Batman


Título original:
 Batman
Duración: 1h 45mins
País:
 Estados Unidos
Año: 1966
Director: Leslie H. Martinson
Guión: Lorenzo Semple Jr.
Reparto: Adam WestBurt WardLee MeriwetherBurgess MeredithCesar RomeroFrank GorshinAlan NapierNeil HamiltonStafford ReppReginald Denny
Género: Superhéroes. Comedia. Acción. Aventuras.
Mi puntuación:  7 / 10 (sobrio)    9,5 / 10 (ebrio)


Canción principal de la película:

El pasado fin de semana conocimos la triste noticia del fallecimiento de Adam West, que siempre será recordado por interpretar al Batman más “campechano” de la historia en la mítica serie de los años 60 y en la película que derivó de ella, en la que algunos de los principales enemigos del hombre murciélago se alían para tenderle una trampa y acabar con él definitivamente. Y ya de paso, dominar el mundo. Esos supervillanos son ni más ni menos que el Pingüino, el Joker (o Arlequín, como tradujeron su nombre en castellano), Enigma (o Acertijos en la versión traducida a nuestro idioma) y Catwoman (o Mujer Gato aquí), todo un dream team de malvados.

Me resulta imposible hablar y valorar dicha película desde un punto de vista serio, porque es una de las mejores comedias (¿involuntarias?) que he visto o, al menos, una de las que más me hacen reír a carcajadas. Pongo lo de involuntaria porque muchas de las risas que provoca se deben a su cutrez de serie B, pero es evidente que el principal objetivo de sus creadores era que el público (de los años 60, tenedlo en cuenta, porque en aquel entonces los superhéroes no eran una cosa tan “seria” como hoy en día) lo pasara bien con un entretenimiento ligero y divertido, algo que queda claro leyendo el “mensaje inicial de agradecimiento” de los productores.

Y es que hacer que Batman sea atacado por un tiburón de gomaespuma explosivo o que corra de un lado para otro sin poder arrojar una bomba al mar por no hacer daño a ciudadanos y patitos inocentes, o que el Pingüino y el resto de villanos viaje en una especie de ¿escobas voladoras?, o que un misil pueda explotar escribiendo largos acertijos en el aire, entre muchas otras cosas disparatadas que veremos, y todo ello mientras Robin suelta expresiones tan absurdas como hilarantes (al final de la entrada pongo varias de ellas), no pudo habérsele ocurrido a nadie que estuviera pretendiendo escribir algo serio.

Ello unido a esos trajes que parecen disfraces baratos comprados en cualquier bazar de barrio, a esos carteles que indican el nombre de cada objeto (la Bat-Escalera, el Bat-Spray Repelente de Tiburones, la Bat-Cuerda, el Deshidratador Total, etc.) al estilo de los dibujos animados, a esas onomatopeyas que se leen en pantalla con cada golpe de la pelea final como si de un cómic se tratase o a esas surrealistas ocurrencias del guión (con heroicos delfines suicidas y reestructuraciones moleculares incluidas), hace que la película tenga un curioso “encanto” para cualquiera que tenga un mínimo sentido del humor. Además, Adam West y el resto del reparto les dan aún mayor gracia a sus personajes a base de forzar muecas, realizar aspavientos exagerados y poner poses que rozan la caricatura.

Por cierto, esta es una de las pocas películas que prefiero ver dobladas al español, no solo por el vozarrón de Constantino Romero como Batman (gran mérito decir todas las delirantes frases que salen de la boca del hombre murciélago de forma tan sobria y sin reírse) sino porque así también se disfruta con las traducciones de tanto disparate.

Por comentar algún aspecto negativo, diría que varias escenas se hacen un poco pesadas (precisamente las que quizás intentan ser más serias) y que los acertijos de Enigma son demasiado tontos y absurdos incluso siendo tan condescendiente con ellos como con el resto de la película. Aunque esto se compensa con las geniales deducciones del avispado Robin.

El que pretenda verla con un mínimo de seriedad, buscando algún tipo de lógica en las cosas que pasan o, peor aún, comparándola con la magnífica trilogía que Chris Nolan dirigió sobre el Caballero Oscuro de la DC, mejor que pase de verla. Pero si no tenéis problemas en reíros de cosas absurdas, ni en desmitificar a vuestros héroes, ni le buscáis a todo una explicación y, mejor aún, estáis con unos amigos y unas cervezas a mano, os la recomiendo encarecidamente porque seguro que os alegra el día. Seguro que si la veis no la olvidaréis, para bien o para mal. El término “de culto” pocas veces ha definido mejor una película.

La sabiduría de Batman:

«Puede que sean borrachos, Robin, pero también son seres humanos».

«Hay días en los que no sabe uno cómo deshacerse de una bomba».

«Robin, a estas horas es inútil pedir un taxi. Por fortuna estamos en perfectas condiciones físicas, llegaremos antes corriendo».

(y su mítico baile, el Batusi)

Las expresiones y deducciones de Robin:

«¡Menuda sardina!»
(mientras un tiburón ataca a Batman)

«¡Menudo pegamento!»
(mientras intentan soltarse de una boya imantada)

«¡Menudo revoltijo!
¿Dónde están las esperanzas del mundo ahora?»
(el pequeño Robin sigue flipando)

«¡Qué nobleza casi humana la de esos delfines!»

«¿Que qué tiene la piel amarilla y escribe?
¡Un plátano-bolígrafo!»

«¿Que cómo divides 17 manzanas entre 16 personas?
¡Haciendo un pastel de manzana!»

 

Deja un comentario