Sobran las palabras

EnghSaidPost.
Título 
original: Enough said
Duración: 1 hr 32 mins
País: Estados Unidos
Año: 2013
Directora: Nicole Holofcener
Guión: Nicole Holofcener
Reparto: Julia Louis-DreyfusJames GandolfiniCatherine KeenerToni ColletteTracey FairawayTavi GevinsonBen FalconeEve HewsonToby HussAnjelah Johnson-ReyesAmy LandeckerKathleen Rose Perkins
Género: Comedia. Romántica. Drama.

Web oficial: http://www.enoughsaidmovie.com/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:  7,5 / 10
.

Trailer subtitulado en español: en este enlace
[no lo inserto porque me parece que muestra más de lo que debería, avisados estáis]

Una de las buenas cosas de la promoción de los miércoles al cine es que te permite ir a ver pelícuas que en su día no viste por falta de tiempo o porque, a priori, no te convencían tanto como para pagar una entrada al precio habitual (y más bien caro). Eso es lo que me pasó con esta que hoy comento, ya que a pesar de estar coprotagonizada por el recientemente fallecido James Gandolfini, con esa etiqueta de «comedia romántica» no me atraía demasiado. Una vez más, si hubiera hecho caso a mis prejuicios me habría perdido una película más que interesante, pero por fortuna no ha sido así.

La historia que nos cuenta es simple y poco sorprendente, incluso podríamos decir que suena a «ya vista»: una masajista de «mediana edad» (como ella misma dice) llamada Eva, divorciada y con una hija a punto de irse de casa para estudiar en la universidad, conoce en una fiesta a Albert, un hombre que trabaja en los archivos de una biblioteca y que se encuentra en su idéntica situación, divorciado y con otra hija que en breve se marchará a estudiar fuera de la ciudad. Tras comprobar que se entienden a la perfección desde el primer instante, ambos comenzarán una relación romántica, a la vez que Eva traba amistad con Marianne, una poetisa a la que también conoció en esa misma fiesta.

Julia-Luis Dreyfus (a la que apenas había vuelto a ver tras su trabajo en la mítica serie Seinfeld, ¡hace ya más de quince años!) y el malogrado James Gandolfini son los principales responsables de que la película se eleve muy por encima de la media de filmes de este género. Porque entre ellos se nota una complicidad absoluta, una sintonía perfecta, y transmiten totalmente este gran entendimiento al espectador haciéndole partícipe de su «buen rollo». Ella, con una permanente y encantadora sonrisa en la boca, interpreta con total naturalidad a esa mujer madura que aparentemente parece fuerte y decidida pero que en el fondo está llena de dudas y temores, como casi todos. Él, con ese aspecto bonachón, también nos brinda una actuación aparentemente sencilla dando vida a un tipo dulce, simpático y divertido, pero al que la vida ha dado una serie de golpes que no está dispuesto a volver a vivir. Cada mirada, cada gesto, cada beso o cada torpe acercamiento entre ambos está repleto de espontaneidad y autenticidad, algo que se agradece porque logran que todo lo que veamos nos parezca totalmente creíble y para nada forzado.

Esa veracidad que transmite la película se debe, por tanto, a la inmejorable labor de la pareja protagonista en gran medida, pero también a un guión (escrito por la propia directora, Nicole Holofcener) que huye de excentricidades y que se aleja de muchos de los clichés habituales de este tipo de comedias, construyendo una historia fluida y bastante lógica en todo momento. Además, sus numerosas dosis de humor están servidas en el instante preciso y, aunque nunca lleguen a hacerte estallar en carcajadas, al menos sí hacen que mantengas una sonrisa en la boca casi constantemente. También hay hueco para el drama o para alguna reflexión más seria, como cuando observamos la relación de la protagonista con la hija que va a abandonar el hogar (a la que en ocasiones parece querer sustituir por la mejor amiga de ésta para no sentirse tan sola cuando llegue el momento), o la resignada soledad de la gente que se queda «colgada» a esas edades (ya sea por divorcios o por no encontrar pareja) o, por supuesto, las dudas y temores que conlleva el inicio de una nueva relación. Pero en general, el lado más divertido se impone al más serio, y en ningún momento cae en el sentimentalismo barato o en la autocompasión de los personajes.

Tan solo dos cosas se le podrían achacar a su guión y, por ende, al propio filme: una es el recurso facilón del factor «casualidad» (que además puede ser un poco predecible), del que hablo un poco más en spoiler al final de la entrada y explico por qué en esta ocasión no me ha molestado tanto como en otras. El segundo punto flojo, al menos para mi gusto, es que su final sea tan amable. Siempre digo que me suelen parecer más memorables e incluso realistas las películas que cuentan con finales duros (por así decirlo), y esta hubiera ganado un punto más de haberlo tenido. Pero por otra parte, de haber sido así habría traicionado el alegre espíritu que en general que transmiten la historia y sus protagonistas, así que que me parece lógico que esté rematada de esta manera.

En definitiva, se trata de una de esas cintas «pequeñas»y sin grandes pretensiones pero con la que puedes pasar un rato más que agradable, por momentos muy divertido y siempre entretenido, que hace que abandones la sala de buen humor pero sin que el optimismo que contagia te resulte forzado o excesivo.

¿Pero por qué te preocupa tanto que no sea capaz de hablar susurrando?

_________________________________

SPOILER:

El hecho de que la nueva amiga de Eva sea precisamente la ex-mujer de Albert (cosa que muestra el trailer, algo que me parece desacertado, aunque mientras ves la película puedes predecirlo con cierta facilidad), es el factor «casualidad» que comentaba antes. Algo que me suele molestar cuando se trata de historias supuestamente realistas, pero que en esta ocasión no me ha sobrado tanto porque gracias a ello el filme da un giro más que interesante al presentarnos una disyuntiva que me dio que pensar: si tras sufrir un gran varapalo amoroso tienes la posibilidad de iniciar una nueva relación, pero conociendo a alguien que a su vez tuvo un romance con tu nueva pareja, ¿intentarías sonsacarle a ese alguien la máxima información posible acerca de sus defectos, manías y malas costumbres? Y de ser así, ¿harías caso a todo lo que te cuente? ¿O preferirías descubrirlos por ti mismo, a pesar del riesgo de volver a sufrir una nueva decepción?

.

1 espectador ha dejado su opinión

Responder a Maribel. Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.