Amor

am12.

Título originalAmour
Duración: 2 hrs 5 mins
País: Austria
Año: 2012
Director: Michael Haneke
Guión: Michael Haneke
Reparto: Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert, William Shimell, Alexandre Tharaud, Ramón Agirre, Rita Blanco, Dinara Drukarova, Carole Franck, Laurent Capelluto
Género: Drama. Romántica.

.

Mi puntuación:    9 / 10

.

.

Trailer subtitulado en español:

Tercera entrada consecutiva en la que escribo sobre uno de los 10 estrenos que apunté como imprescindibles para estos últimos meses de 2012. Aún no se sabe exactamente cuándo se exhibirá en los cines españoles; parece que será a partir del viernes 21 de diciembre pero no está totalmente confirmado, así que este hecho, unido a los recientes galardones que obtuvo en los Premios del Cine Europeo (ni más ni menos que los de mejor película, director, actor y actriz), aumentaron todavía más mis ganas de verla sin esperar a su estreno.

Durísima, tierna, triste, pausada, asfixiante, emotiva, austera… y real. Cualquiera de estos adjetivos servirían para definir la última obra del controvertido director austriaco de origen alemán Michael Haneke. Adjetivos que podrían aplicarse a muchas de sus otras películas, pero por motivos totalmente distintos: normalmente su cine también es inquietante, contundente, seco y produce un gran desasosiego, pero para lograrlo suele emplear crímenes u otros sucesos perturbadores y la violencia está casi siempre latente (como por ejemplo en Caché, La cinta blanca o la extraordinaria Funny Games), mientras que aquí no hay nada de eso.

Amriv

En esta ocasión Haneke dirige un tremendo drama acerca de la vejez, en el que nos muestra cómo una anciana mujer llamada Anne (interpretada por Emmanuelle Riva) empieza a padecer los primeros síntomas de una grave enfermedad, lo cual cambia totalmente el modo de vida que llevaban ella y su marido Georges (Jean-Louis Trintignant). Éste la ayuda y se vuelca con ella en todo momento, pero Anne no quiere que lo haga, preferiría que él siguiera con su vida sin cambiarla tan bruscamente.

Yo no tengo ni idea de lo que es el amor, pero para mí esta película refleja algo que se aproxima mucho más al concepto que tengo de ello que lo que muestran muchas de las cintas catalogadas como románticas, repletas de jóvenes felices y sonrientes que se revuelcan por los parques, después se casan, tienen un montón de críos y casi todo es alegría. Y no, el amor debe ser más bien algo como lo que nos muestra Haneke, el tener alguien a tu lado incondicionalmente en los momentos más duros y difíciles de tu vida, saber que esa persona va a estar ahí. Los protagonistas ni son apasionados (lógicamente, son muchísimos años juntos) ni están de acuerdo en todo, de hecho se puede intuir que discuten a menudo, pero saben que siempre podrán contar el uno con el otro. Y por ello esta película me ha parecido mucho más romántica que el 99% de las que nos venden a diario bajo esa etiqueta.

Amhup

Todo está cocinado a fuego lento, dirigido de forma sencilla y sobria. Poco a poco vamos viendo cómo la enfermedad avanza, y con ella también crece la intranquilidad y aparece el miedo. Pero no solo el miedo a perder al ser querido o ver cómo sufre una agonía, si no también el temor de que llegue un momento en el que no reconozcas a la persona que comparte tu propia casa o con la que has vivido tantos y tantos años. O (esto es incluso peor) que no se reconozca ni ella misma.

Los dos veteranos intérpretes realizan unas actuaciones soberbias. Ver a Emmanuelle Riva representando el sufrimiento, dolor (sobre todo físico, pero también psíquico) y la fragilidad de su personaje es un auténtico y tortuoso espectáculo, en muchas ocasiones provoca una tremenda angustia y hace que te revuelvas incómodo en el asiento. Por su parte, a Jean-Louis Trintignant le toca un papel bastante menos agradecido, en el sentido de que es más contenido y menos propicio al lucimiento, pero no necesita mucho más que su mirada para hacernos sentir un montón de cosas distintas y compadecernos de la situación que le ha tocado vivir. Difícil decir cuál de los dos lo hace mejor, porque ambos lo bordan.

Amtrigt

El resto del reparto (entre el que podemos encontrar al español Ramón Agirre haciendo de conserje) cumple en sus pequeños papeles, destacando a Isabelle Huppert, que tiene alguna secuencia muy cruda y emotiva, aunque su personaje no posea gran relevancia a pesar de ser la hija de los ancianos.

Si no fuera por la extraña escena final, algo bastante habitual en el cine de este director (y que muchas veces ha hecho aún más grandes a sus películas, pero que en esta ocasión creo que no encaja muy bien), y por algunos momentos excesivamente pausados (sin que fuera necesario estirarlos tanto), podríamos decir que se trata de una auténtica obra maestra. Pero a pesar de esos minúsculos fallos, es una grandísima cinta, la mejor del año hasta ahora. Y probablemente con posteriores visionados le suba mi puntuación, aunque ahora mismo no tengo ninguna intención de volver a verla ya que te deja realmente abatido. Porque lo que vemos nos puede pasar a cualquiera en el futuro y no podemos hacer nada para evitarlo.

—Haces todo lo posible para facilitarme esto, pero yo no quiero. Por mí, no por ti.
—No te creo, porque te conozco. Piensas que eres un peso para mí, pero si estuvieras en mi lugar, ¿qué harías?

.

10 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.