Cruce de caminos

PlaceBeyondPost
Título 
original: The place beyond the pines
Duración: 2 hrs 20 mins
País: Estados Unidos
Año: 2012
Director: Derek Cianfrance
Guión: Derek Cianfrance, Ben Coccio, Darius Marder
Reparto: Ryan GoslingBradley CooperEva MendesEmory CohenDane DeHaanBen MendelsohnRose ByrneMahershala AliRay Liotta, Gabe FazioBruce Greenwood, Robert Clohessy
Género: Drama. Crimen.
Mi puntuación:   7 / 10
.
.

Trailer subtitulado en español:

Este próximo viernes llegará a los cines españoles (varios meses después de su estreno a nivel mundial allá por abril) el tercer largometraje de Derek Cianfrance, tras la desconocida Brother tied (que ni siquiera aparece en la base de datos de FilmAffinity) y el interesante drama romántico Blue Valentine que protagonizaban unos inmensos Ryan Gosling y Michelle Williams.

En esta ocasión, el director y guionista norteamericano nos presenta una película de historias cruzadas, formada por tres relatos distintos aunque totalmente conectados entre sí. Como a veces sucede en filmes así estructurados, su ritmo e interés es discontinuo y varía en función de la trama que estemos viendo, siendo este el principal inconveniente de una cinta que, pese a ello, se ve con bastante agrado durante la mayor parte de su metraje.

Para hablar sobre ella, podríamos repasar cada una de las historias de forma independiente. Puede ser un poco difícil hablar de ellas sin caer en spoilers, aunque intentaré evitarlos (y si no, estarán convenientemente indicados así que podéis seguir leyendo sin miedo).

En la primera de las historias Cianfrance vuelve a contar con Ryan Gosling, quien interpreta a un motorista llamado Luke que acaba de descubrir que su antigua novia Romi (Eva Mendes) ha tenido un hijo suyo. A pesar de que ella ha rehecho su vida al lado de otro hombre (Mahershala Ali), Luke se siente obligado a cuidar y proteger al pequeño, a pesar de que apenas tiene recursos económicos para ello, lo cual le hará tomar un serie de decisiones más que cuestionables y peligrosas.

Esta es en mi opinión la mejor parte de la película. Está narrada con gran pulso y engancha ya desde el perfecto plano secuencia con el que arranca la cinta, en el que vemos a qué se dedica Luke para ganarse la vida. Además, está cargada de momentos emocionantes e intensos (tanto a nivel adrenalítico como a nivel sentimental, por así decirlo) y se ve favorecida por el gran trabajo que realizan los actores, encabezados por un fantástico y carismático Ryan Gosling que se adueña de la pantalla en cada una de sus escenas. Y verle cantando «borriquito como tú» en esta secuencia es tan curioso como bizarro, aunque podría haberlo sido aún más si le hubiera añadido los «tururú» correspondientes al final. Anécdotas al margen, tampoco lo hacen nada mal el resto de intérpretes, destacando Eva Mendes y Ben Mendelsohn en el rol de mejor colega de Luke.

Tras esta parte, y mediante una espectacular pero realista persecución mostrada en «primera persona» con una cámara subjetiva desde el interior de un coche de policía que atraviesa calles y parques a toda velocidad (la escena más memorable de la película, sin ninguna duda), Bradley Cooper coge el relevo como protagonista del filme. Da vida a Avery, un policía convertido en héroe popular tras haber sido herido en la mencionada persecución pero que, por culpa de sus compañeros (con Ray Liotta al frente), se verá envuelto en una serie de actos de corrupción y trapicheos escandalosos.

Este tramo central es el más aburrido de la película, ya que es bastante tópico y rutinario, y tampoco profundiza demasiado en las investigaciones policiales (aunque casi mejor que sea así porque, quizás gracias a ello, es la historia más corta de las tres). Bradley Cooper carga de forma correcta con casi todo el peso de esta parte, pero le falta esa chispa o ese punto de empatía con el que enganchar al espectador y hacerle cómplice de su situación, siendo difícil involucrarse totalmente en sus problemas. Algo que se evidencia aún más si lo comparamos con Gosling, al que precisamente le sobra ese «encanto» o «gancho» con el que ganarse al público (o quizás lo que tenga sea una mejor intuición a la hora de escoger sus papeles, o un mejor agente, porque siempre le «tocan» los personajes más atractivos. Aunque el que interpreta en esta ocasión recuerda en demasiadas cosas al de Drive, y no es la primera vez que le pasa). Por tanto, sin ser mala y estando más que bien rodada, esta historia supone un bajón importante respecto a la primera.

De esta manera llegamos al tercer y último relato, que siempre es el más importante en este tipo de películas ya que es el que debe cerrar bien el círculo y hacer que las tramas encajen de la forma más creíble posible.

En esta parte la acción transcurre 15 años más tarde que los acontecimientos narrados en las dos primeras, y está protagonizada por AJ (Emory Cohen), el hijo de Avery, un adolescente cuyos padres acaban de divorciarse y que se está adaptando a su nuevo instituto tras mudarse con su padre. Uno de los primeros amigos que hará allí será un problemático chico llamado Jason (Dane DeHaan)… y a partir de aquí puede haber SPOILERS (hasta el comienzo del párrafo siguiente), porque si no es casi imposible explicar la trama. Como era predecible, Jason resulta ser el hijo de Luke y Romi. Como tan bien se podría adivinar fácilmente, éste no tardará en darse cuenta de los orígenes de su nuevo amigo AJ, algo que hará que su comportamiento cambie radicalmente y que puede acarrear graves consecuencias para ambos. Pero, cuando parece que todo va a caer en el colmo de la previsibilidad, el final sorprende y la historia no termina como (casi) todos los espectadores esperaban, dejando un buen sabor de boca.

Brillantemente interpretada por los dos jóvenes actores, esta última parte tiene altibajos pero en ella pesa más lo bueno que lo malo. Además, expone una interesante reflexión sobre el destino, la venganza, el perdón o la difusa línea que separa a los actos buenos de los malos en muchas ocasiones.

Analizándola en conjunto, estamos ante una película irregular pero con momentos de gran cine, bien rematada y bastante creíble en todo momento, a pesar de que algunos acontecimientos puedan parecer basados en una excesiva casualidad o azar. Pero seguramente sea el estreno más recomendable de la semana, y puede que lo mejor que llegue a nuestras carteleras durante este mes de septiembre, así que si vais al cine y optáis por ella no creo que os arrepintáis.

Si corres como un rayo, te estrellarás como un trueno.

.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.