Master of none

MasterNonePst.
Título original:
Master of none
País: 
Estados Unidos
Duración: 2 temporadas, 20 capítulos (30 mins. aprox. cada uno)
Años: 2015-2017
Creadores: Aziz AnsariAlan Yang
Directores: Eric WareheimAziz AnsariJames PonsoldtLynn Shelton
Reparto: Aziz AnsariEric WareheimLena WaitheNoël WellsAlessandra MastronardiKelvin YuBobby CannavaleShoukath AnsariRiccardo ScamarcioH. Jon BenjaminTodd BarryGerrard LoboDanielle BrooksIlfenesh HaderaColin SalmonClaire DanesNoah Emmerich
Género: Comedia.
Mi puntuación:  8,5 / 10

.

Más de un mes después del aterrizaje de Netflix en España, sigo descubriendo cosas más que interesantes en su catálogo, especialmente series de las que en algunos casos ni siquiera había oído hablar y que merecen mucho la pena. Como Master of none, estrenada este mismo mes y quizás por ello aún no muy conocida.

Se trata de una comedia compuesta por diez capítulos de apenas media hora de duración, creada por Alan Yang y Aziz Ansari y protagonizada por este último, que encarna a un joven actor treintañero de origen indio llamado Dev que busca trabajo en Nueva York. Junto a él encontraremos a personajes tan variopintos como sus amigos Arnold (un gigantón friki de buen corazón al que da vida Eric Wareheim, quien también se encarga de dirigir la mitad de los episodios), Denise y Brian o su nueva novia, la divertida y ocurrente Rachel (Noël Wells).

Lo que la hace tan recomendable para mi gusto es el repaso que hace a diversos aspectos de la vida, tales como la búsqueda de empleo, las relaciones de pareja, el trato con nuestros padres, la vejez y el paso del tiempo, los prejuicios raciales, etc. Cada capítulo está dedicado uno de estos temas, todos ellos vistos desde un punto de vista cómico pero cargados de reflexiones sinceras y mucho más profundas de lo que aparentan ser bajo ese halo humorístico. Y, al tratarse de cuestiones tan universales, (casi) cualquier espectador podrá identificarse de algún modo con lo que hablan o piensan los personajes o verse reflejado en algunas de las situaciones que la serie muestra, especialmente si es treintañero o ronda la treintena como los protagonistas (y como es mi caso). Así, es difícil no engancharse a ella a pesar de que inicialmente pueda parecer quizás demasiado “peculiar”.

Y es que su primer capítulo es el más flojo con diferencia, pero que eso no os eche atrás porque luego la cosa mejora y mucho, llegando a la cumbre en su séptimo episodio, en el que aborda algunas de las diferencias que hay entre la vida de un hombre y la de una mujer. Por tópico que pueda parecer, pocas veces he visto tan bien representado lo distinto que puede ser un simple camino nocturno de vuelta a casa tras tomar unas copas para una chica y para un chico, por poner un ejemplo. O la diferencia de trato que existe en tantos ámbitos en función de si tienes tetas o no. Esto lo muestra de forma sencilla, natural, sin perder el sentido del humor ni cargar el asunto de diálogos laboriosos o que busquen ser “trascendentales”, y seguramente por eso funciona tan bien. Y no es algo que suceda solo en este capítulo (al contrario, esa es la tónica general de la serie), pero en él está especialmente logrado.

También merece mucho la pena el último, sobre todo cuando aborda el tema del matrimonio y cuestiona si la gente se casa por obligación, casi por inercia o quizás por temor a no encontrar a alguien mejor, o porque realmente quiere hacerlo. El momento en que Dev se imagina a sí mismo con su novia diciéndose “verdades” en el altar me ha parecido tan genial que al final del post pongo las frases que les dice el cura, unas reflexiones con las que probablemente mucha gente (y cada vez más) esté de acuerdo pero que no se suelen expresar tan abiertamente porque parecen contrarias a lo que dictan los convencionalismos sociales. Y, de paso, con ese diálogo os podéis hacer una idea del tipo de humor que encontraréis en la serie, mucho más basado en el ingenio que en los gags visuales, por poner un ejemplo.

En mi opinión bien merece la pena que le deis una oportunidad, aunque en principio pueda chocaros un poco su aspecto tan marcadamente “indie”. Ojalá haya una segunda temporada porque me encantaría seguir viendo las andanzas de Dev, Rachel y compañía y porque lo que ha logrado el para mí hasta ahora desconocido Aziz Ansari, que se ha encargado de escribir, dirigir y protagonizar (con una interpretación brillantemente divertida) la serie, no es algo que se vea todos los días.

PD: actualizo la entrada para celebrar que sí que ha habido una segunda temporada, estrenada el 12 de mayo de 2017, y que está al mismo nivel o incluso mejor que la primera. Y es que sigue la misma senda de hacer reír y reflexionar con igual facilidad, tocando algunos mismo temas (pero sin hacerse repetitiva) como los prejuicios raciales, las relaciones de pareja o con nuestros familiares, pero también habla de otras cosas como la religión o la homosexualidad en otros. Y encima se permite hacer homenajes cinéfilos como en el magnífico primer capítulo que transcurre en Italia y que es una particular versión de esa obra maestra llamada Ladrón de bicicletas (en este caso de móviles, cómo no). Ese capítulo y los dos últimos probablemente sean los mejores de la temporada, aunque no hay ni uno solo que me haya resultado aburrido o intrascendente. Soberbia temporada, que además ha añadido algún “fichaje estrella” como Bobby Cannavale a su reparto.

— Dev, ¿quieres a Rachel como compañera en una institución probablemente desfasada para llevar una vida “normal”? ¿Estás dispuesto a abandonar la búsqueda idealista del amor e intentar que funcione lo tuyo con Rachel para seguir adelante con tu vida?
— … sí… quiero.
— Y tú, Rachel, ¿prometes crear una demencial unión eterna con este caballero con el que resulta que estás saliendo en esa etapa de la vida en la que la gente suele casarse?
— Sí…
— Pues yo os declaro dos personas que quizás se den cuenta de que han cometido un lamentable error dentro de unos tres años. 

.
PD2: ya sabéis que me encanta hablar de la música que suena en las series o películas que veo, y en Master of None podemos encontrar una tremenda selección musical, en algunos casos no solo porque la canción sea muy buena (habiendo temas de artistas tan conocidos como Johnny Cash, Lou ReedIggy Pop, Joy Division, Depeche Mode o The Cure, entre muchos otros, esto se da por hecho) si no porque la letra de algunas de ellas acompaña perfectamente a la cuestión de la que nos habla el capítulo. Aquí os dejo algunas de “muestra”:

Chicory Tip – Son of my father

Johnny Cash – There you go

Lou Reed – Walk on the wilde side

Depeche Mode – Just can’t get enough

Jane Birkin et Serge Gainsbourg – Je t’aime… moi non plus

1 espectador ha dejado su opinión

Deja un comentario