Deadpool

Deadpopst
Título original:
 Deadpool
Duración: 1hr 46mins
País:
 Estados Unidos
Año: 2016
Director: Tim Miller
Guión: Rhett ReesePaul Wernick
Reparto: Ryan ReynoldsMorena BaccarinEd SkreinT.J. MillerGina CaranoBrianna HildebrandStefan KapicicKaran SoniJed ReesLeslie UggamsStan Lee
Género: Superhéroes. Acción. Comedia.

Mi puntuación:  7,5 / 10

.
Trailer (versión original con subtítulos):

Arrasando las taquillas de medio mundo, así aterrizó la esperada Deadpool en nuestro país el pasado viernes. Y, de paso, escandalizando a algunos padres despistados que por lo visto han llevado a sus hijos pequeños a verla pensando que iban a presenciar una película de superhéroes al uso… y se encontraron con una cinta llena de violencia, lenguaje sexual y humor claramente destinado a un público de más edad. Culpa de ellos por idiotas meterse donde no debían, porque aunque no conocieran al personaje bastaba con ver sus numerosos anuncios o pósters promocionales como éste para saber de qué iba a ir la historia.

Ya desde los mismos títulos de crédito, en los que en lugar del nombre de los actores se habla del «perfecto idiota» (por Ryan Reynolds), la «tía buena» (por Morena Baccarin) y el «villano británico» (por Ed Skrein) o se refiere a los productores como «imbéciles» y a los guionistas como «los verdaderos héroes de todo esto», queda perfectamente claro el espíritu gamberro, irreverente y paródico de esta historia que nos narra el origen del antihéroe Deadpool, resultado de un experimento al que se sometió un mercenario llamado Wade Wilson para intentar curar el cáncer terminal que tenía y que le hizo alejarse de su gran amor, Vanessa.

Y es que el humor es la principal baza del filme. Un humor cargado de ironía y mala leche que busca (y consigue plenamente a base de carcajadas) desmitificar la figura de los superhérores y que se burla de todas las historias protagonizadas por ellos. Por eso está repleto de referencias que «atizan» a otros personajes de cómics como los X-Men, Los Vengadores o Spider-Man, aunque la sátira se extiende también a todo tipo de elementos de la cultura popular, desde películas como Star Wars, Notting Hill, Matrix o 127 horas hasta actores como Liam Neeson o Hugh Jackman, pasando por músicos como Limp Bizkit, Sinéad O’Connor o Wham!, o diversos iconos como Hello Kitty, las chimichangas mexicanas y el propio Stan Lee (¡cómo no!), entre muchas otras cosas. Un batiburrillo de bromas que casi podría pasar por ser un repaso de la «cultura pop» actual pero en clave sarcástica y provocativa. Son tantas las alusiones que un frikazo gran aficionado ha contado más de 100 en un recopilatorio que podéis ver aquí (en inglés).

Muchos de los ingeniosos chistes salen de la boca del deslenguado protagonista, al que da vida con gran desparpajo un Ryan Reynolds que se ríe incluso de sí mismo y de su propia carrera como actor (especialmente, de su anterior papel de superhéroe en la tan criticada Linterna verde), algo que siempre se agradece. Y es que no es muy común ver una película que no se toma en serio ni a sí misma o, aún más, que hasta se autocritica. Prácticamente todo lo que vemos y oímos está cargado de una comicidad nada ingenua (al contrario, siempre en busca de reírse de algo o de alguien), e incluso la música está utilizada de forma bromista buscando la risa del espectador. Lo mejor es que todo ello, especialmente los ingeniosos diálogos, está perfectamente enlazado y la gran mayoría de gags funcionan de maravilla. Siempre que no te escandalice oír una buena sarta de obscenidades o ver sangre y violencia, claro.

Decía antes que el humor es la principal baza del filme, aunque quizás debería haber dicho mejor que es prácticamente la única. Porque, más allá de las bromas y el cachondeo, el desarrollo de la trama es bastante tópico (no faltan la búsqueda del villano, el habitual secuestro de la chica o la lucha final entre el «bueno» y el «malo»), pero no de forma pretendidamente paródica como sucede en el resto de aspectos de la película. Es decir, que al final termina siendo un producto no tan distinto de aquellos de los que se mofa, aunque al menos es suficientemente entretenido y directo gracias a un gran ritmo que impide que su previsibilidad llegue a resultar aburrida. Además, las dosis de acción están bien servidas y no llegan a ser excesivas o alargadas, como a veces ocurre en otras películas de superhéroes, lo cual ayuda a bastante a que no nos desconectemos de lo que sucede en la pantalla.

Por eso, que prácticamente lo único que pueda aportar esta película sean risas, burlas y referencias culturales, ya es bastante para hacerla francamente recomendable para cualquiera que quiera pasar un gran rato de evasión y diversión pura y dura… sin niños pequeños al lado, evidentemente.

PD: después de los títulos de crédito finales hay «sorpresa», como se ha convertido en norma habitual de este tipo de cintas de superhéroes. Así que, si sois de los que normalmente os levantáis en cuanto llega el fundido a negro, quizás esta vez os merezca la pena esperar sentados unos minutos más … o, conociendo a este Deadpool, quizás no ;P

¡Mierda, no sé si es más sexista pegarte… o no pegarte porque eres una mujer! ¡Qué situación más confusa!

(Deadpool a una de las «malas» de la película)

4 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.