El bar


Título original:
 El bar
Duración: 1hr 40mins
País:
 España
Año: 2017
Director: Álex de la Iglesia
Guión: Jorge GuerricaechevarríaÁlex de la Iglesia
Reparto: Blanca SuárezMario CasasJaime OrdóñezCarmen MachiSecun de la RosaTerele PávezJoaquín ClimentAlejandro AwadaDaniel ArribasJordi AguilarDiego Braguinsky
Género: Comedia negra. Thriller.
Mi puntuación:  6,5 / 10

Trailer (en español):

El pasado viernes se estrenó la nueva película del realizador bilbaíno Álex de la Iglesia, que en esta ocasión nos “encierra” en un bar cutre del centro de Madrid junto a una decena de personas de lo más variopinto, que no se atreven a salir de él porque parece ser que un francotirador está disparando indiscriminadamente a cualquiera que cruce sus puertas.

A partir de esta peculiar premisa el director nos ofrece un arranque realmente bueno, con una sensacional presentación de los distintos personajes a la par que nos engancha a una trama de intriga muy bien introducida en la historia. Es un comienzo ocurrente, gracioso, cargado de enigmas y por qués y, sobre todo, narrado con un ritmo excelente. Además, la explicación de qué es lo que está pasando, el motivo por el que disparan a cualquiera que salga del bar, también me ha parecido muy convincente (dentro de lo que cabe) y la reacción de los personajes al darse cuenta de ello es mucho más realista de lo que podría parecer dada la comicidad de ciertas situaciones. Un sálvese quien pueda muy divertido (sobre todo si, como a mí, os gusta el humor negro) pero bastante creíble.

Este arranque esconde también cierto mensaje (no sé si crítico o sarcástico o las dos cosas) sobre el miedo colectivo que vive la sociedad actual (¿recordáis las estampidas del metro de Barcelona o de Platja D’Aro?), muchas veces acentuado por los medios de comunicación, y también nos viene a mostrar que, en situaciones extremas, el ser humano es casi tan animal como el resto y solo busca su propia supervivencia sea a costa de quien sea.

Pero, como viene siendo tristemente habitual en los últimos trabajos del creador de la mítica El día de la bestia, tras esta primera mitad de cine entretenidísimo, ingenioso e incluso a ratos brillante, a medida que nos vamos acercando al cierre de la película ésta se va tornando cada vez más excesiva y anárquica. Con lo coherente y bien hilado que parecía el guión al principio, en la última media hora da la impresión contraria, con situaciones casi absurdas, giros muy cogidos con pinzas (y, además, previsibles) y, sobre todo, una sucesión de voces y griterío sin control que terminan saturando al espectador.

Es una pena, pero como ya digo de la Iglesia nos está acostumbrando a que sus películas sean así, un cúmulo de ideas originales expuestas con acierto y gracia al principio pero casi siempre muy mal rematadas por no saber contenerse un poco y dejarse llevar por el exceso y el caos.

Eso sí, desde el punto de vista técnico no se le puede reprochar nada al filme, puesto que tanto la ambientación como la fotografía transmiten toda la cutrez o repugnancia que pretende mostrar el director e incrementan la sensación de inquietud y desasosiego en el público, y el fenomenal montaje contribuye a que en ningún momento podamos aburrirnos. Por su parte, el reparto cumple bien en general aunque me quedaría con la gran Terele Pávez, desternillante en cada una de sus intervenciones como dueña del bar, muy bien secundada por su ayudante tras la barra Secun de la Rosa. Jaime Ordóñez también convence y mucho en el rol del borracho “religioso”, pese a que su personaje sea el más pasado de rosca de todos (problema del propio personaje, es decir del guión, no del actor), mientras que los protagonistas “guaperas” Mario Casas y Blanca Suárez no desentonan del todo aunque no lleguen ni de lejos al nivel de los secundarios (por cierto, seguro que el director ha cumplido el sueño de muchos al embadurnar completamente de aceite a una Blanca Suárez muy ligera de ropa).

En definitiva, El bar es una irregular película a la que bien se le puede dar un visionado por su más que notable primera hora de metraje, con momentos de puro disfrute, aunque sabiendo que debido a su tramo final Álex de la Iglesia volverá a hacer que salgamos casi hastiados del cine. Ojalá en su próximo trabajo, el remake del interesantísimo filme italiano Perfectos desconocidos, adopte un tono algo más comedido, que encajaría mejor con esa historia aunque fuera a costa de perder parte de las señas de identidad de su cine.

—El miedo nos muestra cómo somos realmente.
—Ratas, eso es lo que somos todos.

 

Deja un comentario