Grandes actrices: Shirley MacLaine

.
.
.
Premios y nominaciones destacables:

– Ganadora del Oscar a la mejor actriz principal por La fuerza del cariño (1983).
– 4 veces nominada al Oscar a la mejor actriz principal, por Como un torrente (1958), El apartamento (1960), Irma la Dulce (1963) y Paso decisivo (1977).
– Ganadora de 6 Globos de Oro, por El apartamento (1960), Irma la Dulce (1963), La fuerza del cariño (1983) y Madame Sousatzka (1988); en 1955 a la actriz revelación y en 1998 a toda su carrera. Otras 13 veces nominada.
.

.
.

.

Breve biografía:

Nació el 24 de abril de 1934 en Richmond (Virginia, EEUU) y su nombre completo es Shirley MacLean Beaty. Es la hermana mayor del también conocido actor Warren Beatty.
De niña soñaba con ser bailarina, seguramente influenciada por el hecho de que esa era la profesión de su madre, por lo que asistió a clases de ballet desde una edad muy temprana. Como curiosidad, debido a su altura en muchas ocasiones le tocaba asumir el papel de hombre. Tras dedicarse a ello varios años terminó por asumir que no era lo suyo y se marchó a Nueva York para centrarse en el teatro, logrando debutar en Broadway a los 19 años. Como sucede en muchas ocasiones, el trabajo duro puede no servir de gran cosa sin un poco de fortuna que lo acompañe, y ella la encontró el día en el que una actriz protagonista se lesionó poco antes de comenzar a interpretar una obra. Shirley asumió ese papel y gustó mucho al público, en el cual se encontraba Hal B. Wallis, reputado productor cinematográfico que la propuso firmar con la Paramount de inmediato.
Entre sus numerosas peculiaridades destaca el hecho de que cree en la reencarnación (afirma haber tenido como mínimo 10 vidas), motivo que en EEUU ha dado para burlas de todo tipo. En 1994 hizo el Camino de Santiago, causando cierto revuelo en nuestro país, experiencia de la que escribió un libro llamado El camino. Un viaje espiritual (ha escrito muchos más, la mayoría sobre temas esotéricos y espirituales).

Carrera cinematográfica:

Debutó en el cine de la mano de Alfred Hitchcock, nada menos, en una película atípica de la filmografía del director británico, la comedia negra Pero… ¿quién mató a Harry?, en la cual tiene un papel bastante relevante (de hecho es el personaje femenino con más peso de la cinta). Por aquel entonces tenía poco más de 20 años, pero su actuación y su encanto natural ya llamaron la atención de Hollywood. Desde ese momento no cesó de trabajar y en 1958 logró su primera nominación al Oscar a mejor actriz por su papel en Como un torrente (se lo arrebataría Susan Hayward por su actuación en Quiero vivir). La década de los 60 puede que fuera su etapa más productiva, en la que nos regaló interpretaciones inolvidables como las de El apartamento, Irma la Dulce o La calumnia y trabajó con directores tan míticos como Billy Wilder, Vittorio De Sica o William Wyler. Esa década y la siguiente le sirvieron para seguir sumando nominaciones a los Oscar, aunque tuvo que esperar hasta 1983 para lograr su primera (y única) estatuilla dorada por su papel de sobreprotectora madre en La fuerza del cariño.
Desde ese momento compaginó el cine con algo de televisión, y hoy en día sigue en activo, de hecho es el fichaje estrella para la tercera temporada de la aclamada serie Downtown Abbey.

_________________

Los premios suelen ser algo a lo que no le doy mucha importancia, pero cuando una actriz ha ganado 6 Globos de Oro, 1 Oscar, diversos premios importantes en Europa (BAFTA, Venecia, Berlín), y ha sumado decenas de nominaciones en festivales de todo el mundo no puede ser debido a la casualidad o al beneplácito de quienes los otorgan. En su etapa joven podía encandilar a cualquiera con ese pelo rojo y sus ojos azules, pero sobre todo con una sonrisa encantadora como ha habido pocas en el cine. Y a base de papeles en los que solía interpretar a jóvenes aparentemente inocentes que luego podían no serlo tanto, ya que casi todas solían tener una pizca de picardía, algo que ella era capaz de representar con total convicción. Otro de sus grandes aciertos ha sido saber adaptarse a su edad, asumiendo papeles maduros paulatinamente y sin problemas (al contrario que muchas otras actrices que pretenden aparentar 25 años cuando tienen un par de décadas más como mínimo). A mí me asombra la naturalidad y sencillez con que actúa siempre, quizás porque como ella misma afirma se divierte haciéndolo, le encanta su profesión y esto lo transmite en cada una de sus escenas.

Ficha en IMDb
Web oficial
Twitter oficial

CINCO PAPELES INOLVIDABLES: 

.

.Fran Kubelik2
Fran Kubelik (El apartamento, 1960)

Shirley interpreta a una ascensorista que tiene una aventura con uno de los jefes de la empresa en la que trabaja mientras, sin que ella lo sepa, uno de los empleados, C.C. Baxter (Jack Lemmon), está perdidamente enamorado de ella. Algo comprensible, ya que se trata de una chica guapa, dulce y simpática, pero que también tiene cierto aire triste y sufre un gran tormento interior (de hecho, son contadas las veces que se ríe en toda la película). Una actuación natural y encantadora para componer un personaje entrañable, da la impresión de que la actriz es así en realidad por la facilidad con la que lo hace. La pareja que forma con Lemmon, a las órdenes del genial Billy Wilder, es una de las más grandes que ha dado el cine.

.

.
.
Martha Dobie (La calumnia, 1961)

Su mejor actuación «seria», en un tremendo y más que recomendable drama sobre el lesbianismo (ojo al año en que se rodó, tiene gran mérito), dirigido por William Wyler y que coprotagoniza con Audrey Hepburn. Ambas hacen unas interpretaciones formidables, aunque para mi gusto es MacLaine la que logra los momentos más emotivos de la cinta. Una interpretación intensa, triste y llena de rabia contenida ante la injusticia que sufre su personaje. Memorable papel.

 

.
Irma «la Dulce» (Irma la Dulce, 1963)

En esta ocasión vuelve a compartir protagonismo con Lemmon y a ser dirigida por Wilder, y de nuevo nos regala un personaje maravilloso. Irma es una prostituta de buen corazón detenida en una redada por un gendarme interpretado por Lemmon, durante la cual surge el amor entre ellos. Shirley está aquí más seductora y guapa que nunca, pero también tremendamente divertida, demostrando que iba sobrada de talento para hacer reír al espectador.

.

.
Aurora (La fuerza del cariño, 1983)

Esta actuación le valió el Oscar por su papel de madre sobreprotectora con su hija (Debra Winger) y algo mojigata, que siente curiosidad por su mujeriego vecino (Jack Nicholson, que también ganó el Oscar por su interpretación). Un personaje complejo, pero por ello mismo humano y real, que Shirley saca adelante de forma soberbia. Emotivas algunas de sus escenas con Winger y divertidas las que comparte con Nicholson (ambos son lo mejor de una cinta para mí sobrevalorada).

.

.ginnie2
Ginnie (Como un torrente, 1958)

Su primera nominación al Oscar le llegó por esta interpretación, en la que hace el papel de una prostituta joven e inocente (bueno, o más bien algo corta de entendederas) pero con unos fuertes ideales, que sabe lo que quiere y que le da muy poca importancia a lo que los demás opinen de ella. Y por eso es una persona alegre, feliz y más que satisfecha con su vida. Un personaje en principio secundario pero que en cada una de sus apariciones se adueña totalmente de la película.

.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.