Memorias de un zombie adolescente

WrmBod.

.
Título original: 
Warm bodies
Duración: 1 hr 35 mins
País: Estados Unidos
Año: 2013
Director: Jonathan Levine
Guión: Jonathan Levine
Reparto: Nicholas Hoult, Teresa Palmer, Analeigh Tipton, Rob Corddry, Dave Franco, John Malkovich, Cory Hardrict
Género: Comedia. Romántica. Terror.

Web Oficial: http://warmbodiesmovie.com/

Mi puntuación:    3,5 / 10

.

.
Trailer subtitulado en español:

Como ya comenté al hablar de los estrenos de abril, uno de los que más esperaba era este nuevo trabajo de Jonathan Levine, el autor de 50/50, una película que me parece de las más interesantes que nos ha dado el cine americano en los últimos dos o tres años. Esta que hoy se ha estrenado en nuestros cines es una comedia romántica protagonizada por un zombie cuyo gran objetivo es alimentarse de cerebros, ya que al hacerlo puede experimentar algunas de las vivencias de sus víctimas. Un día, tras devorar el de un joven veinteañero, se empieza a sentir fascinado por la novia del chaval, así que intenta acercarse a ella para cuidarla y protegerla, algo que le hará enfrentarse a grandes peligros.

WarmPalm

En una época en la que los zombies se han vuelto a poner muy de moda, gracias en gran medida al boom de la serie The Walking Dead, esta película tiene algunos elementos que la desmarcan de las típicas cintas de ese subgénero, empezando por el hecho de ser una comedia romántica (existen varias comedias sobre zombies, como las divertidísimas Bienvenidos a Zombieland o Zombie’s party, pero son mucho más gamberras y de humor negro) y siguiendo, sobre todo, por tomar como protagonista a uno de los muertos vivientes, algo que no recuerdo haber visto en ninguna otra ocasión (aunque probablemente sí que haya más de un ejemplo).

Ello hace que se vea con curiosidad durante sus primeros compases, pero el interés decae en seguida porque la trama se desarrolla de forma totalmente rutinaria, hasta desembocar en un desenlace más que previsible. Eso por no hablar de las numerosas incongruencias que presenta la historia, ya que en ocasiones los muertos vivientes no pueden hablar, son torpes, lentos y erráticos (es decir, siguen la imagen arquetípica que tenemos de ellos), pero en otras se vuelven soprendentemente hábiles, inteligentes y capaces de pronunciar incluso alguna palabra. Podríamos aceptar esto si se debiera una especie de paulatina «curación» en los zombies, pero es que aquí funciona totalmente al azar o según le convenga al director: de pronto se comportan casi como humanos para después volver a parecer seres aletargados. El guión, por tanto, me ha parecido flojísimo, no sé si porque la novela de Isaac Marion en la que está basado no daba para más o por culpa de una mala adaptación de Levine (que también se ha encargado de ello, no solo de las labores de dirección).

WarmZomb

Pero es que, además, todo está narrado sin vida alguna, sin chispa ni atisbo de emoción, con una dirección carente de alma y de tensión, así que la historia resulta tremendamente aburrida y hueca. Decir que la película es tan fría que un zombie es un recurso facilón, pero totalmente cierto. Y no deja de parecerme sorprendente, porque lo más destacado de la anterior obra de Levine, la ya mencionada 50/50, era precisamente el grado de complicidad que lograba tener con el espectador, al que emocionaba y hacía reír a partes iguales. Aunque también es cierto que gran parte del mérito que tenía aquella hay que dárselo a ese pedazo de actor que es Joseph Gordon-Levitt, que encima estaba más que bien acompañado por un divertido Seth Rogen.

Una de sus pocas virtudes podría ser algún pequeño atisbo de crítica a la sociedad actual, como cuando el protagonista piensa algo así como «qué bonito tenía que ser esto antes, cuando la gente podía hablar y disfrutar de su mutua compañía» mientras la imagen nos muestra a un montón de gente en un centro comercial, y todos van escribiendo o hablando con el móvil. Pero más allá de eso es poco lo que se puede salvar, quizás un par de escenas graciosas (de un humor muy blanco, eso sí) y para de contar.

WarmNic

Con semejante panorama, solo unos actores verdaderamente competentes podrían salvar la función… pero este no es el caso. Nicholas Hoult, al que ya pudimos ver en la serie Skins o en la reciente Jack el caza gigantes, no deja de ser el típico actor con buena planta pero escaso talento y nulo carisma, así que un papel de protagonista le queda grandísimo. Su acompañante Teresa Palmer no es mucho mejor, y su personaje en muchos tramos de la película es poco más que un «florero». El nombre más ilustre del reparto es John Malkovich, pero su presencia parece estar solo orientada a aumentar un poco el caché de la cinta, ya que su personaje es bastante tópico y no da para grandes lucimientos.

En definitiva, para mí ha supuesto una decepción mayúscula, sin pizca de gracia, con un desarrollo plano y un desenlace previsible. Una pena, porque de haberse llevado de otra forma podría haber sido una historia más que interesante, ya que su premisa era bastante original. Veremos si Levine levanta el vuelo o lo de 50/50 fue solo pura casualidad.

Yo solo quiero encajar… ¿por qué no puedo conectar con la gente? Oh, claro… es porque estoy muerto.

.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.