360 (Juego de destinos)

360p.

.
Título 
original: 360
Duración: 1 hr 50 mins
País: Reino Unido
Año: 2011
Director: Fernando Meirelles
Guión: Peter Morgan
Reparto: Lucia Siposová, Gabriela MarcinkovaJude Law, Rachel Weisz, Juliano Cazarré, Maria Flor, Anthony Hopkins, Ben Foster, Jamel Debbouze, Dinara Drukarova, Vladimir VdovichenkovMark IvanirMoritz BleibtreuJohannes Krisch, Marianne Jean-Baptiste
Género: Drama.

Web oficial: http://www.magpictures.com/360/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:   6 / 10

.

Desde el pasado viernes podemos ver en los cines de nuestro país la última cinta del brasileño Fernando Meirelles, autor de las más que recomendables El jardinero fiel y A ciegas pero, sobre todo, de esa dura y entretenidísima obra maestra que es Ciudad de Dios. Nuevamente, y a pesar de la gran reputación del director o de la presencia en su reparto de actores tan conocidos como Rachel Weisz, Anthoy Hopkins o Jude Law, estamos ante un estreno que nos llega con mucho retraso, ya que fue producido en 2011 y se exhibió por primera vez en numerosos países durante el verano de 2012. Me da que, por desgracia, esto va a ser algo cada vez más habitual.

360 - 1

Pasando ya a comentar la propia película, se trata de un nuevo ejemplo de historias cruzadas que en esta ocasión tienen en común, aparte de los personajes que las conectan, el hecho de que todas giran en torno al amor, las infidelidades y las relaciones familiares. Las tramas se desarrollan simultáneamente en diversos lugares: en Londres, Jude Law y Rachel Weisz dan vida a un matrimonio en crisis en el que ella tiene un lío con un fotógrafo brasileño (Juliano Cazarré) mientras él contrata los servicios de una prostituta eslovaca (Lucia Siposová); por otra parte, vemos cómo la novia del fotógrafo (Maria Flor), que ha decidido volver a Brasil harta de soportar infidelidades, conoce en su avión a un hombre mayor (Anthony Hopkins) que vuela a Estados Unidos en busca de una hija desaparecida, y en el aeropuerto en el que debe hacer un trasbordo también se cruzará con un joven recién salido de prisión (Ben Foster); mientras tanto, en París un dentista (Jamel Debbouze) recientemente enviudado se enamora de su ayudante rusa (Dinara Drukarova), a pesar de que está casada; y en Viena, el marido de la chica rusa, que trabaja «haciendo los recados» (Vladimir Vdovichenkov) para un peligroso y adinerado jefe (Mark Ivanir), conoce a una joven eslovaca (Gabriela Marcinkova) durante uno de sus «trabajos».

Seguro que con tal sinopsis estaréis pensando que se trata de un culebrón o algo parecido, y lo cierto es que ese es su principal inconveniente: casi todas las relaciones parecen excesivamente forzadas y llevadas al límite, son casos muy exagerados. Esto ya le restaría mucha credibilidad pero es que, además, algunas de las historias son demasiado frías o al menos, nos las muestran sin pasión alguna. La más decepcionante de todas es la protagonizada por Jude Law y esa guapísima y gran actriz que es Rachel Weisz. Mientras la veía, no dejaba de venirme a la mente el concepto de «hecho por encargo», creo que con eso ya está dicho todo.

360 - 2

Pero a pesar de eso, y del retraso en su estreno y de las tibias críticas que ha recibido, me ha parecido una cinta relativamente entretenida y con algunos buenos detalles. Creo que expone bien la idea de la gran influencia que tiene el destino en nuestras vidas (aunque ya sea algo más que visto y que suele repetirse en este tipo de películas por episodios) o la importancia de saber aprovechar las oportunidades cuando se presentan sin pensarlo demasiado, antes de que sea demasiado tarde. Menos logrado está el estudio que hace de las relaciones amorosas, analizadas de forma muy plana y con algunos cambios  bruscos e ilógicos en la manera de comportarse de algunos personajes.

Me ha gustado sobre todo la historia protagonizada por Anthony Hopkins, aunque quizás sea la que menos encaje con las demás, ya que en ella el amor que se muestra es el del padre hacia su hija y no el de una pareja. Pero creo que es la más emotiva de todas, y el discurso que da Hopkins en la reunión del grupo de ayuda es, sin duda, el mejor momento de la cinta. La buena labor del actor británico tiene toda la culpa de ello. El último episodio, el que transcurre en Viena, también me ha parecido bastante bueno, sobre todo sobre todo gracias a la aparición de la simpática y sencilla Gabriela Marcinkova, que realiza una de las interpretaciones más creíbles de todo el reparto. En esta parte se da también uno de los momentos más tensos de la historia, un momento de puro thriller repleto de nervio, «marca de la casa» de Meirelles.

360 - 3

Aun siendo lo peor que he visto del director brasileño, no creo que sea una mala película. Está lastrada por un flojillo guión (una adaptación al siglo XXI de la novela La ronda, del austriaco Arthur Schnitzler, que ya fue trasladada al cine con mejor tino por Max Ophüls en 1950), y por los altibajos lógicos que presenta cualquier historia compuesta por varios capítulos distintos, pero técnicamente se nota que detrás de las cámaras hay un tipo que sabe rodar, además de dejarnos un puñado de buenos momentos y algunas reflexiones más que interesantes. Recomendable, siempre que se vea sin esperar un peliculón.

Nunca he hecho este tipo de cosas antes, pero sólo se vive una vez y ¿cuántas oportunidades tendremos?

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.