Antes del anochecer

BefMindPost.
.
Título 
original: Before midnight
Duración: 1 hr 48 mins
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Richard Linklater
Guión: Richard Linklater, Ethan Hawke, Julie Delpy
Reparto: Ethan HawkeJulie DelpyPanos KoronisAthina Rachel TsangariWalter LassallyAriane LabedYiannis PapadopoulosXenia Kalogeropoulou, Seamus Davey-FitzpatrickJennifer PriorCharlotte PriorYota Argyropoulou
Género: Drama. Romántica. Comedia.

Web oficial: http://www.sonyclassics.com/beforemidnight/site/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:   9 / 10
.

.
..

Trailer subtitulado en español:

En 1995, Richard Linklater dirigió por primera vez a Ethan Hawke y Julie Delpy en un aclamado drama romántico que se salía de los clichés habituales del género al basarse más en ser una sucesión de diálogos que en mostrar escenas amorosas al uso. Nueve años más tarde, los tres nos ofrecían una nueva entrega que desvelaba qué había sido de Jesse y Celine (los protagonistas a los que daban vida Hawke y Delpy), en un reencuentro que abandonaba la idea del amor romántico juvenil de la primera para ofrecer una visión más adulta y menos idealista sobre el tema. Y otros nueve años después, nos llega la tercera y última entrega de una trilogía que será recordada por presentarnos una de las más grandes y disfrutables historias de amor del cine moderno.

Tras Viena y París, en esta ocasión la película se desarrolla en el Peloponeso griego, en donde la ya definitivamente unida pareja está pasando unas semanas de vacaciones en la casa de un veterano escritor junto a unos amigos. Ambos sobrepasan la cuarentena y tienen un par de hijas gemelas en común, además de otro hijo de Jesse fruto de un matrimonio anterior, así que esos días de relax les van a servir para «ponerse el día» y charlar largo y tendido sobre sus problemas y preocupaciones, algo prácticamente imposible de hacer en otras circunstancias debido al ajetreo de su rutina diaria.

Linklater vuelve a basarse en los mismos elementos que tan bien funcionaron en las dos entregas anteriores: un sólido y elaborado guión, largas escenas sin cortes (memorable la del viaje de vuelta del aeropuerto en el coche, puede que sean más de 20 minutos seguidos de conversación sin una sola interrupción), ausencia casi total de música (y si la hay, no es por acompañar a las imágenes sino porque lo impone la propia ambientación), bonitas imágenes del entorno en el que transcurre la historia (preciosa la de la puesta de sol que da pie a una de las frases con más doble sentido de la película, cuando Celine dice mientras ve cómo se pone «Sigue ahí. Sigue ahí. Se fue» sin que sepamos si se refiere al sol o a la chispa que había entre ellos) y, sobre todo, la gran química que existe entre la pareja protagonista (lo que logran transmitir Ethan Hawke y Julie Delpy es algo indescriptible, y además lo consiguen de una forma extraordinariamente sencilla y natural). Lo que sí que ha cambiado es la forma en la que nos muestra el amor entre los dos protagonistas, que ahora es totalmente racional y salpicado por discusiones, sin apenas rastro de esa ilusión del amor romántico de sus tiempos más jóvenes. Algo lógico y que refleja claramente cómo han evolucionado ambos con el paso del tiempo, que además se aleja de ese ñoño ideal de las películas en las que los enamorados viven felices y haciendo el amor a todas horas durante décadas, con unos hijos perfectos y sin disputas ni contratiempos.

Pero los diálogos no solo se dedican a hablar de las relaciones de pareja y de sus altibajos (aunque ese sea sin duda el tema principal), también tocan una infinidad de aspectos de la vida humana con los que cualquiera puede identificarse fácilmente. Las ya manidas e inevitables diferencias entre hombres y mujeres, la manera en que nos afecta el paso del tiempo, la importancia de la familia y cómo el hecho de tener niños da un vuelco total a la vida, los vaivenes laborales e incluso la forma en que las nuevas tecnologías están cambiando la forma de interactuar entre nosotros, son algunos ejemplos de la diversidad de asuntos que se tratan ya sea en las discusiones entre Jesse y Celine o en las conversaciones que mantienen con sus amigos (un par de personas mayores, una pareja de su misma edad y una pareja de veinteañeros, para así tener una visión más completa y global).

Y todo ello está expuesto de forma creíble, espontánea y fluida. Por momentos parece que más que seguir un guión los actores son parejas reales charlando de sus cosas, como podríamos hacer cualquiera de nosotros con nuestros amigos en la terraza de un bar. Bueno, quizás ellos sean más intelectuales y cultos que la mayoría dada su capacidad de soltar frases «memorables» sobre cualquier tema, pero esto que muchos de sus detractores ven como algo negativo también sucede en películas de genios como Woody Allen y a nadie parece molestarle (a mí no me parece que sea algo malo en absoluto). Solo se muestra un tanto forzada en una larguísima discusión entre los protagonistas en el tramo final de la cinta, con un par de portazos e idas y venidas que desentonan un poco con el resto.

Por lo demás es prácticamente perfecta ya que consigue hacerte reír con tanta facilidad (creo que es la que tiene los momentos y diálogos más divertidos de toda la trilogía) como con la que logra hacerte pensar y reflexionar sobre las cuestiones que plantea. Un broche inmejorable para la historia Jesse y Celine, que probablemente gustará también a quien no haya visto las dos anteriores y que puede agradar incluso a los que más las criticaron, porque es la más realista de las tres. La mejor película de lo que va de año, y con muchísimas papeletas para seguir siéndolo allá por diciembre.

A veces siento que es como si tú respirases helio mientras yo respiro oxígeno.

.

5 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.