Thor: Ragnarok

Título original: Thor: Ragnarok
Duración: 2hrs 10mins
País: Estados Unidos
Año: 2017
Director: Taika Waititi
Guión:  Eric PearsonCraig Kyle y Christopher Yost
Reparto: Chris HemsworthTom HiddlestonCate BlanchettMark RuffaloTessa ThompsonKarl UrbanAnthony HopkinsIdris ElbaJeff GoldblumRachel HouseClancy BrownTaika WaititiBenedict CumberbatchRay StevensonLuke HemsworthMatt DamonSam Neill, Scarlett JohanssonStan Lee
Género: Superhéroes. Comedia. Acción. Aventuras.
Mi puntuación:  7 / 10

Tráiler (en versión original subtitulada):

Tras haber salvado al mundo en un par de ocasiones, Thor (Chris Hemsworth) se encuentra atrapado al otro lado del universo mientras el Ragnarok se cierne sobre su reino natal de Asgard, por lo que deberá liberarse de su captor, el temible demonio Surtur (con la voz de Clancy Brown en la versión original), para llegar a su planeta antes de que comience esa apocalíptica batalla en la que la malvada diosa Hela (Cate Blanchett) pretende aniquilar su civilización definitivamente. En esta ocasión, Thor no podrá contar con su legendario martillo Mjolnir pero por el camino se topará con algunos aliados inesperados.

Antes de empezar a comentar Thor: Ragnarok, he de decir que las dos películas anteriores de Thor me habían parecido de las más aburridas de todas las adaptaciones que se han realizado de los cómics de Marvel, puesto que estaban protagonizadas por un superhéroe demasiado plano para mi gusto y lo que narraban me parecía más de lo mismo, encima aderezado con algunas dosis de romanticismo y tragedia innecesarias en mi opinión.

Quizás por eso me ha gustado tanto esta tercera entrega, que me ha sorprendido completamente desde el principio por su sentido del humor. Un humor más cercano al de otra exitosa saga de superhéroes de Marvel como es Guardianes de la Galaxia que al del salvaje Deadpool, también de ese mismo universo de cómics, en el que no faltan la autoparodia ni las divertidas referencias a ese “mundillo” propio incluso en forma de algún que otro cameo, y que, por momentos (salvando las abismales distancias, claro), casi podría estar firmado por los geniales Monty Python ya que raya lo absurdo de forma desternillante (la escena del “disfraz” de Thor que no le tapa la cara es un buen ejemplo). Lo mejor es que la gran mayoría de sus gags y chascarrillos funcionan, así que las carcajadas que puedes soltar viéndola no son pocas y esto hace que la película se vea con sumo agrado y que el tiempo se pase volando. Se nota y mucho la mano de su nuevo director, el neozelandés Taika Waititi, del que solo había visto Hunt for the wilderpeople y también me resultó bastante divertida.

Aunque he leído a no pocos frikis seguidores del universo Marvel criticar con vehemencia el hecho de que aquí se haya apostado más por la comicidad que por la tragedia, sobre todo cuando la trama aborda algo tan “grave” como el Ragnarok o la batalla final y la posible destrucción del reino de Asgaard. Yo no soy lector de los cómics ni un fan muy entusiasta de los superhéroes en general, así que no me he tomado tan en serio esta falta de seriedad (valga la redundancia) y el hecho de que más que una película de ese tipo parezca una comedia de acción y aventuras no me ha molestado lo más mínimo, al contrario, es lo que ha hecho que la disfrute tanto. Pero si sois seguidores acérrimos de estos personajes, quizás también os sintáis decepcionados al verla.

Por otra parte, es innegable que la historia que nos cuenta Thor: Ragnarok no tiene demasiada enjundia y que es bastante obvio cómo va a ir desarrollándose la trama una vez presentados todos los personajes, así que probablemente dentro de un mes apenas la recuerde. Pero al menos no aburre en ningún momento gracias a ese humor tan acertado y a que las escenas de acción no se hacen demasiado largas ni repetitivas. Además, resulta un espectáculo atractivo tanto en su apartado visual, cargado de colorido, como en su aspecto sonoro, con una contundente banda sonora compuesta por Mark Mothersbaugh en la que también destaca la inclusión del conocido tema Immigrant song de Led Zeppelin.

Los actores terminan de redondear la función con una labor bastante buena en general de todos ellos. Y eso que Chris Hemsworth no me parece un gran intérprete, pero en esta película se le ve disfrutando de su trabajo y lo transmite perfectamente al público haciendo que su Thor resulte más carismático que nunca. Además está bien secundado por actores de mucho nivel que, a pesar de que no puedan lucirse demasiado por verse metido en roles “fáciles”, al menos sí aportan su presencia y buen hacer, como Idris Elba, Anthony Hopkins o la nueva villana, Cate Blanchett (bastante desaprovechada por eso mismo), aunque el que vuelve a “robar” casi todas las escenas en las que aparece es Tom Hiddleston en el rol de Loki, como viene siendo habitual en esta saga. Y cómo dejar de mencionar a un atolondrado Mark Ruffalo dando vida al Hulk más gracioso jamás visto, que complementa a la perfección a Thor formando una “extraña pareja” que funciona tanto cuando se enfrentan entre sí (en la escena más esperada y espectacular del filme) como cuando han de unir sus fuerzas.

Así que para pasar un buen rato es un entretenimiento perfecto. Ligero o superficial, sí, y fácilmente olvidable, también, pero nunca se debería desaprovechar la oportunidad de poder reír sin más quebraderos de cabeza y con esta película lo podrá hacer casi cualquier espectador. Lo cual no es poco.

“Esclavos” es una palabra muy dura,
yo prefiero decir “prisioneros con beneficios”.

Deja un comentario