La ventana indiscreta

rwh

 

.

Título original: Rear window
País: Estados Unidos
Año: 1954
Director: Alfred Hitchcock
Guión: John Michael Hayes
Reparto: James Stewart, Grace Kelly, Thelma Ritter, Wendell Corey, Raymond Burr, Judith Evelyn, Georgine Darcy, Ross Bagdasarian
Género: Suspense.

Mi puntuación:  10 / 10

.
.

.

Jeff (James Stewart) es un inquieto fotógrafo que ha recorrido medio mundo y que de pronto se ve obligado a guardar reposo en casa durante varias semanas, a causa de un percance que le ha dejado con una pierna escayolada. Como no tiene nada mejor que hacer, salvo esperar la visita de su enfermera Stella (Thelma Ritter) o de su novia Lisa (Grace Kelly), se dedica a pasar las horas mirando por la ventana y observando a sus vecinos (incluso usando prismáticos si es necesario), hasta el punto de conocer perfectamente el tipo de vida que llevan, las cosas a las que se dedican en su tiempo libre y hasta las conversaciones o discusiones que tienen con sus parejas. ¿Pero esto lo hace solo por aburrimiento, o quizás también por un exceso de curiosidad o debido a un reprochable voyeurismo?

La película está magníficamente dirigida por Hitchcock, que opta por irnos mostrando lo que sucede tal como lo ve su protagonista, lo cual es un acierto mayúsculo para lograr enganchar al espectador y además manejar la tensión a su antojo. Todo comienza con un grito en mitad de una noche y una persiana que se mantiene sospechosamente bajada el día siguiente, lo cual induce a Jeff a pensar que ha podido cometerse un crimen. Con esta premisa, el director londinense va dejando pequeñas pistas que nos pueden ayudar (o no) a resolver lo que pasa, al tiempo que lo hace el personaje interpretado por Stewart. Hay que estar atento a lo que nos muestran las imágenes y a lo que escuchamos en las conversaciones (incluso a los ruidos de fondo) porque en cualquiera puede estar la clave que nos aclare todo. Y lo mejor es que, llegados a este punto y sin habernos dado cuenta, nosotros también nos hemos convertido en unos descarados mirones.

A la gran dirección se une un guión repleto de diálogos deliciosos y trabajados, basado en el relato breve de Cornel Woolrich It had to be murder. Pueden parecer demasiado teatrales, pero a mí me encanta ese tono de vacile y sarcasmo constante que se percibe en la mayoría de ellos. También es de elogiar la fotografía, repleta de primeros planos (casi todas las escenas o transcurren en el apartamento de Jeff o se ven desde él) que realzan la expresividad de los actores.

El reparto está perfecto. James Stewart nos regala uno de los mejores papeles de su carrera (a mí es el que más me gusta de los que le he visto), interpretando con gran elocuencia a un tipo que se siente enjaulado y que afronta su desafortunada situación con un humor mordaz e irónico, mediante el cual se dedica a buscar las cosquillas constantemente a Stella y con el que intenta convencer a su novia de que olvide la idea del matrimonio, ya que según él son de clases distintas y llevan formas de vida incompatibles. Stewart aprovecha las limitaciones físicas de su personaje para sacar un gran partido de su expresividad facial.

La guapísima Grace Kelly encaja a la perfección en el rol de joven, atractiva y elegante novia que proviene de la alta sociedad. La mujer perfecta, que sin embargo ve como Jeff quiere alejarla de él por miedo a comprometerse, a pesar de que ella está dispuesta a renunciar a sus comodidades y cambiar de vida por estar siempre junto a él. Y Thelma Ritter tiene un papel más secundario, pero no por ello está menos espléndida que los protagonistas, imprimiendo un aire maternal a su personaje, que para Jeff es una especie de sabia (y bastante gruñona) consejera.

Podríamos echarle en cara que el final está resuelto de manera un tanto precipitada, puede que sea algo torpe. Pero es totalmente coherente (de hecho se intuye bastantes minutos antes del cierre, cosa que tampoco molesta), por lo que no minimiza en absoluto los demás méritos que tiene la cinta.

Y es que esta película son palabras mayores. En mi opinión es lo mejor que hizo Hitchcock, a lo que hay que añadirle la mejor actuación de uno de los grandes actores clásicos, y todo ello envuelto en una trama «detectivesca» que engancha desde el primer instante. De visión obligada para todo aquel que aún no haya tenido el placer de disfrutarla.

—Cuando una mujer y un hombre se atraen deberían terminar juntos, como los taxis en Brooklyn, y no analizarse el uno al otro como si fueran muestras de laboratorio.
—Esa es una forma inteligente de ver el matrimonio.
—¿Inteligente? ¡Nada ha causado más problemas a la raza humana que la inteligencia!

.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.