Grandes actrices: Grace Kelly

Kelly.

Premios y nominaciones destacables:

– Ganadora del Oscar a la mejor actriz principal por La angustia de vivir (1954).
– Nominada al Oscar a la mejor actriz de reparto por Mogambo (1953).
– Ganadora de 3 Globos de Oro, dos por Mogambo (1953) y La angustia de vivir (1954) y otro honorífico, llamado Henrietta Award, por ser la «Actriz favorita del cine mundial» en 1956.
– Nominada a 2 premios BAFTA a la mejor actriz extranjera por Crimen perfecto (1954) y La angustia de vivir (1954).

.

.

Breve biografía:

Nació el 12 de noviembre de 1929 en Philadelphia (Pennsylvania, EEUU). Su familia era de ascendencia irlandesa y su padre, John Brendan Kelly, fue uno de los remeros más exitosos de la historia de Estados Unidos ya que ganó tres medallas de oro en tres Juegos Olímpicos distintos. Uno de los hermanos de Grace siguió los pasos del padre y también ganó una medalla de bronce en remo en unas Olimpiadas; ella, por su parte, sintió interés por la actuación desde pequeña  y por eso, tras graduarse en 1947, se marchó a estudiar Arte Dramático a Nueva York, donde trabajó como modelo hasta que consiguió debutar en Broadway en 1949. A pesar de ese logro, su verdadero deseo era el de trabajar como actriz de cine, por lo que se mudó a Los Ángeles. En 1951 participó en el filme Catorce horas en un breve papel, pero logró llamar la atención en Hollywood y durante los siguientes años no le faltaron ofertas. Su carrera estaba en pleno auge a mitad de los años 50 hasta que conoció al Príncipe Rainiero III de Mónaco, con quien inició un romance que derivó en un mediático matrimonio el 16 de abril de 1956 (momento en el que tuvo que dejar su trabajo como actriz) y con quien tuvo tres hijos: Carolina, AlbertoEstefanía.
El 14 de septiembre de 1982,  con tan solo 52 años y mientras conducía por una carretera de las afueras de Mónaco, sufrió un infarto que provocó un accidente en el que perdió la vida. No son pocos los que afirman que su matrimonio pudo ser promovido por el magnate griego Onássis para promocionar al Principado, en el que tenía importantes inversiones, y que Kelly no llevó nada bien el cambio de vida de actriz (con fama de seductora y juerguista, además) a la de princesa que tenía que pasar casi todo el tiempo entre palacios y viajes sin ningún otro entretenimiento, por lo que su dieta empeoró considerablemente y probablemente fuera la causa del infarto. Aunque simplemente son eso, rumores de los que su veracidad no está en absoluto comprobada.

Carrera cinematográfica: Grace

Como ya hemos visto, en 1951 logró su primera aparición en una película, Catorce horas. Fue un pequeño papel pero le sirvió para darse a conocer en la industria y así aspirar a a otros más importantes. De hecho, el año siguiente fue elegida para interpretar a la esposa de Gary Cooper en el western Solo ante el peligro, film que se hizo muy popular al poco de estrenarse y ella también gracias a él. Así, un año más tarde protagonizó el triángulo amoroso de Mogambo junto a los reputados Clark Gable y Ava Gardner, logrando estar a su altura y obteniendo una nominación al Oscar a la mejor actriz de reparto. Su consagración definitiva vino de la mano de Alfred Hitchcock, quien en 1954 le permitió protagonizar Crimen perfecto  junto a Ray Milland y La ventana indiscreta con el gran James Stewart. Fue sin duda el mejor año de su carrera, ya que además del cariño que recibió del público también obtuvo el reconocimiento de la propia industria, culminando en el Oscar a la mejor actriz que se llevó por su trabajo en La angustia de vivir. Ese mismo año aún tendría tiempo de participar en otras dos películas, Fuego verde y Los puentes de Toko-Ri, y de empezar a rodar una tercera con Hitchcok y Cary Grant, Atrapa a un ladrón. Aunque ella no lo sabía, este filme supuso el principio del fin de su vida como actriz ya que durante su rodaje en la Riviera Francesa visitó por primera vez el que terminaría siendo hogar, Mónaco. Según parece, durante la grabación de la película el Príncipe Rainiero ya mostró su interés en la actriz, pero no se pudieron conocer hasta el año siguiente durante el Festival de Cannes, al que Kelly acudió para presentar la ya mencionada La angustia de vivir. No pasaron muchos meses hasta que ambos contrajeron matrimonio en 1956, y con él concluyó su breve carrera. Aunque antes de la boda aún tuvo tiempo de participar en dos películas más, las «proféticas» (ya que encarnaba a personajes aristocráticos en ambas) El cisne y Alta Sociedad, y años después de ella intentó trabajar de nuevo con Hitchcock en Marnie, la ladrona, algo que finalmente no consiguió por la oposición de la familia real.

_________________

Hoy se estrena en nuestro país la esperada (y vapuleada por la crítica tras su reciente pase en el Festival de Cannes) película sobre la vida de uno de los mayores mitos de la época dorada de Hollywood. Más concretamente, el filme se centra en la etapa en la que la actriz tuvo que aprender a comportarse como princesa dejando de lado su vida anterior como intérprete. Este cambio supuso por un lado su consagración definitiva como icono popular, pero por otro hizo que no pocos cinéfilos y críticos infravalorasen su talento artístico y considerasen que el cine perdió poco con su temprana retirada, algo con lo que yo no estoy en absoluto de acuerdo. Y es que su abandono se produjo en un momento en el que su carrera iba claramente al alza y contaba con un futuro francamente prometedor. No olvidemos que por aquel entonces tan solo tenía 26 años y ya había ganado un Oscar y dos Globos de Oro por sus trabajos y que, a pesar de cierto encasillamiento en sus papeles, había dado muestras de ser capaz de interpretar con solvencia otro tipo de personajes. ¿Que hubo actrices de mayor nivel en su época? Probablemente. Pero de lo que no hay duda es de que verla en pantalla es un auténtico placer en todos los sentidos, ya que pocas intérpretes combinaron tan perfectamente talento, elegancia y belleza como lo hizo ella

Ficha en IMDb

 

CINCO PAPELES INOLVIDABLES:

KellyCountryGeorgie Elgin (La angustia de vivir, 1954)
El papel que le valió su único Oscar fue el del personaje que más matices tuvo de todos los que interpretó durante su carrera. Una mujer aparentemente dominadora y posesiva que presionaba a su marido hasta el punto de convertirlo en un tipo inseguro que buscaba constantemente su aprobación, aunque a medida que transcurría la trama se demostraba que el personaje de Kelly en el fondo era una esposa fiel y luchadora como pocas. Su determinación en algunas escenas y sus «derrumbes» emocionales en otras robaron el protagonismo a los más expermientados Bing Crosby y William Holden, convirtiéndose en la dueña de este recomendable drama que toca temas tan interesantes como la autoestima, la lealtad o las adicciones.
.

Margot Wendice (Crimen perfecto, 1954)KellyDial2
La primera vez que se puso a las órdenes de Hitchcock fue para dar vida a una adinerada mujer que engañaba con otro a su marido, quien tras percatarse de ello trazaría un plan para asesinarla y heredar su dinero. La actriz cargó con buena parte del peso de esta obra maestra del suspense, aguantando a la perfección los numerosos primeros planos de la cámara del director británico y logrando hacer que los espectadores sufrieran con y por ella. Loable también su capacidad de expresar con una simple mirada la evolución de su personaje: al comienzo del filme mira con desafío, casi desprecio, a su marido pero, tras el suceso clave de la película, ese desdén se torna en desamparo, en búsqueda de ayuda y de protección.
.

KellyRear2Lisa Fremont (La ventana indiscreta, 1954)
En su segundo trabajo a las órdenes de Alfred Hitchcock, Kelly se metió en el rol de la joven, atractiva y elegante novia del protagonista (James Stewart), una chica educada y culta de la alta sociedad. La mujer perfecta, en definitiva, que sin embargo tenía que ver cómo su novio quería alejarse un tanto de ella por miedo al compromiso, y eso a pesar de que ésta estaba dispuesta a renunciar a sus comodidades y cambiar de vida por estar siempre junto a él. Como vemos, esta Lisa Fremont era un personaje que calzaba a la perfección con la imagen sofisticada de la actriz, por lo que su trabajo en el filme difícilmente podría haber sido más convincente.
.

Linda Nordley (Mogambo, 1953)KellyMogambo
Aunque ya había tenido un papel importante en Solo ante el peligro junto a Gary Cooper, su primera gran oportunidad para lucirse le llegó en esta película de John Ford. En ella interpretaba con convicción y desparpajo a la joven esposa un antropólogo con el que viajaba a África para estudiar las costumbres de los gorilas, un viaje en el que la chica se vería envuelta en un triángulo amoroso con un imponente cazador interpretado por Clark Gable y una exhuberante mujer interpretada por Ava Gardner. A pesar de el renombre de sus compañeros de reparto, Grace no desentonó lo más mínimo e incluso fue capaz de eclipsar por momentos al «animal más bello del mundo» (así es como se conocía a Ava Gardner en Hollywood).
.

Francie Stevens (Atrapa a un ladrón, 1955)
En su tercera y última colaboración con Hitchcock, se metió en la piel de una rica americana que viajaba a la Riviera Francesa con su madre por placer, y que tras su aspecto tímido y su cara de niña buena ocultaba a una joven inteligente, atrevida y con ganas de darle mayor emoción a su acomodada vida, capaz de dejar sin palabras incluso a un tipo tan lenguaraz como el veterano ladrón de joyas que interpretaba Cary Grant. Los duelos dialécticos entre ambos, cargados de ironía y sagacidad (sello habitual de Hitchcock) pero también de una evidente tensión sexual (ambos actores vivieron un romance durante el rodaje) son lo mejor del filme, sin duda. Además, y aunque sea difícil elegir, puede que esta sea la película en la que más radiante y seductora la veremos en pantalla.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.