Toro

ToroPst.
Título original:
 Toro
Duración: 1hr 42mins
País:
 España
Año: 2016
Director: Kike Maíllo
Guión: Rafael CobosFernando Navarro
Reparto: Mario CasasLuis TosarJosé SacristánClaudia CanalJosé Manuel PogaIngrid García JonssonHovik KeuchkerianLuichi MacíasNya de la RubiaAlberto López 
Género: Thriller. Acción.

Mi puntuación:  6 / 10
.

Trailer (en español):

‘Toro’ (Mario Casas) es el menor de tres hermanos delincuentes de poca monta, que está en libertad condicional y a pocas semanas de terminar de cumplir sus cinco años de condena, momento que espera con gran ilusión porque a partir de entonces podrá comenzar una nueva vida junto a su novia (Ingrid García Jonsson), aparcando por fin su problemático pasado. Pero sus planes se torcerán cuando recibe la inesperada visita de su hermano mayor López (Luis Tosar), quien le pide ayuda para salir del grave problema en el que se ha metido ya que, tras robar una gran cantidad de dinero a un mafioso llamado Romano (José Sacristán), este ha secuestrado a su hija (Claudia Canal) para presionarle y obligarle a que se lo devuelva cuanto antes.

Arranca francamente bien esta nueva película de Kike Maíllo (quien encandiló a buena parte de la crítica con esa fantasiosa e imaginativa cinta que fue su primer largometraje, Eva), con una trepidante escena de acción que sirve para presentarnos a los protagonistas de forma directa y espectacular. Tras ella veremos unos títulos de crédito iniciales que no son precisamente originales (parecen una «remezcla» de otros ya vistos en las películas de James Bond o en series como True Detective, The Walking Dead o incluso Vikings) pero no por ello dejan de ser visualmente deliciosos. Una joya, quizás lo único realmente memorable del filme.

Porque en los demás aspectos, Toro es una película que se ve con tanta facilidad como probablemente se olvide. En general está muy bien rodada, Maíllo dota de gran fuerza a casi todas las imágenes que vemos (aunque las secuencias a cámara lenta chirríen totalmente y resulten casi ridículas; por fortuna apenas son tres o cuatro) y maneja la tensión de forma notable, pero todo suena a «ya demasiado visto» y ese es un lastre demasiado grande que las buenas escenas de acción no consiguen hacernos olvidar.

Y es que el guión es el punto más flojo de la película, sin ninguna duda. Por un lado, la pobreza de las frases y diálogos que pone en boca de los personajes es de lo más decepcionante, sobre todo teniendo en cuenta que uno de los guionistas (Rafael Cobos) estuvo involucrado, entre otros trabajos, en la escritura de ese peliculón que es La isla mínima. Además, el desarrollo de la trama es bastante previsible, aunque la verdad es que no se le puede achacar ninguna incoherencia o «fantasmada» demasiado grave… hasta que llega el momento del desenlace. Esa parte sí que flojea bastante y está repleta de lagunas o detalles que resultan difícilmente comprensibles (¿dónde están las armas de fuego de los «malos»?, ¿y esa llamada al móvil durante una persecución?, ¡por favor!), lo cual contrasta con el excelente aspecto visual de ese último tramo, aún mejor que el del resto de la película que ya de por sí era bueno. Es una pena que bajo el gran «envoltorio» de Toro se halle una historia tan floja.

Aunque, siendo honesto, mi principal motivación para ver la película era tener la posibilidad de asistir a una nueva lección de actuación impartida por esos dos enormes intérpretes que son Luis Tosar y José Sacristán. Pero curiosamente ellos no me han parecido lo mejor del filme. Y es que, aunque Tosar está prácticamente a su nivel habitual (pocos actores serían capaces de resultar tan creíbles con semejante peinado y vestimenta) y Sacristán cumple bien aunque parezca un tanto desaprovechado, aquí la sorpresa ha sido ver a Mario Casas siendo capaz de cargar perfectamente con gran parte del peso de la película e imponiéndose a sus dos veteranos compañeros de reparto gracias a una actuación tremendamente física pero en la que también convence plenamente desde el punto de vista dramático, algo que hasta ahora no había demostrado más que en leves pinceladas (siempre me había gustado más en papeles cómicos). ¡Si incluso se le entiende mucho mejor que de costumbre! Lo cierto es que pocos peros se le pueden poner en esta ocasión, prácticamente borda el rol de héroe de acción con sentimientos.

En resumen, Toro no desmerece a otros buenos thrillers españoles que hemos podido ver en los últimos años, e incluso puede que supere a algunos en cuanto a factura técnica y aspecto visual, pero la sensación de que todo lo que nos cuenta ya está muy visto es constante y eso hace que no pueda ir más allá del mero entretenimiento. Que, por otra parte, lograr entretener con tanta facilidad y, en varias ocasiones, espectacularidad no es poca cosa.

 España es un país de malos hermanos.
Y de mala memoria.

9 espectadores han dejado su opinión

  • Totalmente de acuerdo contigo en la actuación de Mario Casas, me ha sorprendido agradablemente.

    • A mí en papeles cómicos como los de ‘Las bruas de Zugarramurdi’ o ‘Mi gran noche’ sí que me gustó, pero en dramas solo me había convencido medianamente en ‘La mula’, hasta ahora.
      Así que a ver si sigue así y prueba nuevos registros, porque carisma tiene… y parece que va dejando atrás su horrible dicción en sus primeros papeles (a veces no se le entendía nada, literalmente).

      • En Tres metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti, el chaval está muy bien. Le pega el papel de chulo ligón, pero te tiene que gustar el género de romance adolescente :-). A ver si veo la Mula que no la he visto 😉

        • Tú lo has dicho, te tiene que gustar ese género… que no es precisamente mi caso, jaja. Eso creo que también le ha marcado un poco, empezar «encasillado» en ese tipo de películas románticas o comedias orientadas al público adolescente. Pero si sigue eligiendo papeles cada vez más diversos, se le irá tomando cada vez más en serio, seguro.
          Saludos!

  • Parece que hemos tenido planes parecidos para el finde. A mí sí me ha resultado especial. Es tan abiertamente hortera para ponerse grandilocuente y para robar estilos que, al final, me parece que hasta tiene mucha personalidad. Yo me lo pasé bastante bien viéndola, vamos. Pero comprendo que pueda resultar una peli ridícula, porque siempre está a un paso de ello. O a una mirada de cualquier otro espectador.

    • No, si a mí también me ha entretenido bastante, no me parece una mala opción para ver en el cine un domingo por la mañana como hice yo, al contrario. Y lo de que «copie» el estilo de otros (Winding Refn seguramente sea el más claro, como bien has puesto en tu entrada, también me recordó en algunos aspectos a ‘Oldboy’) no me parece malo tampoco.
      Pero en algunos momentos sí se me ha hecho muy risible, como en esas secuencias a cámara lenta que no vienen muy a cuento o en esos detalles de los que hablaba en la entrada (matones sin armas de fuego -¡y el único que la tiene para la persecución para atender una llamada de móvil!-, coches que se empotran frontalmente contra obstáculos enormes como si los conductores fueran ciegos o reacciones tan absurdas como volver a robar al mismo mafioso que te está persiguiendo a muerte porque ya le has robado antes).
      Eso, unido a una trama tan previsible (esto sí me parece malo, que «copie» tantas ideas ya vistas decenas de veces) la impiden ser más que un pasatiempo, para mi gusto. Se ve bien, pero en un par de meses seguro que la confundo parcialmente con tantas otras películas de este género. 😉

  • Pingback: Tarde para la ira – Toma Primera

  • Pingback: Contratiempo – Toma Primera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.