Holy Motors

.

.
País:
 Francia
Año: 2012
Director: Leos Carax
Guión: Leos Carax
Reparto: Denis Lavant, Edith Scob, Eva Mendes, Elise Lhomeau, Jeanne DissonMichael PiccoliKylie Minogue
Género: ¿Drama?
Web oficial: http://holymotorsfilm.com/

Mi puntuación:  3 / 10

.

Trailer subtitulado en español:

Estamos en un viernes cargado de estrenos, en el que muchos jóvenes y adolescentes acudirán en masa (ya sea por voluntad propia o por complacer a la parienta) a ver vampiros y hombres lobo crepusculares (si no me equivoco es la última entrega de la saga, estamos de enhorabuena). Pero los que gustamos de otro tipo de cine también tenemos opciones más que interesantes, como la última de Ken Loach (que ya comenté aquí el miércoles) o una de las películas que más revuelo está causando en los últimos tiempos, Holy Motors. Ganadora del premio a la Mejor Película del Festival de Sitges (y elegida para estrenar la interesante propuesta del ‘cine oculto‘ en Madrid) nos muestra un día de la vida de un hombre que se dedica a ir en limusina por París disfrazándose e interpretando los distintos personajes en los que se transforma.

Sí, lo habéis adivinado (si es que no lo habíais leído ya): se trata una película rara, surrealista, indescriptible. Algunos lo llaman cine experimental, una definición que no me gusta demasiado pero que si se puede aplicar a una cinta es a ésta. Es bastante complicado explicarla con palabras porque en lo que se basa es en mostrarnos una serie de secuencias e imágenes que pretenden ser sugerentes, hipnóticas e impactantes, que provoquen algo en el espectador, en definitiva. Si lo consiguen o no ya es algo que ha de preguntarse y juzgar cada uno.

En mi caso, la respuesta a esa cuestión es un rotundo no. No he sentido nada en casi ningún momento de su metraje. Quizás sea cosa mía porque no tengo la «sensibilidad suficiente» como para apreciar la belleza o la fascinación de sus imágenes (escribo esto de forma irónica, aunque puede ser verdad). O porque no he entendido sus simbolismos y referencias. Pero si tras ver una película me tienen que explicar qué me ha querido contar, o tengo que ponerme a leer las interpretaciones que ha hecho de ella la gente, mal asunto. Eso no va conmigo, de hecho hay muy pocas películas de estas características (basadas más en la sugestión que en la narración, por así decirlo) que me gusten o me atraigan. Sé que no se pueden meter dentro de un mismo saco porque cada una es un mundo, pero me refiero por ejemplo a cintas como El topo de Jodorowsky, Mulholland Drive, o incluso casi todo el cine que he visto de reputados directores como Tarkovsky. Del propio Buñuel, sin ir más lejos, la que menos me gusta es la que seguramente sea su obra más surrealista, El ángel exterminador. Aunque como nunca se puede generalizar, también hay cintas cargadas de símbolos y metáforas que me encantan, como El séptimo sello o Viridiana, pero en ellas al menos se puede apreciar un hilo argumental bastante claro.
Porque para mí la base de cualquier película es su guión. Y quiero que me cuenten algo: una historia, una conversación, la aburrida vida de un personaje o incluso un sueño demente e incoherente. Lo que sea, pero siempre que se aprecie que está cimentada sobre algo, que haya habido cierta idea previa a la hora de realizarla, y que al terminar no me deje la sensación de que me han querido vender la moto con imágenes muy bonitas pero puestas al azar y vacías de contenido.

Reconozco que hay alguna secuencia digna de elogio, turbadora y extrañamente fascinante, principalmente la del cementerio (grotesca y espectacular, difícilmente olvidable), y también escenas curiosas de ver y oír como la de los acordeones en la iglesia. Eso es innegable. Pero colocarlas todas seguidas y una detrás de otra sin ton ni son me parece una tomadura de pelo, porque si lo analizamos al concluir veremos que no nos han contado nada. Ni hemos entendido nada. Y como ya he dicho, a mí tampoco me ha producido ninguna sensación ni emoción, que es lo que me respondería  alguno de los que la ensalza. Es decir, técnicamente no se le puede reprochar nada ya que es impecable, pero es que el cine no es solo una sucesión de imágenes. Lo realmente importante, y lo que lo diferencia de ver un cuadro o una fotografía, es su contenido. Y aquí es nulo.

Es mi opinión, pero comprendo que haya gente a la que le haya podido gustar y/o sintiera algo viéndola. Y por supuesto, valoro el hecho de que aún queden directores que no opten por la vía fácil y se arriesguen a hacer las obras que ellos quieren, sin imposiciones. Me parece infinitamente mejor «perder el tiempo» viendo propuestas así que no con el blockbuster del que hablaba al principio del post. Pero no puedo decir que una película sea buena solo por el hecho de que sea original, tiene que ofrecerme algo más.

Dicen que la belleza está en la mirada. En la mirada del espectador.

.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.