El mundo es nuestro

El_mundo_es_nuestro-968175243-large.

País: España
Duración: 1 hr 27 mins
Año: 2012
Director: Alfonso Sánchez
Guión: Alfonso Sánchez
Reparto: Alfonso Sánchez, Alberto López, Pepe Rodríguez, Estrella Corrientes, Maite Sandoval, Antonia Gómez, Alfonso Valenzuela, Joserra Leza, Miguel Ángel Sutilo, Fran Torres, Daniel Morilla, Olga Martínez, Kai Zhou, Pepa Díaz Meco, María Cabrera, Pepe Quero, Antonio Dechent, José Manuel Poga
Género: Comedia.

Web oficial:   http://www.elmundoesnuestro.es

.Mi puntuación:   7,5 / 10

.

.

Trailer:

‘El Cabesa’ y ‘El Culebra’ son dos jóvenes sevillanos con un plan muy claro y sencillo: atracar un banco e irse a Brasil a disfrutar de la vida. Mientras se dirigen a dicho banco en su moto (vestidos de nazarenos para evitar que les identifiquen) van comentando y autoconvenciéndose de que es lo mejor que pueden hacer porque su futuro pinta muy negro, y su diálogo termina siendo un análisis algo simplista pero natural de los problemas que afectan a los jóvenes españoles de hoy en día. Brillante y divertida escena que da el pistoletazo de salida a una película peculiar en todos los sentidos, tanto por lo que cuenta, como por su humor, como por su gestación: la pareja protagonista, creada por la gente de MundoFicción, había alcanzado cierta fama en los últimos tiempos gracias a varios vídeos  que circulan en Youtube (admito que yo no les conocía) y de ahí surgió la idea de hacer un largometraje. Además ha sido financiada parcialmente mediante crowdfunding, algo novedoso en nuestro país. El hecho de que la canción elegida para los títulos de crédito (Dame veneno) sea del grupo Narco también dice bastante del espíritu de la película.

Como era de esperar, el atraco se complica por la aparición de un tercer (no) invitado, pasando de ser un simple robo a convertirse en todo un asalto con secuestro de rehenes, tornándose en una situación surrealista. Como uno de los personajes dice en una escena: «¿Pero esto es un bautizo o qué?».

El director y guionista Alfonso Sánchez (y también protagonista, él es ‘El Cabesa’) aprovecha esa situación para presentarnos una serie de personajes estereotipados, casi caricaturas, pero que sirven para representar casi todos los estratos de la sociedad española. Desde un tipo que tiene que ir a «sellar el paro» pero lleva puesto el mono de trabajo («Una chapu que tengo con mi cuñao, ya sabes» es su excusa), hasta el empresario machista y prepotente con negocios más bien turbios, pasando por la pareja de canis protagonista que representa a la generación «ni-ni» en su máxima expresión, la cajera alienada por su trabajo y con una triste vida social y sexual, la joven pareja en la que el hombre va a aceptar casarse e hipotecarse casi por inercia aunque no quiera, o la periodista aprovechada que utiliza el drama de algunos personajes para lograr su exclusiva y abrirse camino en el mundillo de la televisión. Y la policía claro, con un comisario borrachuzo al frente. Por no faltar, no falta ni el chino al que nadie entiende pero que a todos sorprende por su astucia (y que protagoniza algunos de los momentos más graciosos de la película).

Su gran acierto es que a la vez que nos muestra los problemas que tiene cada personaje, también los critica mordazmente. Es decir, cada uno tiene sus razones y motivos para hacer lo que hace, pero a su vez todos tienen gran parte de culpa para estar en la situación de la que se quejan.

Es una película muy ágil, narrada con buen ritmo y un gran sentido del humor. Analizándolo fríamente, todo lo que nos cuentan es un disparate mayúsculo, pero si se ve sin prejuicios y con ganas de pasar un buen rato se pueden soltar varias carcajadas fácilmente durante su visionado. Así que es de justicia reconocer que cumple su objetivo sobradamente. Hay bastantes gags que se aprovechan de la forma de hablar de los andaluces o de la particular idiosincrasia sevillana, como el del intento de desviar la procesión de una cofradía en Semana Santa. Pero en este caso el acento andaluz no es nada difícil de seguir y juega a su favor (lo comento porque en la también andaluza y reciente Grupo 7 había escenas en las que era realmente difícil comprender lo que decían sus personajes, y no lo digo por la mala dicción de Mario Casas precisamente). Aparte de ese humor, también me ha parecido ver algún pequeño homenaje a cintas míticas como Pulp Fiction (por el misterioso maletín) o Dos hombres y un destino (atrapados en un local y rodeados de policías, son dos bandoleros modernos como ellos mismos dicen), aunque puede que solo sean ocurrencias mías.

Por hablar de algunos «peros», hay que señalar que llegado cierto punto pierde un poco de chispa, algunas gracias resultan un tanto repetitivas y otras directamente no funcionan. Los actores son totalmente desconocidos, al menos para mí (salvo Antonio Dechent), lo cual es bueno para meterte más de lleno en la historia pero en algunas escenas se nota poco nivel interpretativo. Y el final quizás esté resuelto de forma un tanto torpe.

Pero la verdad es que la sensación que me ha dejado es muy buena y me he reído mucho viéndola, que es de lo que se trata. Se agradecen este tipo de películas que no buscan ser obras maestras y tan solo quieren hacerte pasar un rato divertido, pero además añadiéndole una importante (aunque un tanto superficial) crítica social. En algún sitio he leído que el guión lo podría haber firmado el mismísimo Rafael Azcona, lo que me parece un poco exagerado, pero da una buena idea de lo que podemos encontrar en ella.

—Y menos mal que no hemos estudiao, porque si hubiéramos estudiao estaríamos igual pero peor, con más cara de gilipollas. Porque aparte del tiempo que hubiéramos perdío seríamos más conscientes de lo precaria de nuestra situación.
—Claro, quillo, ¡bendita ignorancia!

.

7 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.