Ruby Sparks

rs

.

.
Título original:
Ruby Sparks
Duración: 1 hr 44 mins
País: Estados Unidos
Año: 2012
Director: Jonathan Dayton, Valerie Faris
Guión: Zoe Kazan
Reparto: Paul Dano, Zoe Kazan, Chris Messina, Steve Coogan, Annette Bening, Antonio Banderas, Elliott Gould, Toni Trucks, Alia Shawkat, Aasif Mandvi, Deborah Ann Woll
Género: Comedia. Drama. Romántica.

Web oficial: www.foxsearchlight.com/rubysparks/

Mi puntuación:  7 / 10

 

.

Ruby Sparks es el nombre de una chica inventada por Calvin, un joven y exitoso escritor que está pasando por una importante crisis creativa y social. Se siente tan sólo y necesitado de cariño que termina enamorándose del personaje que él mismo ha creado para su futuro libro… y hasta aquí puedo leer sin revelar mucho más del argumento. De hecho, en esta entrada no he colgado el trailer de la película a propósito porque me parece que cuenta demasiadas cosas. Pero si queréis verlo, en este enlace lo tenéis.

Los directores de la divertida Little Miss Sunshine (el matrimonio formado por Jonathan Dayton y Valerie Faris) repiten en parte la misma fórmula que tan bien les funcionó en aquella película: un guión original y repleto de humor (un tanto irónico y resignado en muchas ocasiones), con algunas situaciones y personajes bastante estrambóticos (como los secundarios de Benning y Banderas, por ejemplo), y todo ello sin dejar de plantearnos cuestiones y sentimientos muy terrenales a pesar del tono de fábula que envuelve la historia. La trama se desarrolla con una  curiosa mezcla entre lo que es real y lo que es ficticio, extremos que muchas veces se tocan y confunden en ella.

Como digo, estamos ante una comedia divertida pese al tono amargo que desprenden muchas de sus escenas, pero le falta un poquito para llegar a ser una cinta memorable. Le cuesta arrancar, los primeros minutos de toma de contacto con el protagonista no son todo lo fluidos que deberían, y el final no me termina de convencer aunque tampoco me disgusta. Una lástima, porque son detalles que impiden que sea algo más que una buena película. Aunque en general puedo decir que he pasado un buen rato viéndola, sin reírme a carcajadas pero siempre con una sonrisa, y además me ha hecho reflexionar sobre muchas cuestiones, lo cual es estimable. Aquí no solo se habla del (des)amor, también del hecho de tener cuidado con lo que deseas (porque puede que se cumpla y no ser exactamente como esperabas), de ser capaz de aceptar a los demás (especialmente a tu pareja) con sus defectos y no intentar corregirlos o controlarlos ya que nadie es ni puede ser perfecto, o de saber que todo cambia por mucho que intentemos evitarlo. Y en base a ello, no ser tan estricto ni racional a la hora de relacionarse con los demás. Ni con uno mismo.

Aparte de esto, el gran descubrimiento de la película es la señorita Zoe Kazan (nieta del gran director Elia Kazan), a quien no recordaba a pesar de haber visto algunas películas en las que ha actuado (en papeles muy secundarios supongo) como Meek’s cutoff, En el valle del Elah o Revolutionary Road. La joven actriz está como pez en el agua en su papel, derrochando naturalidad y desparpajo en todas sus escenas. Ella es el verdadero motor de la cinta. No sé muy bien por qué, pero su interpretación me ha recordado un poco a la de Zooey Deschanel en 500 días juntos (otra película que recomiendo encarecidamente), pese a que realmente no tienen mucho que ver. Además, también es la guionista de la cinta, lo cual me parece muy curioso ya que es la primera vez que se dedica a ello.

El resto de actores también cumplen sobradamente, empezando por un Paul Dano que resulta perfecto para este tipo de personaje, tímido y obsesionado con su incapacidad de encontrar el amor. Me ha recordado en algunos aspectos a una especie de Woody Allen jovencito, algo neurótico aunque mucho menos verborreico que el genio de Brooklyn. Y además, se nota una muy buena química entre él y Zoe, lo cual es imprescindible para que la cosa funcione.

Chris Messina también está más que correcto en el papel del hermano mayor y «normal» de Calvin, y otros secundarios como Annete Benning, Antonio Banderas, Elliott Gould y Steve Coogan no desentonan en absoluto en sus breves papeles. Es más, a cargo de ellos corren algunos de los momentos más divertidos de la película.

En definitiva, te podrá gustar más o menos, o caerte mejor o peor sus personajes, pero no creo que haya nadie que se lamente por haberla visto. A mí me parece bastante recomendable. Habrá que seguir la pista a este matrimonio de directores porque me han gustado sus dos películas, son propuestas originales y diferentes, en el buen sentido de la expresión.

—¡Tú no puedes decidir lo que yo hago!
—¿Qué te apuestas?

.

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.