El hombre de acero

MnStPost.

Título original: Man of steel
Duración: 2 hrs 20 mins
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Zack Snyder
Guión: David S. Goyer
Reparto: Henry CavillAmy AdamsMichael ShannonRussell CroweDiane LaneKevin CostnerAyelet ZurerLaurence FishburneAntje TraueChristopher Meloni, Harry Lennix, Richard SchiffDylan SprayberryMichael Kelly
Género: Superhéroes. Acción.

Web oficial: http://manofsteel.warnerbros.com/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:   6 / 10
.

.

Trailer subtitulado en español:

Ayer pude asistir al preestreno de la nueva adaptación de Superman en los cines Kinépolis de Madrid, gracias a la gente de Sensacine. Antes de ponerme a escribir sobre ella he de aclarar que para valorarla no he tenido en cuenta los cómics, historias o películas que se han hecho anteriormente sobre el superhéroe, algo que sí he leído en varias críticas y que me parece un error porque son obras independientes entre sí. Aunque supongo que es cuestión de puntos de vista.

Paso a lo que nos interesa, que es la película que hoy se estrena. La historia no difiere prácticamente en nada de la que prácticamente todos conocemos: un niño es enviado a la Tierra desde un lejano planeta llamado Krypton, mucho más desarrollado que el nuestro pero al borde de la destrucción. Aquí será criado por la familia Kent, que poco a poco le irá descubriendo sus orígenes y sus grandes poderes, pero advirtiéndole de los peligros que podría conllevar el mostrarlos en público o usarlos indiscriminadamente. Años más tarde, siendo ya un adulto, se deberá enfrentar a una grave situación con millones de vidas en juego, por la que tendrá que decidir si confía en los hombres y se revela ante ellos tal como es o no. Lo dicho, salvo pequeños detalles como la ausencia de la kryptonita, los calzoncillos rojos o las cabinas telefónicas en las que «transformarse», el resto le será más que familiar a los espectadores.

Si tuviera que resumir la película en una palabra, esta sería apabullante. En todos los sentidos: desde las imágenes llenas de efectos especiales impresionantes hasta la potente banda sonora del gran Hans Zimmer, pasando por las espectaculares secuencias de acción o el ritmo frenético que imprime el director a la cinta. Esto en principio funciona, logra captar la atención de los espectadores, atraerles y meterles de lleno en la historia, a algunos puede que incluso con una mezcla de asombro y fascinación ante lo que están viendo. Pero cuando todo eso se eleva a la enésima potencia con el paso de los minutos, aumenta considerablemente el riesgo de dejar al público casi noqueado o aturdido… y eso es lo que aquí sucede. El dicho aquel de «…y lo mucho cansa» se podría aplicar perfectamente a esta película.

Y es una pena, porque sus primeros 60 minutos (más o menos) son realmente notables. No solo por lo que ya he comentado de su espectáculo visual y sonoro sino porque la historia está narrada de forma muy interesante, mostrándonos al principio la crítica situación de Krypton para después enseñarnos el pasado y el presente en la Tierra del protagonista, usando hábilmente una serie de flashbacks en lugar de contarnos su vida de forma lineal (algo que probablemente hubiera sido más tópico y aburrido). En este tramo también se intenta analizar la psicología de los personajes, sobre todo la del protagonista, aunque lo cierto es que son simples pinceladas y no se profundiza demasiado en ello. Y a pesar de la gran importancia que tienen la historia y la presentación de los personajes en este arranque, tampoco se deja de lado la acción (ni mucho menos) y el ritmo es tan intenso como en el resto de la película, combinando a la perfección narración y entretenimiento.

Lo malo es que, pasados esos minutos, el director se desentiende del guión para centrarse en lo que parece ser lo más interesante para él: la acción pura y dura. Esto no es nuevo, Snyder ya hacía algo parecido en 300 o Sucker punch, pero no por ello deja de ser menos decepcionante (y además, en la primera que he nombrado tanta acción le daba un toque «épico» que no creo que vuelva a lograr en ningún otro trabajo futuro). Así nos encontramos con que la segunda mitad de la película es una sucesión de golpes, peleas, disparos y explosiones. Y coches volando. Y más golpes. Y más explosiones. Y más… hasta que el espectador termina medio atontado ante la sucesión de imágenes a toda velocidad y los ruidos exageradamente estruendosos (hasta la música resulta excesiva en esos instantes). Sinceramente, ha habido varias secuencias en las que no sabía ni qué personajes estaban luchando entre sí con tanto alboroto, y por momentos todo parecía un refrito entre la mítica serie Dragon Ball, las secuelas de Matrix, los Transformers de Michael Bay (o cualquier otra de las suyas) con algunos toque de Avatar. De Superman, la capa roja, el traje azul y poco más.

Otro de sus puntos fuertes parecía ser el reparto, pero también en ese apartado es bastante irregular. En el lado positivo de la balanza habría que poner a los más veteranos: Russell Crowe (intachable en su pequeño papel), Diane Lane (tan bien como Crowe) y Kevin Costner (también bastante convincente en un papel aún más breve que el de los dos anteriores). En el lado negativo, una sosísima Amy Adams (actriz que en mi opinión está bastante sobrevalorada) y un Michael Shannon pasadísimo de rosca haciendo de villano (tremenda decepción esta, porque Shannon me parece un actorazo que borda los papeles de «loco» o de «malo»… pero precisamente porque suele interpretarlos de manera bastante contenida). ¿Y el protagonista, Henry Cavill? Pues ni en un extremo ni en otro, lo cierto es que físicamente da el pego como Superman y su actuación, sin ser demasiado buena, tampoco me ha parecido tan mala como esperaba.

Haciendo un balance de sus virtudes y defectos, el mal sabor de boca que deja al final no empaña totalmente su buen inicio, así que por eso no diré que es una mala película. Pero tampoco es buena. Así que siendo un poco benevolente la puedo dejar en un 6, teniendo en cuenta que al verla en pantalla grande siempre impacta y gusta más, sobre todo si está repleta de efectos especiales como en este caso. Aunque la sensación de que se podía haber hecho algo mucho mejor no me la quitará nadie.

A veces, primero tienes que dar un salto de fe. La confianza viene después.

*

SPOILER (el que avisa no es traidor):
Inevitablemente tendremos secuela, lo han dejado todo perfectamente preparado para ello. Esperemos que corrijan sus errores y le den algo más de importancia al guión, aunque me da que no será así…

.

5 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.