Grandes actrices: Eleanor Parker

EleanorParker.

Premios y nominaciones destacables:

– 3 veces nominada al Oscar a la mejor actriz principal, por Sin remisión (1950), Brigada 21 (1951) y Melodía interrumpida (1955).
– Nominada al Globo de Oro a la mejor actriz dramática de televisión, por Bracken’s world (1969).
– Ganadora de la Copa Volpi a la mejor actriz del Festival de Venecia, por Sin remisión (1950).

.

.

.

Breve biografía:

Nació el 26 de junio de 1922 en Cedarville (Ohio, EEUU), hija de un profesor y un ama de casa. Mientras asistía a clase en diversos colegios públicos participó en varias obras de teatro escolares y, tras terminar sus estudios secundarios, se marchó a California para dedicarse en serio a la profesión de actriz, estudiando interpretación en la Pasadena Playhouse. Durante uno de sus ensayos, un cazatalentos de la Warner Bros que estaba sentado entre el público le ofreció hacer una prueba para «fichar» por ellos, algo que ella prefirió posponer hasta que no hubiera terminado el curso. Llegado el momento, la futura actriz convenció plenamente a la gente de la prestigiosa productora y, con solo 19 años, firmó su primer contrato, comenzando así su gran carrera en el cine.
Su vida privada no fue tan aireada como la de otras grandes actrices de Hollywood, pero se sabe que se casó cuatro veces (el marido «definitivo» fue Raymond Hirsch, con quien estuvo hasta su muerte), que tuvo otros tantos hijos (aunque ninguno con el ya mencionado Hirsch) y que vivió tranquilamente su retiro en Palm Springs (California) hasta que falleció el 9 de diciembre de 2013.

Carrera cinematográfica:

EleanorScaramoucheDebutó en el cine a las órdenes de Raoul Walsh en la célebre Murieron con las botas puestas (1941), pero fue un comienzo agridulce ya que sus escenas no pasaron el corte final y no fueron incluidas en la película. Esto no la desanimó y en los años siguientes se fue fogueando con pequeñas apariciones en largometrajes de directores como Michael Curtiz (Misión en Moscú) y trabajando con actores de la talla de Errol Flyn (Nunca te alejes de mí y Nunca huyas de mí) o Humphrey Bogart (Un rayo en el cielo), adquiriendo cada vez una mayor relevancia en el panorama cinematográfico.
Pero su época dorada fue la de los años 50, que comenzó de forma inmejorable al obtener una nominación al Oscar en 1950 por su papel protagonista en Sin remisión (Oscar que sorprendentemente se llevó Judy Hollyday, y eso que competía no solo con Parker si no con Bette Davis por Eva al desnudo y Gloria Swanson por El crepúsculo de los dioses, casi nada). El año siguiente repitió nominación gracias a su buen hacer en Brigada 21, de William Wyler, y a partir de entonces participó en títulos tan conocidos y diversos como Scaramouche, Fort Bravo, Cuando ruge la marabunta o El hombre del brazo de oro. En 1955 recibía la tercera nominación a la estatuilla dorada por su papel en Melodía interrumpida, y hasta el final de la década siguió protagonizando prácticamente una película por año.
En los 60 sus apariciones en la pantalla grande comenzaron a ser menos frecuentes y se empezó a dejar ver en algunos trabajos para televisión, antes de que en 1965 participase en la que sería su última gran película: Sonrisas y lágrimas, musical que en ese momento fue el más taquillero de la historia del cine. A partir de ahí se dedicó casi exclusivamente a la pequeña pantalla, participando en diversas series y telefilmes, el último de ellos en 1991.

________________

Hoy cumple 91 años una de mis actrices clásicas favoritas, una de las mejores de los años 50. Probablemente no sea tan conocida como otras intérpretes de esa década (como demuestra el hecho de que mucha gente ha visto alguna película suya pero no la ubica tan fácilmente como a las más famosas), algo incomprensible porque su talento para la actuación era bastante mayor que el de muchas de ellas. Quizás el hecho de no tener un físico tan llamativo como el de algunas de sus coetáneas (como Marilyn Monroe, Grace Kelly o Ava Gardner, por ejemplo), y, sobre todo, que la cumbre de su carrera fuera más bien breve (casi todo lo bueno que hizo fue en solo 5 años, entre 1950 y 1955) haya tenido bastante que ver en que esté tan infravalorada y casi regalada al olvido. Sin embargo, a mí me parece una actriz muy camaleónica y versátil, que tan pronto protagonizaba una comedia, como hacía un drama, un musical o una de aventuras; y resultando siempre totalmente creíble, tanto cuando le tocaba representar a un personaje más bien frágil como cuando tenía que mostrar su lado más duro, temperamental y vehemente.

Ficha en IMDb

CINCO PAPELES INOLVIDABLES:

EleanCaged.
Marie Ellen (Sin remisión, 1950)

Su primera nominación al Oscar la obtuvo gracias a su gran trabajo a las órdenes de John Cromwell en este drama carcelario, en el que interpreta a una joven presa que, al poco de ingresar en la cárcel, descubre que está embarazada. Creo que es una de las mejores actuaciones femeninas que he visto nunca ya que Eleanor resulta tan convincente a la hora de exponer el lado más dulce y jovial que caracterizaba inicialmente a su personaje como cuando ha de mostrarse más dura y fuerte, fruto de sus vivencias en la prisión y de la rápida madurez (cargada de desesperanza) que adquiere en ella. La simple mirada de la actriz, que pasa de ser casi ingenua al principio para volverse tremendamente fría al final, basta para comprobar esta evolución. Papelón en una película a reivindicar, ya que es más bien poco conocida.

.

.

.EleaDetectiveStory
Mary McLeod (Brigada 21, 1951)

Su segunda nominación al Oscar a la mejor actriz principal, tan solo un año después de la primera, la recibió por su interpretación de una esposa que tiene un terrible secreto que ocultar a su marido, un violento detective al que da vida Kirk Douglas. Emotiva actuación, sobre todo en las escenas en las que confiesa dicho secreto y discute con el apasionado Douglas, que nos permiten asistir a un duelo interpretativo de gran envergadura en el que Parker no flojea ni un ápice ante el más experimentado actor.
.

.

EleanGoldenArm.
Zosch Machine (El hombre del brazo de oro, 1955)

Aunque en esta película el que se llevó todos los (merecidos) elogios fue su compañero de reparto Frank Sinatra, ella tampoco lo hace nada mal, más bien al contrario. Quizás esté un pelín exagerada en algunos momentos, pero en la mayoría de las escenas lo borda a la hora de representar la locura de su inestable y manipulador personaje. Una interpretación realmente angustiosa la suya, siempre aderezada por una extraña mezcla entre fragilidad y absoluta dominación de la situación, rematada con un inolvidable y trágico final.

.

.EleanSoundMusic
La baronesa (Sonrisas y lágirmas, 1965)

Cuando parecía evidente que su carrera estaba en pleno declive, la actriz asombró a todos con una participación más bien breve en uno de los musicales más famosos del cine. En él interpreta a una rica baronesa cuya intención es contraer matrimonio con un joven capitán del ejército (Christopher Plummer), y para ello no duda en sabotear sin miramientos el romance que este iba a iniciar con su nueva ama de llaves (Julie Andrews). Perfecta en su papel de elegante y calculadora arpía, cuando su personaje cambia radicalmente su comportamiento y se arrepiente de su forma de actuar (una evolución que resulta bastante brusca y repentina, pero es problema del guión), ella lo interpreta con la misma credibilidad y acierto, logrando que el espectador sienta simpatía por su personaje.

.

eleanorparker.

Joanna (Cuando ruge la marabunta, 1954)
En esta ocasión da vida a una mujer sofisticada de ciudad pero de fuerte temperamento que se tiene que adaptar a la vida en la selva y, sobre todo, a un duro marido (Charlton Heston) con el que se ha casado por poderes sin conocerle. Además de estar tan convincente y apasionada como de costumbre, realiza una de las interpretaciones más sensuales de su carrera, tanto por su aspecto físico (pocas veces estuvo tan guapa) como por sus conversaciones con Heston, llenas de dobles intenciones y sutiles referencias a la (pobre) vida sexual de éste (para el recuerdo esta frase: «Si usted supiera algo de música, se daría cuenta de que un piano suena mejor cuando se ha tocado».)

.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.