Grandes actores: John Cazale

John Cazale, Al Pacino.

.

Premios y nominaciones destacables:

– Nominado al Globo de Oro al mejor de reparto
por Tarde de perros (1975).

 

.

Breve biografía:

Nació el 12 de agosto de 1935 en Boston (Massachusetts, EEUU) en el seno de una familia de raíces italianas e irlandesas, y su nombre completo fue John Holland Cazale.
Tras estudiar teatro en las universidades de Oberlin y Boston, se mudó a Nueva York a probar fortuna en Broadway. Para ganarse la vida mientras hacía castings y audiciones para obras de teatro, cine o televisión, trabajó como fotógrafo, taxista y mensajero, y en este último empleo conoció a otro aspirante a actor que terminaría siendo uno de los más grandes de la historia del cine: Al Pacino. Ambos trabaron una gran amistad y llegaron a debutar juntos en los escenarios en 1968 en la obra de teatro The Indian Wants the Bronx, de Israel Horovitz, por la que ganaron un premio Obie cada uno. John volvió a ganar este mismo premio un año más tarde por su trabajo en la obra Line, que además le permitió ser descubierto por el director de casting Fred Roos, que fue quien le recomendó a Francis Ford Coppola para El Padrino (1972).
Su presencia en la que para muchos es la obra más redonda que ha dado el séptimo arte, de nuevo junto a su amigo Pacino, le permitió darse a conocer a lo grande en Hollywood, aunque no se centró exclusivamente en el cine y siguió participando en obras de teatro durante los años siguientes. En una de ellas conoció a una joven y talentosa actriz llamada Meryl Streep, con la que comenzó una relación romántica pocos meses antes de que los médicos le diagnosticaran cáncer de pulmón. Ella se mantuvo a su lado en todo momento hasta el 12 de marzo de 1978, día en que John falleció con tan solo 42 años.

Carrera cinematográfica: JohnMeryl

Tras debutar en El Padrino participó en cuatro películas más antes de fallecer tan prematuramente debido al cáncer: La conversación (1974), El Padrino II (1974), Tarde de perros (1975) y El cazador (1978). Por tanto, su filmografía se compone de tan solo cinco largometrajes, pero con el añadido de que todos estuvieron nominados al Oscar a la mejor película del año, y de hecho tres de ellos lo ganaron (las dos entregas de El Padrino y El cazador). En total, los cinco filmes en los que estuvo presente se alzaron con 15 Oscars y acumularon otras 25 nominaciones a la estatuilla dorada, aunque sorprendentemente él jamás obtuvo ninguna candidatura como actor de reparto. Además, Cazale es, casi con toda seguridad, el actor cuya filmografía tiene una nota media más alta en webs de referencia como IMDb o FilmAffinity.
Coppola, quien le dio su primera oportunidad en el cine y le dirigió en sus tres primeros largometrajes, y su amigo Pacino, que fue quien convenció a Sidney Lumet para que le diera el papel del atracador de Tarde de perros, fueron dos figuras claves en su trayectoria, aunque su actuación más meritoria la consiguió gracias al apoyo de su pareja Meryl Streep y de Robert De Niro cuando ya sabía que padecía cáncer. Los productores de El cazador eran conscientes de su grave situación y por eso no querían que apareciese en el filme, ya que en el caso de que falleciese durante el rodaje tendrían que repetir todas sus escenas con otro intérprete, pero los dos actores protagonistas de la cinta se negaron en redondo a trabajar si Cazale no tenía un papel así que finalmente el director, Michael Cimino, optó por readaptar todo el plan de rodaje de la película grabando primero sus escenas. El largometraje terminó llevándose cinco Oscars, aunque John no pudo disfrutar de su nuevo éxito ya que murió poco después del rodaje.
Pero incluso una vez fallecido siguió alargando su leyenda, ya que doce años después volvió a «aparecer» en la gran pantalla en varias secuencias de archivo en El Padrino III, película que estuvo nominada a siete Oscars incluido, cómo no estando Cazale por medio, el de mejor película.

_________________

Quizás a algunos de vosotros el nombre de John Cazale no os diga gran cosa, pero si veis una imagen suya probablemente penséis «Ah, el de El Padrino». Su carrera también fue un poco así, ya que sus apariciones en el cine siempre se vieron eclipsadas por las figuras de sus compañeros de reparto (compartió planos ni más ni menos que con actores de la talla de su amigo Al Pacino, Marlon Brando, Robert Duvall, Gene Hackman, Harrison Ford, Robert De Niro, Chris Walken o su novia Meryl Streep), pero sus papeles, aunque aparentemente pequeños, fueron claves y su presencia en la pantalla imborrable. Y tiene mérito, porque con su aspecto frágil, su rostro corriente (por no decir feo) y la habitual parquedad de palabras de sus personajes, conseguir hacerse notar únicamente gracias a sus  nerviosos gestos y movimientos y su expresiva mirada no era fácil. Es común mitificar a los artistas que mueren prematuramente, pero en el caso de Cazale los elogios están más que justificados y lo raro fue que  no optara a casi ningún premio individual importante por sus grandes actuaciones. Menos mal que el paso del tiempo le va poniendo en el sitio que se merece (para muchos cinéfilos es el «mejor secundario» que ha dado el cine) y que documentales como Descubriendo a John Cazale  (podéis verlo doblado en este enlace) nos permiten acercarnos a su figura y escuchar la extraordinaria opinión que tienen sobre él todos los que le conocieron, tanto en los rodajes como fuera de ellos.

Ficha en IMDb

SUS CUATRO PAPELES:

JohnFredoFredo Corleone (El Padrino, 1972, y El Padrino II, 1974)
El papel de su vida, por el que la mayoría de la gente le reconoce aunque no recuerden su nombre, fue sin duda el de Fredo, el hijo mayor de don Vito Corleone. Un tipo enfermizo y torpe, incapaz de disparar su arma mientras veía cómo acribillaban a tiros a su padre a escasos metros de él, que acumulaba un gran resentimiento contra su familia ya que nadie le tomaba suficientemente en serio. Es uno de los personajes más atractivos y complejos de la historia escrita por Mario Puzo, y Cazale lo dio vida a la perfección, tanto por sus características físicas como por su emocionante e intensa actuación, especialmente en la segunda entrega. Cualquiera que haya visto las películas de Coppola recordará su aspecto para siempre.
.

Stan (El cazador, 1978)JohnStan
A pesar de ser consciente de que padecía un cáncer incurable, Cazale no perdió las ganas de trabajar y, gracias al gran apoyo de De Niro y Streep, tuvo una última oportunidad para demostrar su talento. Como siempre, su personaje era un tipo de aspecto más bien gris, aunque en esta ocasión más hablador y alborotador que de costumbre, de esos que son más fachada que otra cosa. John lo interpretó con tanta naturalidad que es difícil creer que él no fuera así en su vida «real». Memorable su discusión con el personaje de De Niro por culpa de unas botas y la poca seriedad con la que se tomaba las partidas de caza que compartían con su grupo de amigos.

.

JohnSalSal (Tarde de perros, 1975)
A las órdenes del gran Sidney Lumet interpretó a un atracador de bancos de aspecto frío e inquietante, un tipo de pocas palabras y un tanto corto de entendederas que en el fondo era mucho más sensible y bonachón de lo que parecía. Pocos actores hubieran podido encajar mejor que John en esa descripción, Pacino lo sabía y se encargó de convencer al director para que le diese una oportunidad. El resultado fue una de las películas sobre atracos más entretenidas que se han hecho jamás, con una gran carga dramática y con una pareja protagonista que se complementaba de forma extraordinariamente natural (su complicidad fuera de la pantalla jamás se notó tanto en una película como en esta ocasión).
.

Stan (La conversación, 1974)
Tras su fructífera colaboración en El Padrino, Coppola volvió a contar con Cazale en su siguiente película, La conversación, un thriller de «espionaje y detectives». En principio su papel era anecdótico, aunque viendo la buena labor del actor Coppola le dio mayor importancia en el montaje final. Aún así su trabajo queda muy a la sombra de la soberbia actuación del protagonista, un Gene Hackman en una de las mejores interpretaciones de su carrera. En el documental Descubriendo a John Cazale, Hackman afirmaba que en muchas escenas fue el propio John, más que el director, quien le exigió mayor intensidad y le intentó provocar para llevarle al límite, buen ejemplo de que Cazale era realmente uno de esos tipos capaces de hacer mejores a quienes les rodean.

.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.