Diaz: No limpiéis esta sangre

Diaz12.
Título 
original: Diaz: Don’t clean up this blood
Duración: 2 hrs 7 mins
País: Italia
Año: 2012
Director: Daniele Vicari
Guión: Daniele Vicari, Laura Paolucci, Alessandro Bandinelli, Emanuele Scaringi
Reparto: Jennifer Ulrich, Claudio Santamaria, Davide Iacopini, Mica Bara, Ralph Amoussou, Emilie de Preissac, Antonio Gerardi, Elio Germano, Fabrizio Rongione, Renato Scarpa, Mattia Sbragia, Francesco Acquaroli, Alessandro Roja, Paolo Calabresi, Aylin Prandi, Christoph Letkowski, Eva Cambiale, Monica Barladeanu, Pietro Ragusa
Género: Drama.

Web oficial: http://www.diazilfilm.it/

Cartelera y entradas: en este enlace de Sensacine

Mi puntuación:   5 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Hace un par de semanas se estrenó en nuestros cines esta cinta coproducida entre Italia, Rumanía y Francia que logró alzarse con el Premio del Público en la 57ª edición de la SEMINCI de Valladolid, celebrada el año pasado, y que está basada en los acontecimientos reales conocidos popularmente como la «Batalla de Génova».

DiazBl

Los hechos sucedieron en el año 2001, año en el que la celebración de una cumbre del G8 en dicha ciudad italiana hizo que miles de jóvenes estudiantes y/o activistas de toda Europa se desplazaran hasta allí para manifestarse en contra de dicho acto. Durante las concentraciones murió un joven italiano llamado Carlo Giuliani a causa de un disparo efectuado a bocajarro por un carabinieri, lo que hizo que aumentara la tensión y la violencia en las manifestaciones posteriores. Toda esta situación llegó a su punto culminante la noche del 21 de julio, en la que la policía italiana asaltó y desalojó brutalmente la escuela Diaz alegando que en ella se daba cobijo a un gran número de peligrosos activistas, cuando en realidad allí se alojaban no solo estudiantes sino también periodistas, personas sin hogar e incluso turistas, que sufrieron igualmente las consecuencias de la irrupción policial. Los hechos pueden variar un poco según el origen de las fuentes que los narren, como es lógico y dada la gran cantidad de gente involucrada en ellos, pero para hacernos una idea de su gravedad, Amnistía Internacional afirmó que en Génova tuvo lugar «la más grave suspensión de los derechos democráticos en un país occidental tras la II Guerra Mundial» (como reza el poster de la cinta).

Estos acontecimientos se nos muestran en la película desde el punto de vista de una multitud de personajes (estudiantes, policías, activistas, periodistas o algún turista, como ya he comentado en el párrafo anterior) y la trama va avanzando hacia adelante y hacia atrás según quién protagonice cada secuencia, pero volviendo siempre hacia un momento común: el de la agresión de unos jóvenes a un coche patrulla de la policía, que sirvió de desencadenante de la violencia posterior en el colegio. Narrar los hechos de esta forma puede resultar un tanto caótico en algunos instantes ya que podemos perdernos entre tanto personaje, pero lo cierto es que así se puede observar mucho mejor la situación al poder contemplarla desde diversas y variadas perspectivas. Por otra parte, con tan extenso reparto es difícil resaltar la actuación de algún intérprete, aunque quizás la que mayor peso tenga en la película (tanto por la importancia de sus escenas como por la que credibilidad con la que las interpreta) sea la joven berlinesa Jennifer Ulrich, a la que ya pudimos ver hace unos años en la magnífica cinta alemana La ola.

DiazUlr

El (gravísimo) problema del filme es que el director (o los guionistas, no sé quién tendrá mayor culpa) opta por centrarse más en la propia violencia policial que en mostrar la parte «psicológica» del asunto. Me refiero a que llega un punto, sobre la segunda mitad de la película, en el que no vemos mucho más que golpes, sangre, gritos de dolor, gente agonizando, insultos, diversas humillaciones e incluso torturas. Es evidente que había que mostrar algunas escenas así para reflejar los excesos que cometió la policía (esto es algo incuestionable: ya fuera por temor a que la tensa situación se les fuera de las manos o por cualquier otra razón,  está claro que los carabinieri no supieron medir las consecuencias de sus actos y lo que sucedió esa noche fue un acto criminal), pero me parece desproporcionado e incluso manipulador hacerlo de una forma tan morbosa, desagradable y exagerada como se nos enseña aquí. No solo por la violencia de las imágenes (cosas mucho peores hemos visto todos), si no también por la excesiva duración de esas escenas, lo cierto es que parece que el director se recrea y abusa de ellas. Lo peor es que en algún momento también se intenta exponer la mentalidad de algunos policías y de sus superiores, o explicar el por qué de su actuación, algo que hubiera sido mucho más interesante de ver que tanta sucesión de porrazos… pero lo hace de una manera tan simplista y estereotipada que no parece demasiado creíble.

DiazPl

La apruebo porque valoro la valentía del director a la hora de denunciar unos hechos que parecen haber quedado en el olvido para las autoridades italianas y, hablando puramente de su valor «cinéfilo», su comienzo es interesante, tiene alguna escena espectacular y la idea de contar los hechos a través de la visión de distintos personajes me parece muy acertada. Además, la interesante banda sonora y los movimientos nerviosos de la cámara también funcionan a la perfección ya que contribuyen a aumentar mucho la tensión en algunos momentos importantes. Pero todas estas buenas ideas se quedan prácticamente en nada cuando se desarrollan de forma tan tremendamente sensacionalista, efectista y retorcida; así que si recomiendo verla es casi más por ser un ejemplo de cómo no se deben hacer las cosas si queremos que la historia que queremos contar mantenga un mínimo de credibilidad (más aún si está basada en sucesos reales), que por su valor documental.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.