La huella

sl72

.

Título original: Sleuth
Duración: 2 hrs 18 mins
País: Reino Unido
Año: 1972
Director: Joseph L. Mankiewicz
Guión: Anthony Shaffer
Reparto: Laurence Olivier, Michael Caine
Género: Intriga.

.

Mi puntuación:    9,5 / 10

.

.Ayer por fin pude visitar el Café Kino, una cafetería del barrio de Lavapiés que tiene la peculiaridad de tener una pequeña sala de cine en su interior. Y la experiencia fue inmejorable, desde aquí os recomiendo a todos los cinéfilos madrileños que vayáis algún día porque creo que no os arrepentiréis: unos cómodos sofás (mejor que butacas), una carta no muy extensa pero variada y a buen precio (y para los cerveceros como yo también tienen cubos de cerveza) y, sobre todo, buen cine en VOS. Cada mes pasan aproximadamente una docena de películas con una temática en común; en marzo están poniendo el ciclo de ‘Grandes enemigos’ y la película que elegimos nosotros fue la británica La huella.

2sl72

O más bien debería decir el peliculón que elegimos. Porque esta historia de tintes teatrales que gira en torno al encuentro entre un reputado escritor de novelas policíacas llamado Andrew Wyke (al que da vida Laurence Olivier) y el joven amante de su mujer, Milo Tindle (interpretado por Michael Caine) es realmente fantástica.

Primero porque nos muestra a dos colosos de la actuación, dos de los mejores actores británicos de la historia, frente a frente y dando lo mejor de sí mismos. Ambos desprenden refinamiento, elegancia, sarcasmo, ironía, malicia… pero también son perfectamente creíbles cuando les toca mostrarse más vulnerables y en los momentos más puramente dramáticos. Los dos parecen divertirse de lo lindo interpretando sus roles, Olivier haciéndolo de forma quizás algo exagerada y Caine de manera un poco más contenida, pero es que sus personajes así lo requieren. Es difícil decidir cuál de los dos gana el enfrentamiento porque están francamente soberbios. Y también tiene mucho mérito su capacidad para memorizar esos larguísimos diálogos e interpretarlos de forma natural y fluida.

1sl72

Y es que ese es el otro gran elemento a destacar de la película: el soberbio guión de Anthony Shaffer (que adaptó su propia y exitosa obra de teatro) está repleto de ingeniosos y fascinantes diálogos que no parecen forzados ni dejan de ser creíbles en ningún momento. En el fondo la historia es “simplemente” un debate dialéctico entre los dos protagonistas, debate que se extiende durante más dos horas y cuarto que no se hacen largas en absoluto, por increíble que pueda parecer. Tras unos primeros minutos de cordialidad y toma de contacto, el enfrentamiento entre ambos personajes se desencadena de golpe cuando el personaje de Olivier suelta de sopetón al de Caine: «Tengo entendido que quiere casarse con mi mujer». A partir de ahí comienzan a llover las puñaladas (metafóricamente hablando) y el pulso constante de ver quién está por encima del otro, pero guardando las formas y la apariencia en todo momento. Mentiras disfrazadas de verdades, sentimientos de rencor, de venganza y de celos se esconden sutilmente tras cada educada frase.

4sl72

Pero el guión no solo destaca por sus diálogos, también por las situaciones que nos va presentando. Se pueden distinguir claramente dos partes en él: la primera es divertidísima y muy disfrutable (la recreación del robo es absolutamente magistral), mientras la segunda se torna mucho más oscura y retorcida, aunque el cinismo, la mordacidad y el ánimo de revancha estén presentes casi desde el primer minuto de la película.  Esto nos va sumergiendo cada vez más en la intriga que crea el personaje de Olivier con sus «juegos», que provocan algunos giros realmente sorprendentes, hasta desembocar en un final que riza el rizo pero sin hacer aguas por ningún sitio ni dejar de parecer, dentro de lo que cabe, factible y creíble. Otro gran mérito de un “libreto” que inexplicablemente no fue ni siquiera nominado al Oscar al mejor guión adaptado.

La labor de Mankiewicz  también es digna de elogio (por cierto, esta fue la última película que dirigió). Es realmente admirable cómo con tan pocos elementos es capaz de lograr tanto y de dar una lección de cómo manejar la tensión y los tiempos. Todo está en su sitio, perfectamente colocado (habría que hacer especial mención a las inquietantes marionetas que pueblan la mansión del personaje de Olivier y que en muchos momentos parecen cobrar vida propia), la cámara se mueve con precisión e inteligencia, algo fundamental al haber prácticamente solo un escenario (casi toda la trama se desarrolla dentro de la mansión del escritor), y el ritmo es perfecto a lo largo de toda la película (ni excesivamente lento ni muy frenético). La banda sonora de John Addison también contribuye lo suyo, añadiendo aún más suspense a lo que estamos viendo.

3sl72

En definitiva, que es una gozada de película, con grandes dosis de humor, ironía, tensión, sorpresas y ajustes de cuentas, todo ello mostrado a través de unas conversaciones memorables. De lo mejor del cine de los años 70 sin ninguna duda, y en mi opinión una de las cimas del cine de intriga. Impresionante.

El camino más corto para llegar al corazón de un hombre es la humillación, enseguida descubrirás de qué pasta está hecho.

Como curiosidad, en 2007 Kenneth Branagh osó dirigir un remake en el que Michael Caine interpretaba el papel que en la de 1972 representó Laurence Olivier, con Jude Law haciendo el de Michael Caine. Fue un completo fracaso y la crítica se ensañó bastante con ella, aunque tengo curiosidad por ver al gran Caine en el rol del escritor que tan mal rato le hacía pasar en esta, así que puede que le dé una oportunidad en breve.

3 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.