Tusk

TuskPost.
Título original:
 Tusk
Duración: 1hr 41mins
País: 
Estados Unidos
Año: 2014
Director: Kevin Smith
Guión: Kevin Smith
Reparto: Justin LongMichael ParksGénesis RodríguezHaley Joel OsmentJohnny DeppHarley Quinn SmithLily-Rose Melody DeppHarley MorensteinRalph GarmanJennifer Schwalbach Smith
Género: Comedia. Terror. Thriller.

Mi puntuación:  4 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Un joven y exitoso podcaster (Justin Long) que se dedica a hablar de gente friki, de vídeos raros o graciosos que circulan por la web y de otras cosas similares en su programa, acude a entrevistar a un anciano (Michael Parks) con muchas historias que contar de su época como marinero, según reza una nota que el propio hombre ha dejado en un tablón de un bar. Lo que el joven no espera es que el tipo tenga una enfermiza fijación por las morsas ni que su verdadera intención sea secuestrarle para hacerle partícipe de un macabro experimento.

Hay que reconocer que la idea de partida es cuanto menos curiosa y que de ella podría haber salido una atípica combinación de comedia desternillante y terror macabro, al ser concebida por la original y estrambótica mente de Kevin Smith. Sin embargo, no consigue ni lo uno ni lo otro y se queda a medio camino de todo, ya que apenas provoca alguna ligera sonrisa (abundan sobre todo los chistes y gags zafios sobre el sexo, un tema recurrente en la filmografía de Smith que casi siempre ha tratado con ingenio, al contrario de lo que sucede en esta ocasión) y de miedo nada de nada, si acaso cierta repulsión en algunas escenas e inquietud en otras (sobre todo durante las conversaciones de la cena en la que se conocen los dos personajes centrales, seguramente los mejores instantes del filme).

Y es que la mezcla de ambos géneros está torpemente presentada, comenzando como una comedia gamberra (pero sin gracia, como ya he dicho), para después intentar adentrarse en el terror (un poco más logrado ya que al menos hay situaciones que generan un mínimo desasosiego) y un rato más tarde volver a cambiar completamente su sentido adoptando de nuevo una vis que pretende ser cómica sin demasiado éxito, sobre todo con la aparición del estrafalario investigador que interpreta un irreconocible Johnny Depp. Smith parece querer introducir incluso elementos de los thrillers policíacos o de las «películas de investigación» a través de la búsqueda que emprenden la novia del protagonista, su compañero podcaster y el mencionado personaje de Depp, aunque no pasa de ser un burdo intento que no puede ser tomado demasiado en serio.

De no ser por la presencia de un siempre inquietante Michael Parks (aunque para mi gusto en Red State, la anterior obra de Kevin Smith, lo hizo aún mejor), el descalabro hubiera sido aún mayor porque, además de todo lo comentado, el protagonista es realmente insufrible (quizás sea culpa del actor que le da vida, Justin Long). También despierta cierta curiosidad la aparición de un Johnny Depp tan maquillado y disfrazado que se parece físicamente más a Robert De Niro que a sí mismo, pero por desgracia su personaje es poco menos que prescindible. Lo cierto es que «rarezas» no le faltan a la película, porque además de su poco convencional argumento y de la presencia semioculta de Depp, también tiene su aquel ver al «niño de El sexto sentido« (Haley Joel Osment) con barba y un buen puñado de kilos de sobrepeso, o descubrir que el cantante venezolano El Puma tiene una hija tan espectacular como lo es Génesis Rodríguez (que interpreta a la novia del protagonista). Por cierto, las hijas de Johnny Depp y del propio Smith también hacen una pequeña aparición como cajeras de un supermercado y además serán las protagonistas de la próxima película del director, aparentemente un spin-off de sus personajes que ojalá sea una especie de Clerks protagonizado por mujeres (aunque me da que esto es mucho pedir).

En fin, que Kevin Smith sigue dando tumbos. Una pena porque parecía que en Red State apuntaba cierta mejoría tras casi una década de proyectos decepcionantes en la que tan solo hizo una película realmente salvable que ni siquiera era una idea original, ya que se trataba de la secuela de su ópera prima Clerks (el resto de sus trabajos fueron la ridícula Vaya par de polis, la simplemente pasable ¿Hacemos una porno? o la almibaradísima e indigesta Jersey girl). Parece imposible que algún día pueda recuperar de nuevo su mejor versión, esa que mostró en los 90 en obras como la mentada Clerks (que nos hizo reír a carcajadas a muchos y le colocó con todo merecimiento como uno de los directores y guionistas con más futuro del cine estadounidense), Persiguiendo a Amy o Dogma. Solo tiene 44 años y muchas ideas en mente (y en marcha), pero lamentablemente ya son demasiados intentos fallidos como para poder esperar gran cosa de sus próximas películas. Esta Tusk, por cierto, llegará a nuestros cines el próximo mes de febrero si no hay retrasos de última hora (algo no descartable).

¡¡¡No quiero morir en Canadá!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.