Y recibí las peores noticias de tus labios

.

.

Título original: Eu receberia as piores notícias dos seus lindos lábios
País: Brasil
Año: 2011
Director: Beto Brant, Renato Ciasca
Guión: Beto BrantRenato Ciasca
Reparto: Camila Pitanga, Gustavo Machado, Zé Carlos Machado, Gero Camilo, Adriano Barroso, Magnólio de Oliveira
Género: Drama.

Mi puntuación: 4,5 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Otro de los estrenos de mañana es este largometraje brasileño, país del que en los últimos tiempos han salido películas tan estimables como Carandiru, Tropa de Elite o, principalmente, Ciudad de Dios (debilidad personal, una de mis favoritas y que recomiendo ver encarecidamente a todo el que no haya tenido ocasión de hacerlo). Pero en este caso, desafortunadamente, estamos ante una cinta que ni siquiera se aproxima al nivel de las que he mencionado antes, a pesar de que se llevara el Colón de Oro a la mejor película en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva del año pasado.

La historia, basada en la novela homónima de Marçal Aquino (al parecer bastante exitosa en su país), nos muestra el triángulo amoroso en el que se ven envueltos una mujer con un turbio y duro pasado llamada Lavinia, un fotógrafo que está recorriendo el Amazonas, Cauby, y un predicador, Ernani.

Sin ser un total despropósito, hay demasiadas cosas que no funcionan en ella. Empezando por todo el tema amoroso, con cierto tufo a telenovela y que en teoría pretenden mostrarnos como si fuera de una pasión desbocada (al menos entre los dos jóvenes) cuando realmente está muy lejos de ser así. Las abundantes escenas de sexo están rodadas de una forma demasiado fría, o al menos esa impresión me ha dejado a mí. Y tampoco he visto demasiada química entre los actores en ningún momento de dichas escenas.

Aún así, esta parte de la trama se sigue con cierto interés, no llega a aburrir excesivamente. El problema son las demás subtramas, ya que algunas que no se sabe muy a qué vienen (el asunto ecologista), o no están tan bien desarrolladas como para lograr captar nuestra atención (la cuestión religiosa o espiritual). La pequeña parte criminal tampoco termina de enganchar ya que se desarrolla de forma muy precipitada, así que está claro que el principal lastre de la película es un guión bastante flojillo. Y como ya he comentado en otras entradas, si el guión falla lo demás es difícil que funcione.

En cuanto a las interpretaciones, hay un poco de todo. Sin ir más lejos, la protagonista, Camila Pitanga en algunas escenas está espectacular (y no me refiero a su desnudo, que también, si no por ejemplo a su sobrecogedora mirada perdida en la parte final) y en otras se muestra totalmente sobreactuada y excesivamente «chillona». Me han parecido más convincentes los vértices masculinos del triángulo, sobre todo Gustavo Machado, con una actuación muy natural durante casi todo el metraje. Zé Carlos Machado cumple en su papel de predicador, sin florituras pero con solvencia. Y por ahí anda también un actor secundario que aparece en casi todas las películas brasileñas que he visto últimamente (bueno, a lo mejor exagero un poco), Gero Camilo. Su actuación es correcta, pero su personaje es otra de esas cosas de la cinta que parecen metidas porque sí o con calzador.

Lo más destacable, junto a la belleza de algunas imágenes y paisajes naturales (espléndida labor de fotografía), probablemente sea su música. Y también hay que reconocer que pese a las evidentes lagunas se deja ver fácilmente, y eso suele ser algo bueno. De hecho he estado a punto de «aprobarla» por ello.
Ah, y también es digno de mención su poético título, que a mí me encanta aunque tampoco me ha quedado muy claro a qué se debe una vez vista la película…

Esta ciudad es más peligrosa de lo que parece, Cauby. Por mucho menos, aquí ya ha pasado mucho más.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.