Selfie

Título original: Selfie
Duración: 1hr 25mins
País: España
Año: 2017
Director: Víctor García León
Guión:  Víctor García León
Reparto: Santi AlverúMacarena SanzJavier CaramiñanaClara AlvaradoIsabel García Lorca, Alicia RubioPepe OcioJesús HierónidesEsther Regina
Género: Comedia.
Mi puntuación:  7,5 / 10


.
Tráiler:

Bosco (Santi Alverú) es un joven de clase alta cuya vida cambia radicalmente cuando su padre, un Ministro del Partido Popular, es imputado por una serie de delitos económicos que le llevan a la cárcel. Tras ello, su madre decide irse de Madrid para escapar de la presión de los medios de comunicación, su hermana se va a vivir con su novio y, para rematar, se ve obligado a salir del lujoso chalet en el que vivía con su familia ya que el banco lo ha embargado. Así, tras ver cómo el resto de sus conocidos prefieren desentenderse de él para que no les salpique el escándalo, dará con sus huesos en el barrio de Lavapiés (siguiendo el “brillante” razonamiento de que «como esta gente se ayuda mucho entre ella, ¿por qué no me van a ayudar a mí?»), donde conocerá a una chica ciega llamada Macarena (Macarena Sanz) y se alojará en el piso de un “perroflauta” llamado Ramón (Javier Caramiñana).

Este tercer largometraje de Víctor García León está grabado como si fuera un falso documental, con una cámara que sigue continuamente a Bosco y que suele incomodar al resto de personajes con los que se cruza, ya que son conscientes de su presencia e incluso interactúan con ella. Un curioso recurso (aunque ya lo hemos visto en anteriormente en filmes de todo tipo, como Borat, I’m still here, Troll Hunter o [•REC], por citar algunos ejemplos muy variados) que funciona muy bien ya que la película es corta, aunque en el último tramo el continuo vaivén de la cámara comience a cansar un poco.

La historia gira completamente en torno a la figura de Bosco, un veinteañero pusilánime y aprovechado que lo ha tenido todo desde que nació, que no es capaz de hacer nada por sí mismo y que ante los problemas que ha de afrontar por primera vez en su vida lo único que se le ocurre es arrastrarse en busca de ayuda ante cualquiera de sus conocidos y familiares. Ayuda que le es negada sistemáticamente, lo cual es una buena crítica a las (falsas) amistades y una muestra de que en los momentos realmente malos es cuando comprobamos que amigos de verdad tenemos pocos, o ninguno. Y, teniendo en cuenta que muchos de esos conocidos son colegas de su padre y por tanto se dedican a la vida política, también es un buen palo para los políticos en general, frecuentemente más dados a las palabras y a las promesas que a los hechos y a las demostraciones.

Mientras vemos cómo se humilla Bosco también iremos conociendo sus gustos, intereses y opiniones, que pese a intentar ser políticamente correctas están cargadas de prejuicios racistas y machistas que ha bebido en su acomodada casa desde crío. Es el prototipo de tío majo y sonriente con el que seguro os cruzasteis alguna vez en la Universidad, bien vestido con pantalones chinos, camisas y jerseys de marcas caras con cuello de pico, sin mucho mundo, ingenuo y que cuando abre la boca roza el ridículo porque no suelta más que tópicos que ni siquiera se ha parado a pensar, simplemente porque es lo que ha oído decir siempre a su padre de derechas (diría que él ni siquiera es de esa ideología, porque simplemente es como un loro repitiendo lo aprendido). Un tipo que, por otra parte, está perfectamente interpretado por Santi Alverú, que no sé si será así en la realidad (espero por su bien que no) pero que actúa con una naturalidad sorprendente para alguien sin formación ni experiencia actoral alguna. Simplemente, él es Bosco.

Pero en Selfie no solo quedan retratados los “pijos de derechas”. De hecho, la gente de izquierdas que aparece en el filme me parece, en algunos aspectos, expuesta de una forma incluso más exagerada que aquellos, rozando un esperpento que casi les hace parecer irreales. Pero solo casi, porque seguro que existen personas muy parecidas a las que vemos aquí, más preocupadas por las apariencias (o el “postureo”, aunque sea con tintes “sociales”) que los de la ideología contraria. Bastan los ejemplos de los personajes con mayor protagonismo como Macarena, la chica ciega que, cuando le preguntan que por qué ayuda a Bosco o qué es lo que le “ve” en él, lo único que acierta a responder es algo tan superficial como que es que le parece muy guapo, o Ramón, el militante de Podemos asiduo a todo tipo de manifestaciones y defensor de los derechos sociales que en realidad no demuestra ser alguien de mayor provecho que el propio Bosco, aunque se excuse por ello en el tiempo que supuestamente dedica a preparar una dura oposición (cuando en realidad pasa horas jugando a wargames y comprando figuras de Star Wars).

Es un retrato de la sociedad española actual cargado de clichés y estereotipos, pero no por ello deja de ser asimismo una acertada sátira que no se corta a la hora de mostrar incómodas verdades. También se agradece que no se posicione muy claramente por ninguna ideología política ya que los representantes de ambos “bandos” (qué triste tener que seguir hablando así en estos tiempos) salen bastante mal parados. Y, aunque no es una comedia para reír a carcajadas, sí que resulta bastante divertida por su gran ironía, sobre todo al inicio.

Lástima que conforme van pasando los minutos la historia vaya perdiendo un poco la fuerza del arranque y la originalidad del formato se vaya diluyendo. Y es que, una vez vistos los problemas de este joven desamparado para adaptarse a una vida sin “papás que lo paguen todo”, las situaciones empiezan a ser un poco reiterativas y además la historia de ¿amor? a tres bandas no aporta interés adicional alguno. Pero aun así se pasa un buen rato con ella, lo cual unido a su punto de atrevimiento (formal, porque se sale de lo habitual, e ideológico, por su indefinición política), hace que me parezca una película bastante recomendable.

Y es que me cago en sus… ¡¡país de mierda!!

(Bosco, siempre orgulloso de ser español, tras su primera vez en el INEM)
.

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.