Locke

LockePst.

Título original: Locke
Duración: 1 hr 24 mins
País: 
Reino Unido
Año: 2013
Director: Steven Knight
Guión: Steven Knight
Reparto: Tom Hardy, Olivia ColmanRuth WilsonTom HollandBill MilnerAndrew ScottBen DanielsAlice Lowe
Género: Drama. Thriller.
Web oficial: http://locke-movie.com/

Mi puntuación:  7,5 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Uno de los estrenos del verano que más ganas tenía de ver era esta mezcla de thriller y drama que nos cuenta la historia de un competente jefe de obra, Ivan Locke, que la noche antes de realizar el trabajo más importante de su carrera recibe una noticia que pondrá patas arriba su modélica vida y que la hará enfrentarse a una difícil decisión.

Lo primero que hay que destacar es la capacidad que tiene Steven Knight, guionista y director de la cinta, para enganchar al espectador en una aparentemente simple historia desde el primer momento y no soltarle hasta el final de la misma. Y lo logra solo a base de diálogos telefónicos, escenas de conducción nocturna y la aparición en pantalla de un único actor (Tom Hardy, del resto de intérpretes que figuran en el reparto tan solo escucharemos sus voces), intrigándonos al principio sin saber ni quién es ni a dónde va Ivan Locke ni por qué parece estar tan preocupado, y dándonos información sobre todo a ello poco a poco a través de las conversaciones que mantiene con su esposa, sus hijos o sus compañeros de trabajo, entre otros, que escuchamos mientras conduce como si éstas se sucedieran (casi) a “tiempo real”.

A través de esos diálogos descubrimos cuál es el drama de un hombre que parece ser honesto, decidido, trabajador y de noble corazón, pero que ha cometido un error que puede destrozar su vida por completo y lo asume y afronta como pocos harían. Su historia da que pensar, y seguro que muchos os cuestionaréis mientras la veis si vosotros actuaréis como él a pesar de que las consecuencias seguramente sean catastróficas. ¿Hacer lo ética y moralmente correcto a pesar de que eso pueda dañar a quienes te rodean (y a ti más que a nadie) o ignorarlo de forma práctica y conveniente para todos? En un caso así, yo tendría muchas dudas. Pero es una de las mejores cosas de la película, que aunque en ella no “pase” mucho, sí se dicen bastantes cosas y se plantean cuestiones realmente trascendentales. Los conceptos de culpabilidad, redención, perdón, integridad y asunción de errores sobrevuelan constantemente la historia.

Aunque sin un actor tan inmenso como Tom Hardy la función podría haber quedado en muy poca cosa o haber aburrido soberanamente al público. Y es que el intérprete británico es el principal responsable de que nos enganchemos tan fácilmente a la historia de su personaje y suframos su desdicha con él, ya que transmite su angustia a la perfección pero sin caer en una actuación ni demasiado emotiva ni muy lacrimógena en ningún momento. Su Ivan Locke es un buen tipo pero práctico, que medita todas sus acciones y por ello no se altera en exceso casi en ningún momento, y Hardy así lo representa sin caer en la frialdad, logrando un equilibrio perfecto entre contención y expresividad. Toda una muestra más del descomunal talento que tiene el actor, que va mucho más allá de transformaciones físicas como las que mostró en El Caballero Oscuro: La leyenda renace, Bronson o esa pequeña obra de culto que es Warrior, y que para mí es uno de los tres o cuatro nombres que hay que seguir más de cerca en los próximos años (antes de que finalice 2014 aún podremos verle en la prometedora The drop y en Child 44, y el que viene en la nueva entrega de Mad Max y en The revenant, con Leonardo DiCaprio y a las órdenes de Alejandro González Iñárritu, así que espero que no me deje en mal lugar).

Locke4

Solo le he visto un par de puntos flojos a la película, sin los cuales podría haber sido uno de los estrenos del año sin duda alguna. El primero, y quizás el menos importante, es el factor “casualidad”: parece difícil de creer que tantos hechos y llamadas trascendentales se sucedan de forma tan ordenada, como si siguieran un guión, y en un margen de apenas hora y media (como ya he dicho, la historia parece narrada en “tiempo real”). Pero no me parece un gran lastre porque, al fin y al cabo, estamos ante un drama de ficción y, además, los diálogos y reacciones del protagonista y sus interlocutores me parecen perfectamente creíbles. El segundo, aparentemente menos relevante pero para mí más grave, son las conversaciones imaginarias que mantiene el protagonista con su difunto padre. Esto sí me parece un desacierto importante porque no casa para nada con el resto de aspectos de la personalidad de Ivan Locke (me cuesta creer que un tipo tan sensato y con la cabeza tan aparentemente bien amueblada pueda soltar esos rencorosos discursos “a” alguien ya fallecido) y además son escenas que no aportan gran cosa a la película, aunque su idea sea claramente la de dar mayor sentido a la decisiones que toma el personaje, cosa que en mi opinión no hacía falta y menos de esta torpe manera.

Pero, pese a ello y al extraño sabor que me ha dejado su cierre (abierto y un tanto repentino, a pesar del escaso metraje del filme), me ha parecido una recomendable película que se ve de un tirón ya que es corta y engancha, que resulta tan tensa como dramática y que además plantea una serie de cuestiones que tienen bastante miga. Eso sí, si decidís verla tiene que ser sabiendo lo que os vais a encontrar: diálogo, diálogo y más diálogo, así que si no os gustan las películas así mejor ved otra. A mí, este tipo de filmes me suelen gustar y mucho.

Me gustaría saber que no estoy conduciendo en una sola dirección.
.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.