Las Tortugas Ninja

TMNTPos.
Título original:
 Teenage Mutant Ninja Turtles
Duración: 1hr 41mins
País: 
Estados Unidos
Año: 2014
Director: Jonathan Liebesman
Guión: Josh AppelbaumAndré NemecEvan Daugherty
Reparto: Megan FoxWill ArnettPete PloszekAlan RitchsonNoel FisherJeremy HowardTohoru MasamuneWilliam FichtnerMinae NojiPaul FitzgeraldWhoopi Goldberg
Género: Superhéroes. Acción. Aventuras.

Mi puntuación:  5,5 / 10

.

Una de mis series favoritas de dibujos animados fue Las Tortugas Ninja. Quizás mucha gente de mi generación (nacidos a mitad de los 80) no la recuerde con tanto cariño como a Dragon Ball, Oliver y Benji o Los caballeros del Zodiaco, (no hay más que ver las puntuaciones medias que tienen unas y otras en FilmAffinity, aunque en IMDb su media es mucho más alta), pero es incuestionable que esta fue una de las series más emblemáticas de finales de los 80 y principios de los 90. No era raro ver por la calle a niños con camisetas de las cuatro tortugas, las bolsas de patatas y snacks regalaban pegatinas y pósters de ellas y algunas de las figuras de juguete más vendidas en Navidades eran las de Leonardo, Raphael, Donatello o Michaelangelo. Reconozco que yo tuve en casa un buen puñado de ese merchandising, y es que estaba totalmente enganchado a las andanzas de las tortugas mutantes, su maestro Splinter, la atractiva (si es que un dibujo animado puede serlo) periodista April O’Neill y el malvado Shredder.

El éxito y fama de la serie propició que durante los 90 las tortugas dieran el salto al cine en una saga de películas que en mi opinión estaban a kilómetros del encanto que tenían los dibujos animados. Esa fue su época de mayor auge, pero en el nuevo siglo sus historias seguían vendiendo y surgió una nueva versión de la serie, con dibujos más «modernizados» (y peores), así como un filme animado bastante decepcionante. Por eso los fans esperaban (o esperábamos) la nueva versión prevista para este año con tantas ganas como escepticismo, aunque la presencia de Michael Bay como productor al menos garantizaba que efectos especiales y espectáculo no iban a faltar, quizás más bien al contrario viendo los gustos del director de Transformers o Armageddon. Lo cierto es que, una vez vista, me parece la mejor película que se ha hecho sobre las tortugas, aunque tampoco es que sea nada del otro mundo.

Como era de esperar la trama no es en absoluto original y sigue las pautas mil veces vistas en filmes «de superhéroes»: un malvado hombre, en este caso Shredder, intenta adueñarse de la ciudad pero un, o unos en esta ocasión, misteriosos justicieros, las Tortugas Ninja, lo intentarán impedir por todos los medios. Como también era previsible, todo se resuelve de la misma manera en que suelen resolverse prácticamente todas las películas de este tipo, con una larguísima pelea final que decidirá cuál de los dos bandos gana. Ese guión tan esquematizado (que tres personas hayan cobrado por escribir algo tan simple es inexplicable) queda compensado en buena parte por las logradas secuencias de acción y por un puñado de escenas trepidantes a la par que divertidas, como por ejemplo la de la persecución por la ladera de una montaña nevada, frenética pero salpicada constantemente de dosis de humor.

Un humor quizás un tanto infantiloide pero que no desentona en absoluto ni llega a caer en el ridículo en ningún momento, y que además fortalece la impresión que da el filme de haber sido concebido como un palomitero pasatiempo sin mayores pretensiones. Esto puede parecer poco loable, pero yo lo aprecio porque cada vez son más las películas de este estilo que no son conscientes de su ligereza y se dedican a poner en boca de sus personajes frases grandilocuentes, reflexiones supuestamente profundas y otras ínfulas de todo tipo.

Tampoco esperéis unas grandes actuaciones, más que nada porque Megan Fox (en el papel de la reportera April O’Neill) es su principal estrella y sí, la chica es impresionante, pero sus dotes como actriz van poco más allá de ser capaz de soltar cuatro o cinco gritos de angustia. Mejor están las tortugas, no sé si por mérito de los actores, del ordenador o del guión (o por la mezcla de las tres cosas), pero lo cierto es que cada una tiene una personalidad bien diferenciada y bastante fiel a la que tenían en la mítica serie de dibujos animados: Leonardo el líder y estratega, Donatello el inteligente y hábil con los «aparatos» de todo tipo, Raphael el orgulloso e individualista y Michaelangelo el graciosillo y despreocupado. Cuando no están presentes en pantalla el interés de la película decae totalmente, ellas son la única razón de ser del filme y la verdad es que en este aspecto de mantener el espíritu original con el que las crearon Peter Laird y Kevin Eastman, la película cumple con nota (a pesar de las gafas que se han inventado para hacer aún más nerd a Donatello y algún que otro detalle sin demasiada importancia).

En definitiva, hay un buen puñado de opciones infinitamente mejores en la cartelera, pero no es en absoluto el desastre de película que uno podría temer antes de verla. Al menos yo he pasado un rato tan entretenido como olvidable con ella, y sin tener que aguantar delirios de grandeza de sus realizadores, perfectamente conscientes de estar creando un producto de «consumo rápido» y no una obra para la posteridad (repito que cada vez hay más directores o productores que no parecen tenerlo tan claro, así que tiene su mérito). No es el tipo de cine que me gusta ver a diario, pero de vez en cuando no viene mal alguna propuesta ligera como esta, y más si te hace rememorar tiempos pasados con una sonrisa. De ahí mi aprobado.

¡¡¡Cowabunga!!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.