Jurassic World

JurWorldPost.
Título original:
 Jurassic World
Duración: 2hrs 4mins
País: 
Estados Unidos
Año: 2015
Director: Colin Trevorrow
Guión: Colin TrevorrowRick JaffaAmanda SilverDerek Connolly
Reparto: Bryce Dallas HowardChris PrattNick RobinsonTy SimpkinsVincent D’OnofrioIrrfan KhanOmar SyJake JohnsonLauren LapkusBD WongJudy GreerAndy BuckleyKatie McGrathBrian Tee
Género: Aventuras. Ciencia ficción. Acción.

Mi puntuación:  6,5 / 10
.

Trailer subtitulado en español:

Batiendo récords históricos de taquilla, como el de la mayor recaudación mundial de una película en su primer fin de semana, así aterrizó la nueva entrega de Jurassic Park en los cines de casi todo el planeta hace apenas diez días. Después de casi quince años de espera tras la tercera película de la saga, o más de veinte para los muchos fans que como yo no consideran a las dos secuelas dignas de la original, es evidente que Jurassic Park fue algo más que una simple película para toda una generación de niños y jóvenes que cayeron sin remedio en la «dinomanía» tras ver la obra de Steven Spielberg y que ahora, ya treintañeros, esperaban rememorar viejos tiempos con este nuevo filme que él produce.

Probablemente muchos de ellos hoy ya sean padres y hayan arrastrado a sus hijos con ellos al cine lo cual, sumado al gran número de chavales que ni habían nacido cuando se estrenó pero que suelen ir a ver blockbusters con sus amigos cada fin de semana, ha provocado tal éxito… de recaudación. Porque sobre la calidad de la propia película hay todo tipo de opiniones, así que hablar de éxito en este aspecto sería exagerar y mucho. A mí ni me ha entusiasmado ni me ha horrorizado, más bien diría que me ha parecido muy entretenida aunque con bastantes cosas que podrían haberse hecho mejor. Y, por supuesto, si hacemos la inevitable comparación de esta con la de Spielberg, la original gana por goleada.

Empezaré por sus puntos flojos. Para empezar, la historia peca de una importante falta de originalidad porque, además de caer en unos cuantos clichés frecuentes en este tipo de películas «palomiteras», sigue prácticamente el mismo esquema que la mítica de 1993: se produce un fallo de seguridad en un «zoológico de dinosaurios» lleno de público, un animal peligroso e incontrolable escapa, la mayoría de la gente consigue ponerse a salvo (al menos a priori) excepto un par de niños que quedan atrapados y una pareja que intenta salvarlos… ¡si es que está hasta el personaje que intenta hacer negocio con los embriones! Y evidentemente, tampoco es tan impresionante como aquella porque ya hemos visto a los dinosaurios en movimiento antes así que no sorprenden tanto (se ha perdido la «magia» de descubrirlos por primera vez) y muchos de ellos resultan incluso menos aterradores. Especialmente los velociraptores, que en la original eran realmente acojonantes, con perdón, y aquí es al contrario; solo hay que recordar la memorable escena de la cinta original que transcurría en la cocina y compararla con cualquiera de las que protagonizan aquí (y no me refiero al hecho de que estén «semidomesticados», sino a que se nota demasiado el ordenador y eso les resta mucha capacidad para impresionar al personal).

Pero aun así, si evitamos comparaciones con la de Spielberg, estamos ante una película que funciona bastante bien casi siempre. Digo casi siempre porque el guión se toma demasiadas pequeñas licencias que al final terminan molestando, sobre todo porque podrían haberse evitado fácilmente. Me explico un poco más al final en spoiler.

Dicho lo malo, voy con lo que en mi opinión hace que el filme funcione al menos como un buen entretenimiento, algo que consigue principalmente gracias a su excelente ritmo (más que intenso pero sin llegar a ser abrumador) y a la buena dirección de Colin Trevorrow, especialmente en secuencias como la que nos muestra que el protagonista es capaz de controlar a los velociraptores tanto fuera como dentro de su jaula tras años de entrenamiento (por mucho que haya sido parodiada con gracia por cuidadores de zoológicos a mí me ha parecido una gran escena, más allá de su credibilidad), o aquella en la que los militares intentan por primera vez atrapar al Indominus Rex y descubren que es capaz de camuflarse. También es evidente su capacidad para mantenernos casi siempre en tensión aunque intuyamos lo que va a ocurrir a continuación.

Otro punto a favor, especialmente para los nostálgicos de la obra original de 1993, son los buenos guiños que le hace a esta. Incluso la banda sonora compuesta por Michael Giacchino rememora por momentos las inolvidables melodías creadas por John Williams para la cinta de Spielberg. Por otra parte, los golpes de humor que tiene la película (el «ataque fallido» del informático a su compañera, el hombre que pese a que ve venir sobre él a una bandada de pterodáctilos no se olvida de llevar consigo una copa en cada mano, algunas frases del niño pequeño -aunque en otras den ganas de darle una colleja-, etc.) están muy bien servidos, es decir, no chirrían en ningún momento y sirven para aliviar un poco el angustioso tono general.

Además, a diferencia de lo que he leído en algunas opiniones, a mí la pareja protagonista formada por el siempre simpático Chris Pratt (que a este paso va a convertirse en un más que convincente actor de cine de acción, cualquiera lo diría viendo sus inicios en el cine) y Bryce Dallas Howard (que tras cada película suya que veo estoy más convencido de que ella es de lejos la mejor «obra» que ha realizado su padre, el famoso director Ron Howard, en toda su vida) me ha gustado y me han transmitido buena química. El resto de actores también cumple con su función, sin grandes alardes, eso sí.

Así que poniendo en una balanza lo bueno y lo malo, diría que gana lo primero. Una película entretenidísima con la que disfrutar un rato en el cine, aunque probablemente también sea una cinta de esas que se olvidan tan fácilmente como se ven porque no contiene ningún elemento o escena realmente memorable, de aquellos que quedan grabados en tu cabeza o en tu retina para siempre. Y justo esa era una de las cosas que hizo que la de Spielberg calara tanto, así que ponerla a su nivel es impensable pero al menos sí está muy por encima de las dos lamentables secuelas que la siguieron.

Aunque en él muriera gente, el primer parque sí que fue sensacional. No necesitaban híbridos genéticos, tenían dinosaurios de verdad.
.

Finalizo con un repaso a algunas cosas que me sobran (hay más, pero no es cuestión de enumerarlas todas) y que creo que se podían haber evitado. Puede que no sean realmente importantes, pero al final se van acumulando y hacen que les prestes casi más atención a ellas que a la propia historia, lo cual siempre es malo:

¡¡SPOILER!! (el que avisa no es traidor):

– Los zapatos de la protagonista. ¿Tan difícil era haber hecho que se cambiara de calzado en algún momento, cuando se reúnen con los militares no puede conseguir unas botas o zapatillas o algo más adecuado? Que vaya corriendo por todas partes con taconazos (irrompibles además) y que sea capaz de ir más rápida así que unos dinosaurios hambrientos y recién liberados es un auténtico disparate. Aunque puede que incluso esté hecho a propósito a modo de parodia porque en algún momento lo comentan y en una huida la cámara los enfoca en primer plano. De ser así, entonces podría tener un pase, aunque sigo sin encontrarle mucho sentido porque el resto de la película tiene poco de comedia.
Por cierto, en un programa de la TV estadounidense le dieron unos zapatos con los mismos tacones a Chris Pratt para que intentase correr con ellos… en este enlace podéis ver si lo logró, casi al final del vídeo.

– El final entre el Tyrannosaurus Rex y el velociraptor. Por mucho que el segundo haya ayudado al primero a matar al Indominus, justo cuando estaba a punto de finiquitar al T-Rex, es difícilmente creíble que un dinosaurio tenga capacidad para comprender eso por muy superinteligente que sea. Además, la escena en sí es bastante lamentable, con los dos mirándose a los ojos casi con gesto de pena… ¡solo les faltaba darse un besito de despedida! Por evitar un impacto al público infantil (supongo que si el T-Rex se hubiese zampado al raptor se habrían oído no pocos gritos en la sala) caen en el ridículo. Además, hay una situación similar poco antes entre el protagonista y un velociraptor, que esa me la podría creer… pero dos seguidas no.

– Sigo a vueltas con los velociraptores (qué destrozo les han hecho en esta película, madre mía). Si me tengo que creer que el domador ha conseguido de alguna forma «educarles» para que no le ataquen y le obedezcan después de un entrenamiento de varios años, me lo creo. Pero no me pueden poner poco después una escena en la que un nuevo dinosaurio al que no han visto nunca les «domina» y controla en menos de 5 segundos porque las dos cosas son incompatibles. Por mucho que esos dinosaurios compartan parte de su ADN no pueden olvidar todo el entrenamiento anterior tan rápido, y si lo olvidan, entonces no me puedo creer que poco antes hayan ido de caza «junto» a los humanos y no «a por» los humanos.

– No consigo hacerme una idea clara de dónde transcurren las cosas y cuánta distancia hay entre cada punto del parque. En el monitor de la torre de control parece que todo está lejísimos y luego no tardan nada en pasar de un escenario a otro, vamos que los guionistas recurren a esos «viajes express» que por desgracia tanto vemos en películas de gran presupuesto.

– Y ya paro, no voy a ponerme a hablar de los clichés y «casualidades» argumentales (un parque supuestamente seguro y vigiladísimo pero que en las zonas realmente peligrosas solo tiene una puerta que pone «Prohibido el paso», unos niños que hace años repararon un jeep de su abuelo precisamente igual que el que se encuentran abandonado, dinosaurios a los que las balas parecen no hacerles nada pero a los que un simple puñetazo o golpe les deja fuera de combate, extranjeros que son los primeros del grupo en morir, etc.), porque no me parecen problemas tan importantes como las incongruencias anteriores. Aunque también están ahí.

JurWorldShoes

2 espectadores han dejado su opinión

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.