que aquí hay leña para todos. Otro punto más para la película.

En definitiva, Álex de la Iglesia nos regaló todo un desfase y una experiencia cinematográfica inolvidable, un derroche de imaginación, pura evasión y divertimento sin prejuicios ni absurda «corrección política». Hay pocos filmes más recomendables para ver el día de Navidad, aunque no precisamente en familia, y alejarse de tanto buen rollo y tanto buen deseo que abunda estos días (¿el resto del año qué pasa?). Una de mis películas españolas favoritas, sin duda.

¡Mire Padre, mire cómo vuelo! ¡¡Como los ángeles!!

6 espectadores han dejado su opinión

Responder a JVilloria Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.