Her

HerPst

.
.
Título original:
 Her
Duración: 2 hrs 6 mins

País: 
Estados Unidos
Año: 2013
Director: Spike Jonze
Guión: Spike Jonze
Reparto: Joaquin PhoenixScarlett JohanssonAmy AdamsRooney MaraChris PrattOlivia WildeLaura Kai ChenMatt LetscherKristen WiigBrian Cox
Género: Romántica. Ciencia ficción. Drama. Comedia.

Web oficial: http://www.herthemovie.com/

Mi puntuación:  8 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Spike Jonze es uno de los tipos más creativos y peculiares del panorama cinematográfico actual, siendo capaz de dirigir obras tan recomendables como Adaptation, Cómo ser John Malkovich o el mediometraje I’m here (cuyo guión también lleva su firma), pero también de escribir bodrios extravagantes como Donde viven los monstruos y de ser uno de los creadores del show televisivo Jackass, protagonizado por una panda de idiotas que buscan hacer la mayor gilipollez imaginable en cada sketch. Por ello, cada nuevo trabajo suyo genera tanta expectación como dudas ante lo que pueda ofrecernos, pero esta vez estamos de enhorabuena ya que nos muestra su mejor versión.

La acción tiene lugar en una gran ciudad y en un futuro próximo (no nos dicen ni dónde ni cuándo, pero poco importa) y está protagonizada por Theodore (Joaquin Phoenix), un hombre que trabaja escribiendo cartas de amor o de felicitación en nombre de otras personas y cuya vida personal no marcha tan bien como la laboral, ya que se acaba de separar de la que ha sido su pareja durante muchos años (Rooney Mara). Un buen día decide cambiar el sistema operativo de su ordenador-teléfono-agenda por otro mucho más moderno, al que elige poner voz de mujer (la de Scarlett Johansson) y que resultará mucho más fascinante de lo que jamás hubiera imaginado.

Jonze dirige la película con ritmo relajado, al son de una música tranquila y utilizando básicamente colores suaves y cálidos en sus imágenes. Este tono entre «pasteloso» y amable puede echar para atrás a algunos espectadores inicialmente, pero es totalmente adecuado para la historia que vemos e incluso podríamos decir que potencia el mensaje o las reflexiones que quiere transmitirnos en ciertas ocasiones. Otra de las cosas que más llamará la atención del público al principio será la cantidad de «gadgets» y avances tecnológicos que veremos en pantalla, desde la escritura por voz de los ordenadores (bueno, no sé si ese sería el término correcto) a los videojuegos interactivos en pantallas holográficas, pasando por los reproductores de música inteligentes que responden a las órdenes habladas de su dueño y, lo más importante sorprendente, sistemas operativos capaces de desarrollar personalidad y sentimientos propios.

Pero, sin que sea necesario profundizar demasiado, a poco que rasquemos en la superficie de felicidad y equilibrio que parece tener esa sociedad futura en la que transcurre la historia, veremos que algo grave falla en ella si hay personas que tienen que contratar los servicios de otras para poder transmitir sus emociones y sentimientos a sus seres queridos, o si hay gente que puede recibir más amor y afecto de un ordenador que del resto de seres humanos. Lo peor y lo que realmente da miedo es que todo eso, por utópico que pueda parecer, en cierto modo lo tenemos a la vuelta de la esquina. No hay más que ver a esa gente (cada vez más joven) que no levanta la cabeza de la pantalla del móvil ni por equivocación… y no únicamente cuando están solos, también cuando se encuentran con sus amigos o familiares.

Aunque la cuestión más importante que nos hace, dentro de ese contexto futuro cada vez más deshumanizado, es la posibilidad de que una persona se enamore de un sistema operativo (en este caso, pero quizás podría haber sido un robot, por poner otro ejemplo). A mí me parece que sí podría darse el caso ya que, aunque no te pueda aportar algo tan fundamental como el contacto y el calor humano, si necesitas cariño, hablar con alguien de tus sentimientos, que te aconseje, que te anime o que te apoye y no tienes nada ni nadie más que te lo aporte… mejor es tener al menos eso, ¿no? Y más aún si se trata de un sistema operativo tan perfecto como el que nos muestra Jonze, con unas conversaciones a la vez inteligentes pero divertidas, sensible y apasionado pero realista, e incluso con una voz sensual como pocas (en este apartado hay que destacar la enorme labor de Scarlett Johansson, que consigue crear uno de los personajes más atractivos del año sin aparecer en pantalla, «solo» con su característica voz ronca -obligatorio verla en VOSE solo por ella-). Como veis, un tema complejo que daría para debatir largo y tendido… sin que probablemente se llegue a un acuerdo, ya que esto del amor es algo totalmente subjetivo y cada uno lo vive y experimenta de una forma distinta. Y sobre los prejuicios que tenemos en estos temas también nos hace reflexionar la película.

Quizás su único punto negativo es que, a pesar de que la pareja de enamorados sea totalmente atípica, lo que sucede en su relación es bastante rutinario y mil veces visto en pantalla: no faltan la pasión inicial, los celos, las dudas, las discusiones, las reconciliaciones, etc. Aunque está tan bien narrado que no importa que en ese sentido no sea muy original. Además, al hacer que el sistema operativo también sufra sus propios dramas (no sabe si lo que siente es real o programado, no tiene límites físicos -para lo bueno y para lo malo-, es capaz de evolucionar y aprender más rápidamente que su pareja humana) la película gana en matices frente a otros filmes de este tipo. Y también se agradece que no nos presente al protagonista como un ser patético o perdedor por el hecho de enamorarse de un «aparato», por así decirlo.

Joaquin Phoenix tiene mucho (o más bien todo) que ver en esto último que he mencionado, ya que con su contenida actuación (muy alejada de otros de sus trabajos en los que solía destacar justo por lo contrario, por su vehemencia) dota de una tremenda dignidad a su personaje. Es un tipo que, no por haberse enamorado de un ordenador, deja de ser como tantos otros: inteligente, sensible y que también sabe divertirse, a pesar de los varapalos recibidos últimamente. Johansson le da la réplica de maravilla solamente con su voz, como ya he comentado, y la polivalente Amy Adams acompaña al protagonista interpretando a un personaje que es mucho más importante de lo que parece, ya que es su único soporte humano. Otra buena interpretación de la actriz italiana, diametralmente opuesta a la que nos ofreció en La gran estafa americana, para seguir demostrando el talento y potencial que aún tiene por explotar.

En definitiva, Her es una de esas películas que difícilmente desagradará a alguien (luego ya, dependiendo de la sensibilidad o el estado de ánimo de cada uno, pueden «tocarte» más o menos y parecerte un buen filme más o una joya inolvidable). Si incluso el crítico Carlos Boyero ha escrito buenas cosas sobre ella, cuando habitualmente arremete sin piedad contra este tipo de cintas «modernillas» (por así decirlo), por algo será. No dejéis de verla si tenéis la oportunidad de hacerlo porque es de lo mejor del pasado 2013, una de esas historias aparentemente sencillas pero tremendamente complejas dada la cantidad de reflexiones e ideas que lanzan al espectador.

A veces tengo la sensación de que ya he sentido todo lo que voy a sentir jamás. Y que, de aquí en adelante, ya no voy a poder sentir nada nuevo, solo versiones reducidas de lo que ya he sentido.

.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.